Turbulencias ‘agitan las finanzas’ de aerolíneas que esperan el regreso del 737 MAX
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Turbulencias ‘agitan las finanzas’ de aerolíneas que esperan el regreso del 737 MAX

COMPARTIR

···
menu-trigger

Turbulencias ‘agitan las finanzas’ de aerolíneas que esperan el regreso del 737 MAX

bulletEl 12 de enero se cumplen 10 meses desde la suspensión de estas aeronaves tras los accidentes fatales.

Aldo Munguía
06/01/2020
Aviones Boeing  737 Max en tierra en un lote cerca de Boeing Field en Seattle.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Aerolíneas como Aeroméxico, Southwest, GOL y Air Canada, que operaban con el Boeing 737 MAX, comienzan a sentir las ‘turbulencias’ en sus estados financieros, obligadas a reducir rutas, cancelar vuelos y enfrentar caídas en su tráfico de pasajeros.

El próximo 12 de enero se cumplirán 10 meses de la suspensión de cerca de 350 aviones de este modelo.

Las consecuencias en la suspensión de los equipos tras un par de accidentes con más de 350 víctimas mortales, varían de una aerolínea a otra, esto al depender de la exposición a este equipo y a las medidas tomadas por cada empresa.

Sin embargo, Southwest y Aeroméxico perdieron en promedio 73 por ciento en capitalización de mercado desde que se suspendieron los vuelos con estos equipos, frente el mismo periodo del año anterior.

“El proceso de recertificación de esta aeronave ha sido sumamente complejo y costoso”, aseguró Gilberto López Meyer, vicepresidente de seguridad y operaciones de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA).

La prohibición mundial de vuelos con los MAX detuvo el crecimiento de Southwest, Aeroméxico, Gol y Air Canada, quienes analizan la compensación que pedirán.

La aerolínea estadounidense de bajo costo es la más expuesta a la suspensión del 737 en los tres trimestres que lleva el avión en tierra. 

De acuerdo con información de la firma, el impacto financiero por esta cancelación de vuelos es de 435 millones de dólares y para la temporada alta –diciembre y enero–, la aerolínea comienza a pensar en la compensación a solicitar a Boeing.

“Estamos en proceso de discusión con Boeing para analizar la compensación por daños relacionada con la suspensión de los MAX. La reducción en ingresos operativos por (la prohibición) está estimada en 435 millones de dólares hasta el 30 de septiembre”, señaló Gary Kelly, director general de la línea en el más reciente reporte de la empresa.

La previsión es que los daños financieros en la aerolínea crezcan en el año siguiente, al menos hasta la reincorporación de estas aeronaves prevista para abril por Southwest.

La empresa del ‘caballero águila’ es la única en México con el último equipo de la familia del 737. En 2019, la firma dirigida por Andrés Conesa tenía 13 aeroplanos de este modelo en su flota, más siete adicionales que tendrían que haber colocado en sus bitácoras de vuelo para el primer trimestre de este 2020.

En ese sentido, Aeroméxico señaló a El Financiero que, tras el anuncio de la suspensión de fabricación de estos aeroplanos, dialoga con Boeing para analizar los “escenarios posibles”.

Brian Rodríguez, analista del sector de Monex Casa de Bolsa, dijo que el alto a la construcción de estas aeronaves presionará los volúmenes de pasajeros de Aeroméxico en el primer trimestre de 2020, lo que se traduciría en menos ingresos.

“La empresa podría seguir presentando retos en cuanto al número de asientos disponibles (oferta) en el mercado, lo que podría tener un impacto directo en el tráfico de pasajeros”, indicó el analista a este diario.

Aeroméxico también piensa en la compensación a solicitar a Boeing. En una entrevista reciente, Conesa señaló que a diario actualizan la cifra de daños, pero no la darán a conocer hasta el regreso de las aeronaves, de las cuales tienen un pedido de 60 con la opción a extenderlo a 90 aviones.

La empresa brasileña es una de los operadores más grandes de este equipo en Sudamérica, y durante la ausencia de estos equipos ha perdido alrededor de 100 millones de dólares en ingresos.

La aerolínea ‘carioca’ ha sustituido los MAX con versiones anteriores del 737 para hacer frente al crecimiento de pasajeros, sin embargo, la prolongación del regreso de los aviones de Boeing causará problemas a la empresa si éste se extiende al verano, fecha en la que el país sudamericano registra una afluencia mayor debido al carnaval de Río.

“Estamos ejecutando un plan para cubrir nuestras necesidades de capacidad para los viajes de verano en Brasil, es decir, para la temporada de enero y febrero, para la cual se han subarrendado siete aviones”, señaló Paulo Kakinoff, director general de la aerolínea que tiene un pedido de 130 MAX.

Para la canadiense, el cese de operaciones del avión ‘estrella’ de Boeing le impidió crecer su oferta de asientos en 3 por ciento y, en cambio, tuvo una contracción del 2.1 por ciento.

Además, Air Canada ha tenido que continuar con el pago a los pilotos que operan el MAX en sus versiones 8 y 9, además de aumentar sus costos operativos derivado de un mayor consumo de combustibles de aeroplanos A320 de Airbus y E190 de Embraer, además de los mantenimientos más arduos que este tipo de aviones requiere.

En su flota, la aerolínea de la hoja de maple cuenta con 18 equipos MAX 8, más seis adicionales que debieron entrar en sus filas durante este año. Sin embargo, hacia el final del 2020, la empresa debería llegar a 50 aeroplanos de esta familia de Boeing, es decir, 26 por ciento de su flota.