Por cercanía al sureste, pensamos en el Corredor Transístmico: CEO de Cooperativa Cruz Azul
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Por cercanía al sureste, pensamos en el Corredor Transístmico: CEO de Cooperativa Cruz Azul

COMPARTIR

···
menu-trigger

Por cercanía al sureste, pensamos en el Corredor Transístmico: CEO de Cooperativa Cruz Azul

bulletGuillermo Álvarez Cuevas, presidente y director general de La Cooperativa Cruz Azul, en entrevista para El Financiero, revela cómo ve al sector cementero en 2019, tras un año difícil, así como los planes de inversiones y las obras que llaman la atención de la empresa.

Jesús Ugarte
29/01/2019
Guillermo Álvarez Cuevas, presidente y director general de La Cooperativa Cruz Azul.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Con añoranza, Guillermo Álvarez Cuevas, presidente y director general de La Cooperativa Cruz Azul, muestra en su oficina un ‘balón de piedra’ forrado de costales de cemento y sujetado por un mecate. Con él jugó muchos partidos de futbol en su infancia, en los que el marcador era 120 a 100 goles. ¿Su cancha? El patio de la cementera Cruz Azul, ubicada en Hidalgo.

Desde hace 30 años, ‘Billy’ Álvarez, como es conocido en el medio del futbol, dirige una de las cooperativas más antiguas del país, dedicada a la producción de cemento, concreto y mortero, productos que pretende proveer al gobierno de Andrés Manuel López Obrador para el desarrollo del Corredor Transístmico.

El año pasado fue difícil para el sector cementero, pues aunque la firma incrementó 15 por ciento sus ingresos respecto a 2017, tuvo una caída aproximada de 5 por ciento en volumen de ventas.

Para compensar el fuerte encarecimiento de sus insumos –algunos con alzas superiores al 70 por ciento, como la electricidad– la firma subió sus precios en alrededor de 8 por ciento. Álvarez confió en que 2019 será mejor que el año pasado, apoyado en la obra pública, incluidos los proyectos de infraestructura anunciados por el gobierno en el sureste de México.

Si llegamos a un incremento de 2 por ciento en volumen, será bueno. La industria es muy competitiva y si sostenemos las mismas condiciones que en 2018, será excelente. Lo que buscamos es la reducción de costos de producción, no que haya mayores ventas o mayores precios, pero si hay aumento en los insumos tendremos que subir precios, espero no rebasen el 3 por ciento.

Tenemos inversiones planeadas desde hace 2 años por 400 millones de dólares en dos nuevas líneas de producción para la modernización de las plantas de Hidalgo y Oaxaca, que esperamos entren en operación en el segundo trimestre de 2020.

Esta modernización aumentará la capacidad instalada en 2.3 millones de toneladas al año. Tenemos un avance de 30 por ciento en Oaxaca y 10 por ciento en Hidalgo, la obra civil es la más adelantada, pero ya tenemos equipo y maquinaria en Oaxaca para trabajar en el armado, después será el montaje y al final lo eléctrico y electrónico.

El ahorro de energía es vital. Cambiamos motores de velocidad fija por los de velocidad variable, o en lugar de transportación neumática, ahora es mecánica. 

Lo más importante es la modernización de equipos porque en los siete procesos de la fabricación de cemento hay dos fundamentales: la calcinación y la molienda, donde está el mayor consumo específico de electricidad y petróleo. 

El detonador del sector será la obra pública y más si viene acompañada de los proyectos que se anunciaron en el sureste del país, como la refinería Dos Bocas y la reconversión de Salina Cruz y Minatitlán, el ferrocarril Coatzacoalcos-Salina Cruz y la construcción de carreteras.

Además, estas obras traerán otras inversiones como vivienda, salud y demás necesidades de los centros de población, fundamentalmente mano de obra. Con esto, la demanda de cemento crecería alrededor de 2 por ciento, siempre y cuando se cumplan los planes.

Como proveedor y por la cercanía a la zona sureste, pensamos en el Corredor Transístmico, la refinería de Salina Cruz y la refinería de Minatitlán.

Queremos participar en todos los proyectos, pero hay que ver la realidad, con la planta de Lagunas Oaxaca, que está en el Istmo de Tehuantepec, para nosotros significa mucho más por la logística proveer en el Transístmico.

Todo mundo tiene la responsabilidad de preparar una estructura. Es una de las responsabilidades de cualquier ejecutivo tener siempre la serenidad y madurez para darle continuidad a la empresa. Ese tema en su momento se dará a conocer porque es personal e institucional, además, está sujeto a nuestros propios asociados (cooperativistas).