Unleash’, el proyecto para convertir a reclusas en emprendedoras
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Unleash’, el proyecto para convertir a reclusas en emprendedoras

COMPARTIR

···

Unleash’, el proyecto para convertir a reclusas en emprendedoras

La firma explica que del ingreso total de cada una, el 10% es destinado a un fondo de ahorro que se les entrega al momento de ser liberadas y el resto para solventar sus gastos dentro de la prisión.

Ana Luisa Gutiérrez
11/06/2019
La Cana es un proyecto con causa social.
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID por sus siglas en inglés) junto con la aceleradora de negocios de impacto social y ambiental, New Ventures, lanzaron la convocatoria 'Unleash', enfocada a impulsar emprendimientos de organizaciones que trabajan con encarcelados o personas que ya fueron liberadas, a fin de apoyarlos a mejorar su sostenibilidad financiera.

Armando Laborde, socio fundador de New Ventures, explicó que en la convocatoria de este programa participaron 30 organizaciones, de las cuales 12 fueron seleccionadas, y de éstas, seis ya trabajan diferentes proyectos con reclusos, y el resto solo tenía la idea para desarrollarla.

De los programas seleccionados, La Cana, fue el único emprendimiento al que New Ventures y USAID le otorgaron un capital semilla de 100 mil pesos, a fin de expandir sus alcances a más reclusorios, como podría ser el de Santa Martha Acatitla, aunque todavía lo analizan.

La Cana es un emprendimiento que desde hace cuatro años emplea y capacita a reclusas en el Penal de Barrientos, que se dedican a tejer muñecos que posteriormente venden en centros comerciales.

“La Cana debe trabajar con unas 40 o 50 mujeres (reclusas) y trabajan no solo la parte productiva, sino también en apoyo psicológico, esto porque a diferencia del hombre que tiende a mantener a su familia o el vínculo familiar, la mujer corta el vínculo o se desvincula, es más difícil para ellas”, dijo.

Sobre los ingresos que perciben las internas, Laborde explicó que el grupo La Cana les entrega directamente sus ingresos a las reclusas, y el monto depende del número de muñecos que hayan tejido.

El sitio oficial del programa social La Cana detalla que, del ingreso total de cada una de sus empleadas, el 10 por ciento es destinado a un fondo de ahorro que se les entrega al momento de ser liberadas y el resto para solventar sus gastos dentro de la prisión.

New Ventures y USAID realizaron el proyecto debido a que se dieron cuenta que al salir de prisión, las exconvictas suelen tener problemas para sostenerse financieramente, por lo que con este ingreso se les apoya para iniciar una nueva vida.

“(USAID) hizo un estudio para tratar de entender esta problemática que es muy amplia y se dieron cuenta que una población clave con la que había que trabajar era con las personas que se encuentran en prisión y los que salen de prisión, porque cuando salen es muy difícil que encuentren un trabajo. Es una población que ha perdido vínculos familiares”, explicó Laborde.