Empresas

Las ganadoras (y perdedoras) en el tercer trimestre del año

Analistas dijeron que, entre los motivos para que algunas firmas sortearan el panorama económico, se encontraron el encarecimiento de productos que ofrecen las empresas y una mejora en gastos operativos.

Los corporativos que integran la muestra del IPC de la BMV (S&P/BMV IPC) reportaron resultados al tercer trimestre del 2019, los cuales destacaron por un fuerte crecimiento del 9 por ciento en el flujo operativo (EBITDA, por sus siglas en inglés), pese al entorno económico que se vive a nivel nacional e internacional.

Con base en el consolidado de 35 firmas que integran el indicador líder del mercado, las ventas subieron 2.1 por ciento, mientras que la utilidad neta cayó apenas 1 por ciento.

En tanto que, sin incluir grupos financieros, las ventas y el EBITDA subieron 2.8 y 8.1 por ciento, respectivamente, comparado con tercer cuarto de 2018. Mientras que la ganancia neta se contrajo 2.3 por ciento.

Analistas explicaron que algunos factores que incidieron en los resultados y que hicieron que las firmas sortearan el panorama económico fueron el encarecimiento de productos que ofrecen las empresas, una mejora en gastos operativos, beneficios por la parte contable del NIIF16, además de la apreciación del tipo de cambio y una leve recuperación en el consumo.

"En el caso del EBITDA fue mejor a lo que esperábamos, las empresas tuvieron sus mejoras operativas que fueron determinantes para los resultados, lo que más me preocupaba era la parte del consumo por cómo se ha comportado la economía en los últimos meses, pero fueron sorteadas también por operaciones internacionales y el tipo de cambio", consideró Jorge Gordillo, director de análisis económico y bursátil de CI Banco.

Por su parte, Carlos González Tabares, director de estrategia bursátil en Monex coincidió en que la mayoría de los resultados superaron los estimados, pese a un comparativo complicado del tercer trimestre de 2018.

"Si tomamos en cuenta el comparativo que teníamos el año pasado, cumple con las expectativas y tomando en cuenta que casi el 75 por ciento de la muestra estuvo en línea o mejor a lo estimado, destacaría que las empresas hicieron un esfuerzo importante por diversificar sus ingresos y mantener su rentabilidad pese al entorno", agregó.

Las 5 emisoras con los mayores crecimientos en flujo operativo del trimestre fueron: Peñoles, Cuervo, Kimberly Clark de México, Alsea y Grupo Carso, con alzas de 41.3, 31.5, 28.4, 25.7 y 22 por ciento, respectivamente.

Peñoles destacó que sus buenos resultados se debieron a una mayor producción de oro y plata en Fresnillo, lo que se sumó a un aumento de 21.6 y 13.8 por ciento, respectivamente, en el precio de ambos metales preciosos.

En tanto, Cuervo reportó cifras positivas por arriba del consenso a nivel operativo y EBITDA, impulsado por un sólido crecimiento en volumen y precio, dijo Marisol Huerta, analista de Ve por Más, en un reporte financiero reciente.

Mientras que J.P Morgan elogió el reporte de Kimberly Clark de México que mejoró su margen en un entorno de costo más benigno, pese a una dinámica de consumo difícil.

Por su parte, Valentín Mendoza, analista de Banorte dijo que los resultados de Alsea fueron positivos y que superaron sus estimados en rentabilidad, principalmente por las nuevas adquisiciones en Europa y eficiencias operativas en Sudamérica.

Grupo Carso reportó cifras positivas principalmente por ingreso adicional por la recuperación de costos reconocidos en periodos anteriores, relacionados con la cancelación del Nuevo Aeropuerto en Texcoco.

Las que quedaron a deber

En contraste, las 5 firmas integrantes del IPC de la BMV que más perdieron fueron: Alpek, Alfa, Cemex, Elektra y IEnova, con caídas de 27.5, 15.8, 6.9, 4.5 y 0.5 por ciento, respectivamente.

Marissa Garza, analista de Banorte, opinó que los resultados de Alfa muestran presiones en rentabilidad, en línea con lo esperado. "Lo anterior se explica principalmente por la debilidad en precios en Alpek e importantes caídas en los volúmenes de Nemak", explicó.

Fernando Bolaños, analista de Monex, reconoció que Cemex presentó resultados débiles principalmente por la disminución de ventas en México, América Central, Sur y del Caribe por mayores precios en materias primas.

En tanto que Elektra, dijo que sus resultados obtenidos estuvieron presionados por la creación de reservas preventivas de crédito, así como mayores costos operativos y de personal.

En el caso de IEnova, la empresa energética reportó que su EBITDA disminuyó principalmente al diferimiento de ingresos en el gasoducto Guaymas – El Oro, además del ajuste de tarifas de distribución de años anteriores en Ecogas Mexicali, lo que fue parcialmente compensado por las operaciones del gasoducto Sur de Texas –Tuxpan, explicó Alejandra Vargas, analista de Ve por Más.