McDonald's se pone 'verde' y utilizará popotes de papel
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

McDonald's se pone 'verde' y utilizará popotes de papel

COMPARTIR

···

McDonald's se pone 'verde' y utilizará popotes de papel

La cadena de comida rápida empezará a probar esta alternativa en sus restaurantes en Gran Bretaña e Irlanda, sustituyendo así las pajillas de plástico que dañan el medio ambiente.

AP
15/06/2018
Actualización 15/06/2018 - 8:58
Los popotes de papel, a diferencia de los de plástico, se desintegran con más facilidad
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

McDonald's anunció este viernes que cambiará a popotes de papel en todas sus sucursales en Gran Bretaña e Irlanda y que ensayará una alternativa a los productos de plástico en algunos de sus restaurantes en Estados Unidos a finales de este año.

La cadena de restaurantes de hamburguesas y otros productos de comida rápida enfrenta una presión cada vez mayor por parte de clientes y activistas medioambientales para que deje de usar popotes de plástico que pueden terminar en los océanos y dañar a aves, tortugas u otra fauna marina.

Las pajillas de papel, a diferencia de las de plástico, se desintegran en el medio ambiente.

McDonald's se negó a explicar qué tipo de alternativa probará en Estados Unidos, pero mencionó que se trataría de una "solución sostenible".

La cadena tiene más de 14 mil restaurantes en Estados Unidos, en comparación con los mil 360 que existen en Gran Bretaña e Irlanda.

La compañía comenzará a eliminar paulatinamente los popotes de plástico de sus restaurantes en Gran Bretaña e Irlanda a partir de septiembre y completará el cambio el próximo año.

Las autoridades británicas lanzarán a finales de este año una consulta pública sobre un posible proyecto de ley que prohíba la venta de plásticos de un solo uso.

McDonald's también tiene previsto probar alternativas para reemplazar los popotes en sus restaurantes en Francia, Suecia y Noruega.

Los activistas ambientales reaccionaron a la medida con beneplácito. Louise Edge, activista de Greenpeace en Gran Bretaña, declaró que dado "el nivel del gigante de la comida rápida, significa que esta medida tendrá impacto".