Postura del INEE ante la iniciativa para derogar la reforma educativa
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Postura del INEE ante la iniciativa para derogar la reforma educativa

COMPARTIR

···
menu-trigger

Postura del INEE ante la iniciativa para derogar la reforma educativa

bulletEl Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación convoca a los poderes de la unión y a la sociedad en general a realizar análisis críticos este tema que compete a todos los mexicanos.

Redacción
29/01/2019
Actualización 30/01/2019 - 10:51
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Contenido patrocinado

El Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) reconoce importantes aportaciones en la Iniciativa de reforma constitucional enviada, el pasado 12 de diciembre, al Congreso Legislativo por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Coincide en que:

- El gran lastre de nuestro país es la desigualdad económica y social, y sus efectos asociados a la pobreza de la mayoría de la población.

- La prioridad de México debe ser combatir estas desigualdades, como lo demuestran las evaluaciones, estudios y recomendaciones emitidas tanto por organismos internacionales como por el propio INEE.

- En este sentido, el Instituto comparte con el actual gobierno la tarea sustancial de erradicar la desigualdad y el compromiso de asumir a la equidad como eje de una transformación educativa.

Pero, también identifica imprecisiones e incongruencias que pueden representar un obstáculo al avance educativo del país.

1-La Iniciativa no define cómo garantizará la “obligatoriedad de la educación superior”, ya que ésta implica, no sólo que el Estado garantice el acceso, sino, que la población la curse. Esto exige esfuerzos extraordinarios tanto en términos de oferta como de demanda educativa. Aun reconociendo que se trata de un deseo aspiracional, es necesario destacar que nuestro sistema educativo tiene todavía retos fundamentales para garantizar el acceso, la permanencia y el logro educativo en los niveles que ya son obligatorios.

2-Por otra parte, si bien se reconoce la inclusión de la educación indígena en el marco constitucional (fracción II inciso e), debe destacarse que hay errores en su planteamiento, y lo que establece es regresivo. Pues, se pretende sustituir la educación “intercultural” por la “bicultural”. Esto viola los derechos de los pueblos indígenas. Asimismo, la educación intercultural implica que todos tenemos derecho a conocer, y debemos aprender a respetar, las diversas culturas que existen en nuestro país.

3-La eliminación del concepto de “calidad” y del principio de “mejora constante” en la educación, contravienen la favorable tendencia hacia una mayor equidad e igualdad en el sistema educativo. Pues, pretenden sustituir tales conceptos por el de “excelencia” educativa y, éste, conduciría, ya no hacia una equidad e igualdad, sino hacia un principio de búsqueda de distinciones; ya que una escuela excelente será la que se distinga de las demás.

4-La Iniciativa desaparece los concursos de oposición para el ingreso y la promoción en el servicio educativo. Aun cuando se subraya la existencia de un Servicio de Carrera Profesional del Magisterio, se pierde el valor, que representa para la transparencia, el que los ingresos y ascensos en la carrera docente deban ser mediante concurso de oposición. Esto es, desconoce el importante avance logrado contra la corrupción en el manejo y asignación de plazas.

5-La Iniciativa señala erróneamente que la evaluación que se ha realizado ha sido estandarizada. Sin embargo, en el INEE existe la convicción de que nadie puede contextualizar mejor la educación que el propio docente. Por esta razón, se colocó en la evaluación del desempeño de los docentes el tema de la contextualización. En una de las etapas de dicha evaluación el maestro se expresa libremente y no responde a un examen; por el contrario, el docente planifica al describir el entorno de la escuela y las características fundamentales de las y los niños que asisten. Lo que se busca con ello es que su planeación didáctica sea adaptada a este contexto.

6-Se propone eliminar el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación y el Sistema Nacional de Evaluación Educativa. Con ello, se detendrán los avances logrados junto con las entidades federativas para impulsar el desarrollo educativo local y atender las necesidades que en esta materia tienen las distintas poblaciones del país. Esto, también elimina la evaluación que, al parecer, la Iniciativa considera objeto de condena moral y política. La evaluación es indispensable en toda política pública, y en educación es quizás donde más se evalúa. Por ello, resulta contradictorio que con el argumento de eliminar la palabra evaluación se busque extinguir un Instituto que ha realizado evaluaciones reconocidas internacionalmente por más de 15 años.

7-El Instituto que sustituirá al INEE no será autónomo. Específicamente, el Centro Nacional para la Revalorización del Magisterio y la Mejora Continua de la Educación, que se propone como el sustituto del INEE, no podrá contar con información y juicios técnicamente independientes y políticamente autónomos. Además, el Centro propuesto, al depender de la SEP, no puede ni debe ser juez y parte en los procesos de evaluación, ya que puede incurrir en errores de sesgo o en establecer preferencias deliberadas. Al extinguir la evaluación educativa ejercida por un órgano constitucionalmente autónomo, no solo se atenta contra la democracia al romper el sistema de contrapesos; se atenta claramente contra la calidad y la equidad educativa.

Por último, resulta indispensable señalar y, a su vez, aclarar que el INEE no evalúa docentes, no evalúa a los maestros ni a las maestras, sino que, por mandato de ley, vigila que las evaluaciones de los docentes se realicen conforme a los lineamientos que el instituto emite y supervisa para garantizar su cumplimiento. En consecuencia, es importante mencionar, que la evaluación de los docentes la lleva a cabo la Secretaria de Educación Pública (SEP) y no el INEE. Este último, tiene por mandato coordinar el Sistema Nacional de Evaluación Educativa, el cual, entre otras cosas, permite que cada una de las entidades federativas tenga su propio programa de evaluación, con el cual cada entidad evalúa su propio sistema educactivo. Por tanto, el INEE se ha comprometido a acompañar a los estados en este proceso y, cuando es necesario, a fortalecer sus capacidades para ser evaluado.

Con los señalamientos y argumentos como los aquí expuestos, el INEE convoca a los poderes de la unión y a la sociedad en general a realizar análisis críticos y, por tanto, a reflexionar con profundidad este importante que compete a todas y todos los mexicanos.