Empresas

Ya reabrieron… pero 7 de cada 10 cuartos de hotel están vacíos

Pese a la reapertura, firmas como Grupo Posada y Hoteles City Express no han logrado llegar a un punto de equilibrio.

La ocupación hotelera en México, pese a la reapertura gradual de operaciones en julio, luce un escenario desalentador con 72.4 por ciento de cuartos vacíos en promedio –aunque en entidades como la CDMX la vacancia alcanza el 93 por ciento–, por lo que prevén que al cierre de 2020 las divisas generadas por la llamada 'industria sin chimeneas' caigan hasta 67.4 por ciento anual, con respecto al 2019.

El turismo fue una de las actividades económicas afectadas por COVID-19 y, quizá, será una de las últimas en salir de la crisis, según la opinión de expertos.

En el primer semestre del año, el país perdió 396 mil 699 millones de pesos en consumo turístico, según cifras de la Secretaría de Turismo.

Entre los más afectados por COVID son los propietarios de hoteles, quienes cerraron por más de dos meses y en la reapertura no logran llegar a su punto de equilibrio.

"Para que un hotel llegue a su punto de equilibrio debe al menos llegar al 30 por ciento de su ocupación. En caso contrario, le cuesta más al hotelero mantener su propiedad abierta y, entonces, debe cerrar. Sale más barato cerrar que abrir", señaló Rafael García, presidente de la Asociación de Hoteles de la Ciudad de México.

Estimó que, el registro de ocupación promedio en la capital del país –uno de los centros turísticos de negocios más importantes– no supera el 7 por ciento, mientras que en puntos de la CDMX como Santa Fe, los cuartos ocupados no superan el 4 por ciento.

Los hoteleros del país implementaron protocolos de bioseguridad y medidas para mantener el distanciamiento social recomendado por las autoridades. Los dispensadores de gel antibacterial son una constante, los bufetes desaparecieron, pero los huéspedes no llegan.

El presidente del Consejo Nacional Empresarial Turístico, Braulio Arsuaga, advirtió que las empresas no han visto mejoría en la ocupación e indicó que las condiciones financieras de estas no son alentadoras.

Posadas, con muchos problemas

Grupo Posadas es una de las cadenas hoteleras que tiene problemas de liquidez. La firma comandada por José Carlos Azcárraga cayó en 'default' al no pagar un cupón de 15.5 millones de dólares de sus pagarés sénior de 2022.

Según la calificadora Fitch Ratings, el impago refleja un 'canje de deuda en dificultades" para los acreedores de la empresa de alojamiento que continúa operando.

"La posición de liquidez de Posadas está comprometida debido al gasto de efectivo mensual estimado. Se espera que la intensidad de la quema de efectivo disminuya a medida que los hoteles reanuden gradualmente sus operaciones", detalló la calificadora.

Según Fitch, la compañía de hoteles –que mantuvo sus propiedades cerradas más de 10 semanas– 'quemó' hasta 100 millones de pesos por mes durante los meses de suspensión de actividades hoteleras, lo cual comprometió sus finanzas.

Hoteles City, limita expansión

Las bajas ocupaciones aún registradas y limitadas por el semáforo epidemiológico condicionan los planes de expansión de empresas como Hoteles City Express.

La empresa dirigida por Luis Barrios se concentrará en la evaluación de sus activos, con un mayor esfuerzo para que la nueva oferta se enfoque en la operación o administración de propiedades de terceros.

Barrios ha sido uno de los líderes empresariales que en foros organizados por la Secretaría de Turismo y la Iniciativa Privada ha mostrado su preocupación por la falta de medidas efectivas que permitan mantener a las empresas hoteleras a flote.

"Los hoteles se debaten en una situación de solvencia, cómo mantener nuestra planta productiva, nuestro personal capacitado", señaló Barrios.

Ayuda gubernamental, sin efecto

La respuesta gubernamental frente a la crisis financiera y sanitaria no ha ayudado a los hoteleros, quienes no sólo enfrentan dificultades para llenar sus cuartos, sino que saldrán más endeudados con la 'ayuda' impulsada por la banca de desarrollo, criticaron.

De acuerdo con Rafael García el gobierno entró como aval en los préstamos otorgados por la banca privada, al 70 por ciento, por más de 11 mil millones de pesos, sin embargo, las altas tasas cobradas por las instituciones bancarias terminarán por sentenciar a los pequeños, micro y medianos hoteles.

"Los créditos que ofrecieron a los hoteles para reactivar y sobrevivir resultan caros, los bancos están ganando el triple. Llevamos seis meses con números rojos, rojos, rojos. Los únicos que tienen ganancias con estos planes son los bancos", lamentó el presidente de la AHCDMX.