¿Sabías que Líbano le 'tapó la boca' a Ghosn para evitar un 'drama diplomático' con Japón?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Sabías que Líbano le 'tapó la boca' a Ghosn para evitar un 'drama diplomático' con Japón?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Sabías que Líbano le 'tapó la boca' a Ghosn para evitar un 'drama diplomático' con Japón?

bulletEl Gobierno libanés presionó al exejecutivo de Renault y Nissan para que no diera a conocer los nombres de funcionarios japoneses ni informara los detalles sobre su salida de esa nación.

Bloomberg / Kae Inoue y Emi Nobuhiro
16/01/2020
Actualización 16/01/2020 - 21:49
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Líbano le pidió a Carlos Ghosn que no identificara a los funcionarios del gobierno japonés en su conferencia de prensa televisada internacionalmente la semana pasada, donde el exejecutivo automotriz arremetió contra Nissan y aquellos que él dice estaban detrás de un complot para arrestarlo por delitos financieros, indicaron personas familiarizadas con el asunto.

El gobierno libanés, impulsado por diplomáticos japoneses, ejerció presión sobre Ghosn antes de que este hablara con los periodistas el 8 de enero en Beirut para que no divulgara los nombres o los detalles de cómo escapó de Japón, dijeron las personas, quienes pidieron no ser identificadas dada la sensibilidad del tema. El Líbano acordó hablar con Ghosn como una forma de mantener buenas relaciones diplomáticas con Japón, señalaron las fuentes. Ghosn tenía la intención de nombrar algunos nombres del gobierno japonés, pero entendió y aceptó quedarse callado, según los informantes.

La conmoción de Ghosn por escapar de Japón mientras estaba en libertad bajo fianza ha avergonzado al gobierno del primer ministro Shinzo Abe y ha abierto una nueva herida con Nissan, el fabricante de automóviles que dirigió durante dos décadas. El expresidente y director ejecutivo huyó de Tokio a finales de diciembre en una operación clandestina que lo vio salir del país en un avión privado y llegar a través de Turquía al Líbano, donde es ciudadano y la nación no tiene un acuerdo de extradición con Japón.

El exjefe de Renault y su alianza con Nissan y Mitsubishi Motors culpa de su arresto y enjuiciamiento en Japón en 2018 a una conspiración entre el fabricante de automóviles con sede en Yokohama y el Gobierno. Negó los cargos de mala conducta financiera y el uso de dinero de Nissan para beneficio personal, y dijo que salió de Japón para escapar de un sistema legal injusto.

El gobierno de Japón transmitió sus preocupaciones al Líbano sobre un acusado que había huido ilegalmente, dijo un funcionario del gobierno japonés, pidiendo no ser identificado porque las discusiones no eran públicas. El incidente de Ghosn se considera lo suficientemente grave como para afectar las relaciones entre Japón y el Líbano, detalló el funcionario.

El Líbano depende de la ayuda exterior y durante década ha recorrido una cuerda floja en una región donde varias potencias han luchado por el control y la influencia en el estado.

Las llamadas al Ministro de Asuntos Presidenciales del Estado de Líbano, Salim Jreissati, quien ha estado involucrado en el caso Ghosn, no recibieron respuesta. Un representante del Ministerio de Relaciones Exteriores de Japón dijo que el gobierno no presionó al gobierno libanés.

Los miembros del gobernante Partido Liberal Democrático de Japón también instaron al Ministerio de Relaciones Exteriores del país a intentar que Líbano suspendiera la conferencia de prensa, o al menos se asegurara "de que el contenido de esara sea decente", escribió Shigeharu Aoyama, legislador del partido, en una publicación en un blog, justo antes de la conferencia de prensa de Ghosn.

Ghosn nació en Brasil y creció en el Líbano, donde tiene inversiones en bienes raíces y viñedos, y continúa siendo visto como un ícono comercial. Ha aparecido en sellos postales libaneses, y pocos días después de su arresto en 2018, una valla publicitaria con su imagen apareció en las calles que conducen al centro de Beirut. "Todos somos Carlos Ghosn", decía.

El día antes de la conferencia de prensa de Ghosn, el presidente libanés, Michel Aoun, se reunió con el embajador japonés, Takeshi Okubo, en Beirut. Aoun dijo que el país cooperará plenamente con la solicitud de Japón de ayudar con la investigación de Ghosn, y agregó que el gobierno libanés no participó en la fuga de Ghosn.

Ghosn usó la apariencia de presentarse como un refugiado de un sistema legal irrazonable e injusto. Proclamando su inocencia, Ghosn acusó a los fiscales japoneses, funcionarios del gobierno y ejecutivos de Nissan de conspirar para derrocarlo para evitar una mayor integración del fabricante de automóviles japonés con Renault.

Cuando se le preguntó sobre la participación del gobierno de Japón en su caída, dijo: "Me estoy imponiendo silencio en esta parte de la presentación porque de ninguna manera quiero mostrar o decir algo que perjudique los intereses del pueblo libanés o el gobierno libanés".