Empresas

México tendrá el astillero más grande de Latinoamérica y estará en Yucatán

El proyecto, producto de un convenio entre la empresa italiana Fincantieri y el Gobierno de ese estado, tendrá una inversión de entre 300 y 500 millones de dólares.

La empresa italiana Fincantieri anunció un convenio con el Gobierno de Yucatán para instalar el centro de construcción y mantenimiento de embarcaciones más grande de México y América Latina.

El proyecto totalizará una inversión que va de los 300 a los 500 millones de dólares, y contempla la construcción de dos diques secos dentro de un terreno de 40 hectáreas en Puerto Progreso, que albergará un complejo útil para reparar o construir embarcaciones de hasta 400 metros de eslora o longitud, a partir de 2024.

Las licitaciones gubernamentales estatales para la primera parte de la obra serán lanzadas el año entrante, a fin de iniciar trabajos de dragado a partir de la segunda mitad de 2021, con la intención de elevar a 15 metros de calado la capacidad actual de Puerto Progreso, que ronda los 9 metros, informaron los involucrados.


La carta de intención fue firmada remotamente este martes por el secretario de Fomento Económico y Trabajo de Yucatán, Ernesto Herrera Novelo, y el director de la división de Servicios de Fincantieri, Giorgio Rizzo, con el aval del gobernador Mauricio Vila Dosal y el director general de Fincantieri, Fabio Galla, informó la compañía que precisó el mercado que pretende con este proyecto:

"Particularmente cruceros, grandes cargueros de petróleo y gas, que necesitan operaciones complejas. La infraestructura también contará con una plataforma elevadora para unidades de hasta 150 metros de longitud", expuso Fincantieri.

Este centro de mantenimiento tendrá grúas, talleres, oficinas y equipo especializado, informó el grupo que cotiza en la bolsa italiana y que reportó en 2019 ingresos por 5 mil 849 millones de euros, de acuerdo con sus reportes públicos.

El gobierno yucateco será responsable de los trabajos iniciales que comprenden el dragado, construcción de la infraestructura y plantas principales, lo que representará una derrama inicial para empresas de la construcción y empleos de ese ramo.


Fincantieri fungirá al inicio como consultora para las primeras obras y posteriormente construirá las instalaciones de vanguardia, como talleres y grúas, amén del entrenamiento del personal tanto en instituciones locales, como en Fincantieri Academy.

Herrera Novelo informó en entrevista que entre las empresas directamente beneficiadas con la construcción del proyecto estarán Grupo Millet, fabricante mexicano de ventanas, que recientemente amplió su capacidad en el municipio de Baca, conurbado de Mérida, y Niplito, una empresa distribuidora de insumos para construcción, además de proveedoras de materiales.

La empresa italiana a instalarse en Progreso --un puerto ubicado a 40 minutos de Mérida-- tendrá adicionalmente la facultad de atender los servicios requeridos por la Armada de México. Su influencia tendrá impacto en toda la región de Norteamérica y Centroamérica, para barcos que actualmente son atendidos en Houston o Panamá, informó el secretario de Fomento Económico y Trabajo de Yucatán, quien destacó que para los italianos resultó indispensable contar con la certidumbre jurídica que brinda esta entidad.

Herrera Novelo explicó que para su estado, esta inversión tendrá un impacto de desarrollo comparable con la de Grupo Modelo, de AB Inbev, que invirtió el lustro pasado en la Cervecería Yucateca, misma que detonó otras relacionadas con el sector alimenticio, particularmente de la productora de carne de cerdo Kekén, de Grupo Kuo.

Una vez que el astillero alcance su capacidad operacional total, podrá recibir alrededor de 700 empleados de tiempo completo y una cadena de proveeduría que involucrará a 2 mil 500 trabajadores en temporadas de alta demanda, informó Fincantieri.