¡Y el premio más prestigioso de la industria automotriz de Alemania es para... nadie!
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¡Y el premio más prestigioso de la industria automotriz de Alemania es para... nadie!

COMPARTIR

···

¡Y el premio más prestigioso de la industria automotriz de Alemania es para... nadie!

La editorial Axel Springer canceló la entrega del galardón este año debido a los escándalos que han afectado a la industria automotriz alemana.

Bloomberg Por Christoph Rauwald
22/06/2018
Actualización 22/06/2018 - 12:35
BMW, entre otras armadoras, se quedará sin la opción de competir por el galardón
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

En un país donde Volkswagen, Daimler y BMW dominan las noticias y sus máximos ejecutivos son tratados como celebridades, los premios Golden Steering Wheel son generalmente una producción deslumbrante, con una mezcla de ejecutivos y estrellas de cine que alimentan por días a la prensa sensacionalista.

Pero este año, en el que se acumulan multas e investigaciones y varios ejecutivos están tras las rejas, hay pocas razones para celebrar, lo que llevó a la editorial Axel Springer, organizadora del evento, a cancelar la fiesta anual.

"Nos encantan los autos. Las personas que los construyen, los compran y los conducen son nuestros clientes y también nuestros lectores", dijo este viernes Marion Horn, editora en jefe del semanario Springer Bild am Sonntag. "Pero ahora no es el momento de otorgar premios y celebrar".

El anuncio se produce la misma semana en que el máximo ejecutivo de Audi, Rupert Stadler, fue arrestado por la policía alemana por su participación en el escándalo del diésel, en medio de acusaciones de que podría estar intentando manipular evidencia a su favor.

Además, la semana pasada el Ministerio de Transportes de Alemania ordenó a Daimler retirar 774 mil automóviles diésel en Europa, a pesar de que la compañía había negado previamente que violara las normas de emisiones.

Estos últimos acontecimientos se producen casi tres años después de que estalló el primer escándalo del diésel de Volkswagen.