Refresqueras ‘rehidratan’ sus ventas con aguas saborizadas
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Refresqueras ‘rehidratan’ sus ventas con aguas saborizadas

COMPARTIR

···
menu-trigger

Refresqueras ‘rehidratan’ sus ventas con aguas saborizadas

bulletEl sistema Coca-Cola lo ha hecho a través de marcas como Ciel y VitaminWater, mientras que Cultiba lo realiza con epura.

Alejandra Rodríguez
01/03/2019
Las firmas refresqueras tienen otras líneas como Vitamin Water.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La ola de calor se adelantó en febrero. Hace unos días, en algunas entidades de la República Mexicana el termómetro llegó a marcar temperaturas superiores a los 39 grados, lo que disparará la demanda de bebidas, un negocio donde el agua saborizada le ha ganado terreno a los refrescos en años recientes.

Durante 2013-2018 el consumo per cápita de agua embotellada –con y sin sabor–, creció 11.7 por ciento, al pasar de 35.9 a 40.1 litros; mientras que el de refresco disminuyó 6.2 por ciento, de 112.4 a 105.4 litros, revelan datos de Euromonitor.

Dicho entorno benefició al Sistema Coca-Cola con sus marcas Ciel y Vitamin Water; así como a la embotelladora Cultiba a través de epura y Lipton. También se vieron favorecidos jugadores como Danone con Bonafont, en detrimento de las bebidas gaseosas como Coca-Cola, Pepsi-Cola, Mirinda, Squirt y Fanta.

“El agua embotellada ganó mercado al comenzar con innovaciones y dejar de ser solo agua simple, al entrar al mercado del sabor y baja en calorías”, dijo Markel Lehman, especialista en marketing de la Facultad de Negocios de La Salle.

Aunque en 2014 el agua de sabor también enfrentó el impuesto calórico, su consumo no es ‘satanizado’ como el de refrescos, agregó Lehman.

“El alza en el consumo per cápita en agua obedece a la sustitución de carbonatados con alto contenido calórico por agua; y el otro es la preocupación de ciertos segmentos de la población por el tema de salud”, dijo Marco Montañez, analista de Vector Casa de Bolsa.

Aunque en el último lustro –terminado en 2018– el valor del mercado del agua embotellada creció 28.1 por ciento, a 3 mil 90 millones de dólares, el de refrescos sigue a la cabeza con 14 mil 445 millones de dólares, según cifras de Euromonitor.

En el caso de Arca Continental, el segundo mayor embotellador de Coca-Cola en América Latina, el portafolio de refrescos acaparó su volumen de ventas en México en 2013 y 2018, con el 87.5 y el 83.7 por ciento, respectivamente. En tanto, que el de agua, encabezada por Ciel y Ciel Exprim, pasó de aportar el 7.4 por ciento del volumen de ventas en 2013 a 9.8 por ciento el año pasado.

La francesa Danone, que es dueña de las marcas Bonafont y Danone, reveló que desde 2013 la integración del portafolio de agua saborizada multiplicó en 2.5 veces sus ventas y que México está entre sus cinco principales mercados.

Datos de Euromonitor revelan que poco más del 40 por ciento del mercado de agua embotellada en México lo tiene Danone, a través de Levité y Bonafont; seguido por Coca-Cola con Ciel y Ciel Exprim.

Entre las principales marcas de agua, dos son de sabor. Expertos explicaron que esto se debe a que las personas migraron del consumo de refresco al de agua al buscar ingredientes que les transmitan ser más naturales.

“Es un cambio de preferencia generacional, los millennials prefieren nuevos ingredientes que sean naturales, y la base es que quieren seguir tomando algo con sabor”, consideró Jimena Colín, analista de Monex.

Una revisión de El Financiero revela que 200 mililitros del agua Bonafont de mango contienen 38 calorías (cal), 54.7 por ciento menos que la misma porción de una Coca-Cola, que posee 83.9 cal.

Por el contrario, 200 mililitros del agua Levité de fresa de Bonafont tiene 3 cal, en contraste con la misma porción de un Squirt Light, que reporta 0 cal.

“El tema es de percepción, porque la gente piensa que al consumir agua y no refresco es más saludable, y la realidad es que no llega a ser así”, apuntó Lehman.

Hacia 2023 se espera que el consumo per cápita de agua sea de 48.7 litros, un incremento de 21.4 por ciento respecto a 2018; en cambio, el de los refrescos continuará su caída a 102.7 litros, 2.6 por ciento menos respecto al año pasado.