Salvar al '737 Max', el primero de los retos que enfrentará el nuevo CEO de Boeing
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Salvar al '737 Max', el primero de los retos que enfrentará el nuevo CEO de Boeing

COMPARTIR

···
menu-trigger

Salvar al '737 Max', el primero de los retos que enfrentará el nuevo CEO de Boeing

bulletEl nuevo líder de la compañía, David Calhoun, tendrá que prepararse para lidiar con mayores ventas por parte de su rival, Airbus, así como la desconfianza de los inversionistas.

Bloomberg / Julie Johnsson
23/12/2019
Actualización 23/12/2019 - 20:01
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El nuevo CEO de Boeing, David Calhoun, se enfrenta a una tarea desalentadora cuando asuma el cargo de director ejecutivo el próximo año: rescatar el 737 Max mientras repara la relación fracturada de la compañía con los reguladores estadounidenses. Pero ese es solo el comienzo de los obstáculos que lo esperan.

Calhoun, de 62 años, quien toma las riendas el 13 de enero, liderará una compañía cuya reputación por su destreza en ingeniería ahora está hecha pedazos. Además de la puesta en tierra de su avión más vendido después de dos accidentes mortales, Boeing ha sufrido tropiezos de producción con su avión cisterna KC-46, retrasos en su aeronave 777X y un embarazoso accidente que hizo que su nueva cápsula espacial fallara el fin de semana.

Además, hay cada vez más indicios de que las ventas de aviones están perdiendo fuerza después de un auge sin precedentes de 15 años. Es probable que las exitosas ventas del Airbus SE reduzcan los pedidos del Max incluso después de que se levante la prohibición global y este modelo pueda volar de nuevo.

"Al principio, Dave Calhoun tiene un trabajo: administrar la crisis de Max en todas sus dimensiones operativas, financieras, regulatorias y de reputación", dijo Seth Seifman, analista de JPMorgan, en una nota a sus clientes este lunes.

"Además de salvar al Max, Calhoun probablemente jugará un papel clave en el desarrollo de productos y esto comienza con llevar el 777X a través de la línea de meta, pero se extenderá a lo que los nuevos aviones Boeing deberían desarrollar", agregó.

Las acciones de Boeing subieron 2.9 por ciento a 337.55 dólares en la Bolsa de Nueva York, registrando su mayor ganancia en seis semanas. Las acciones han caído un 20 por ciento desde el segundo colapso de Max, la peor caída en el Dow Jones Industrial Average.

Los directores votaron por unanimidad para nombrar a Calhoun para reemplazar a Dennis Muilenburg, quien renunció al cargo después de meses de creciente presión de los inversores y del Congreso de EU. A principios de este mes, Muilenburg recibió una rara reprimenda pública de la Administración Federal de Aviación, que supervisa el regreso del Max.

"Fue necesario un cambio en el liderazgo para restaurar la confianza en la compañía a medida que avanza para reparar las relaciones con los reguladores, los clientes y todas las demás partes interesadas", dijo el directorio de Boeing.

El director Larry Kellner, quien una vez dirigió Continental Airlines, reemplazará a Calhoun como presidente. El director financiero Greg Smith se desempeñará como CEO interino durante un breve período de transición, mientras que Calhoun, un alto ejecutivo de Blackstone, desenrolla una serie de lazos corporativos.

Cuando se haga cargo en tres semanas, Calhoun se enfrentará a la difícil tarea de sacar a Boeing de uno de los capítulos más sombríos en sus 103 años de historia.

La compañía, con sede en Chicago, les dijo a sus proveedores que suspendieran los envíos de piezas durante un mes a partir de mediados de enero, una medida que se extenderá por una vasta cadena de suministro. Boeing dijo la semana pasada que pausaría la producción del Max indefinidamente a medida que se acumulan alrededor de 400 nuevos aviones en almacenamiento.

El nuevo CEO servirá como un "estabilizador" a medida que Boeing salga de la crisis de Max, dijo Richard Aboulafia, analista aeroespacial de Teal Group.

"No hay duda con el Congreso y los reguladores, esto es mucho mejor y, a corto plazo, eso es muy importante", dijo Aboulafia.

Pero a medida que Airbus gana terreno con su avión A321neo y otros modelos populares, Boeing también se enfrenta a decisiones desalentadoras de desarrollo de productos, comenzando con cuándo reemplazar el Max y si seguir adelante con un avión de tamaño mediano para contrarrestar el A321neo. Esas llamadas serán difíciles para un recién llegado a las filas ejecutivas de Boeing sin experiencia en ingeniería, dijo Aboulafia.