Las primeras 'grietas' en Nissan tras el arresto de Ghosn
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Las primeras 'grietas' en Nissan tras el arresto de Ghosn

COMPARTIR

···

Las primeras 'grietas' en Nissan tras el arresto de Ghosn

Las grietas en la alianza automotriz comenzaron a aparecer apenas fuera arrestado el presidente de la automotriz japonesa.

Bloomberg Chris Reiter | Ania Nussbaum y John Lippert
19/11/2018
Actualización 19/11/2018 - 19:42
 Carlos Ghosn, presidente ejecutivo de Nissan.
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La noticia del arresto de Carlos Ghosn en Japón tenía apenas unas horas cuando comenzaron a aparecer grietas en la alianza automotriz que el ejecutivo había mantenido hábilmente durante casi dos décadas.

En una conferencia de prensa que se realizó de última hora por la tarde en Tokio, el director ejecutivo de Nissan, Hiroto Saikawa, un exconfidente de Ghosn, pintó una imagen oscura de un ejecutivo con demasiado poder y poca supervisión, a la que dijo, pudo haber contribuido a la supuesta mala conducta financiera.

Pero el CEO también dio un golpe en la asociación Renault-Nissan, diciendo que el mercado japonés había sido subvaluado y que algunas decisiones sobre productos estaban sesgadas.

En Francia, donde el Estado posee el 15 por ciento de Renault, los funcionarios exigieron rápidamente la continuidad de un pacto que, según los observadores, ha favorecido a la parte francesa. El presidente Emmanuel Macron dijo que se mantendría "extremadamente vigilante" con respecto a la estabilidad de la alianza Renault-Nissan.

La confusión creada por la caída de Ghosn habla del gran rol del ejecutivo al mantener unida una casa que construyó casi sin ayuda. Como CEO de Renault, así como presidente de Nissan y nuevo socio Mitsubishi, el hombre de 64 años era el denominador común y la fuerza motriz de la asociación que se formó originalmente en 1999, cuando Nissan estaba a punto de colapsar.

Más de una vez desde entonces, Ghosn intervino para apaciguar las disputas de los accionistas, y su partida no deja ninguna persona obvia para desempeñar ese papel.

"Esta alianza está fuertemente ligada a la personalidad de Ghosn", dijo Demian Flowers, analista de Commerzbank AG en Londres. "Si está hablando de impulsar la integración entre estas compañías, e incluso la esperanza de una fusión total en el futuro, entonces creo que esas esperanzas simplemente dieron un gran paso atrás".

Las preguntas sobre la vida sin Ghosn pesaron sobre las acciones de Renault, que terminó el día en París con un descenso del 8.4 por ciento hasta el más bajo desde enero de 2015. La noticia del arresto llegó luego del cierre de las operaciones en Japón.

En la conferencia de prensa de Nissan, Saikawa intentó sofocar cualquier especulación de una ruptura total y dijo que la partida de Ghosn no afectaría a la alianza, a la que llamó más grande que una sola persona.

"Dado que las inversiones que estas compañías tienen que hacer en autos eléctricos y en la conducción autónoma son tan grandes, y dado que la industria automotriz está cambiando de una manera que no entendemos completamente, probablemente sea suicida romper la alianza", dijo Kenneth Courtis, presidente de Starfort Investment Holdings, un grupo de inversión, capital privado y materias primas, y exvicepresidente de Asia de Goldman Sachs.

Es difícil subestimar el éxito de Ghosn en forjar la estructura complicada. Él construyó su reputación como un especialista en cambio de rumbo al traer a Nissan de vuelta al límite, lo que es una leyenda en Japón, donde la desaparición de Nissan había sido una tragedia nacional. Su renacimiento, a su vez, convirtió a Ghosn en un héroe.

Cuando la alianza entró en crisis después de que Francia incrementó temporalmente la participación del Estado para ganar el voto de los accionistas en 2015, Ghosn desactivó la situación al desempeñar el papel de principal diplomático automotriz entre las partes francesa y japonesa.

Pero incluso Ghosn, aprovechando el enfoque cultural único de su herencia libanesa-franco-brasileña, nunca logró superar las diferencias entre las dos partes principales. Incluso la investigación de la supuesta mala conducta de Ghosn revela las fallas, con las acusaciones contra Ghosn provocadas por una investigación de denuncias en Nissan. Mientras tanto, Renault parece haberse mantenido en la oscuridad.

Parte de la estructura de poder desequilibrada se debe al hecho de que Nissan se ha convertido en el mayor de los dos por entregas y ventas, pero tiene menos voz.

Renault posee un poco más del 43 por ciento de Nissan, en comparación con la participación del 15 por ciento de la compañía japonesa en el socio francés. También cuenta con pleno derecho de voto en la alianza, mientras que Nissan no tiene ninguno.

"Es difícil no concluir que puede haber una brecha entre Renault y Nissan", dijo Max Warburton, analista con sede en Londres de Sanford C. Bernstein.

Ghosn fue uno de los primeros jefes de automóviles tradicionales en adoptar vehículos eléctricos, encabezando el lanzamiento del Nissan Leaf en 2010, cuando los autos a batería eran una visión exótica en la mayoría de las carreteras. Predijo que las pequeñas empresas tendrían dificultades para mantenerse al día, haciendo de la escala una receta vital para la supervivencia. La salvación para la industria automovilística consistía en abrazar algo más que construir automóviles, dijo Ghosn.

"Verán grupos de fabricantes de automóviles, empresas tecnológicas, empresas de software, alineados para llevar esta oferta al mercado", dijo el ejecutivo en una entrevista el mes pasado.

No hay una opción obvia para reemplazar a Ghosn en este punto. Mientras se movía para pasar la batuta, nombró a Saikawa en Nissan el año pasado y señaló al director de operaciones de Renault, Thierry Bollore, como un "buen candidato" para reemplazarlo en el fabricante de automóviles francés, hay una estructura de gestión limitada para la alianza.

"Ghosn siempre se puso en la posición de parecer indispensable", dijo Jean-Louis Sempe, de Invest Securities SA, que cubre a Renault desde Francia. Su partida "traería el problema de la longevidad y la evolución de la alianza".