Empresas

Tendremos un plan de financiamiento en un lapso de 4 a 6 semanas: Aeroméxico

Acogerse al Capítulo 11 de EU fue una decisión responsable que permitirá a la compañía superar la pandemia de coronavirus por el tiempo que dure, dijo el director general de Aeroméxico.

El plan de financiamiento de Grupo Aeroméxico bajo su solicitud de protección por bancarrota del Capítulo 11 de Estados Unidos podría estar listo en las próximas cuatro a seis semanas, dijo el director general de la aerolínea, Andrés Conesa.

La presentación voluntaria, que busca establecer un plan de financiamiento para deudores en posesión, conocido como DIP, fue una decisión responsable que permitirá a la compañía superar la pandemia de coronavirus por el tiempo que dure, afirmó Conesa en una entrevista.

La solicitud de protección por bancarrota de Aeroméxico se produce luego que la aerolínea observara un desplome mayor a 90 por ciento en el número de pasajeros a medida que los gobiernos suspendían los vuelos y los viajeros se quedaban en casa.

Las aerolíneas en América Latina, a diferencia de sus contrapartes en Estados Unidos y Europa, han recibido escaso apoyo de los gobiernos.

"Somos una empresa solvente, tenemos activos, pero durante los últimos tres meses no hemos podido acceder a los mercados financieros", comentó Conesa. "Esto nos permitirá acceder a mejores financiamientos que de otra manera no consigues".

Desde que comenzó la pandemia, la aerolínea ha tenido que pagar mil 500 millones de pesos para pagar la deuda, señaló Conesa. La deuda total de Aeroméxico alcanzó los mil 900 millones de dólares y los 7 mil 900 millones de pesos, según la solicitud presentada el miércoles ante el tribunal.

Financiamiento DIP

Latam Airlines Group, que también solicitó protección de acreedores en mayo, está buscando hasta 2 mil 150 millones de dólares en nuevas deudas, según documentos de la corte. Avianca Holdings no ha especificado cuánto está buscando, dijo una portavoz.

Conesa indicó que no ve que Aeroméxico necesite tanto, aunque tendrán un número final de cuatro a seis semanas. Ahora que se ha presentado la solicitud, un grupo de acreedores se reunirá este mes y ellos, junto con la compañía y un juez, decidirán cuánto se debe recaudar y qué forma tomará la reestructuración.

"Probablemente tendremos una combinación de deuda plena y convertible", dijo. "Pero el mensaje es claro: estamos enfocados en mantener a Aeroméxico volando y actuar con responsabilidad. No estamos pensando en el lado de 'equity' en este momento".

El operador recibió cero apoyo del Gobierno, recalcó Conesa. "El Gobierno fue muy claro al respecto. Toda la región se dirige hacia una reestructura del mercado, y eso nos permitirá tener un futuro aún mejor".

Flota flexible

Aeroméxico posee alrededor de 30 por ciento de su flota, dijo Conesa, que tenía 130 aviones antes de que comenzara la pandemia. Esos activos podrían ofrecerse como garantía a través de operaciones de "sale-and-leaseback", explicó.

Flexibilidad adicional proviene de sus contratos de arrendamiento escalonados. Los contratos para aproximadamente 15 por ciento de su flota expiran en los próximos 15 meses, señaló.

Otra decisión que se tomará en las próximas semanas será qué rutas mantener y con qué frecuencias. Este mes, la aerolínea volará aproximadamente la mitad de los vuelos nacionales que en julio del año pasado y aproximadamente 20 por ciento de los vuelos internacionales.

Cuándo recuperar el resto dependerá en gran medida de la demanda y de las restricciones de vuelo de los gobiernos en todo el mundo, explicó. La aerolínea, que todavía tiene nueve aviones Boeing 737 Max para entrega, dijo que está revisando las condiciones de su contrato con el fabricante de los aviones.

La aerolínea probablemente saldrá más ligera de los procedimientos, agregó Conesa, pero eso no significará un cambio en su modelo de negocio y no cree que será necesario reducir sus tarifas de forma importante para competir con sus rivales nacionales.

"La esencia de Aeroméxico sigue, funcionaba bien", comentó. "Pero ni siquiera la aerolínea más fuerte del mundo aguanta esto".

Aeroméxico opera rutas nacionales e internacionales, a Estados Unidos, Canadá, Europa y Asia. Delta Air Lines es su mayor accionista.

La aerolínea ha podido evitar los despidos hasta ahora, pero Conesa indicó que es probable que se requieran ajustes debido a la menor cantidad de vuelos en el futuro, aunque se negó a dar una cifra. La fuerza laboral de la aerolínea es de aproximadamente 16 mil personas, dijo.

Aeroméxico está siendo asesorado por Davis Polk y Wardwell LLP, Rothschild & Co., Cervantes Sainz SC, AlixPartners y Skyworks Holdings, LLC.