La plaza donde estará IKEA en la CDMX es de una inmobiliaria que 'colecciona' demandas
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La plaza donde estará IKEA en la CDMX es de una inmobiliaria que 'colecciona' demandas

COMPARTIR

···

La plaza donde estará IKEA en la CDMX es de una inmobiliaria que 'colecciona' demandas

La empresa Pulso Inmobiliario ha recibido denuncias por las construcción de Encuentro Oceanía, y también por Torre Manacar, otro de sus proyectos en la capital del país.

Uriel Blanco
24/05/2019
Torre Manacar fue edificada por Pulso Inmobiliario, firma que ahora construye Encuentro Fortuna.
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La compañía sueca de muebles y artículos para el hogar IKEA abrirá su primera tienda en México en otoño de 2020 y el lugar elegido para 'ensamblarse' es el oriente de la CDMX, específicamente en la plaza Encuentro Oceanía.

Esta plaza, que aún continúa en construcción, está ubicada entre las calles Oriente 162 y Oriente 158, en la colonia Moctezuma 2ª. Sección, en la alcaldía Venustiano Carranza.

La desarrolladora que está a cargo de Encuentro Oceanía es la compañía Pulso Inmobiliario, que en su página de internet indica que también desarrolló centros comerciales como Manacar.

Pulso Inmobiliario ha tenido situaciones ‘turbulentas’ en la construcción de las plazas Encuentro Oceanía y Manacar, las cuales incluyen desde denuncias hasta socavones.

En septiembre de 2018, un tráiler cayó en un socavón que se generó en la avenida Oceanía, esquina con la avenida Peñón, justo a un costado donde se construye la plaza, la cual alojará a IKEA en casi un tercio de los 72 mil metros cuadrados de área rentable que tendrá.

Este socavón se atribuyó a las fuertes lluvias y granizo que habían caído en los últimos días, lo cual provocó hundimiento y apertura en el suelo.

Sin embargo, vecinos ya se habían quejado con anterioridad del paso constante de tráilers por las avenidas donde se formó el socavón.

El paso de estos vehículos y las construcciones en los predios donde estará Encuentro Oceanía dieron lugar a denuncias contra Pulso Inmobiliario por probables incumplimientos en la obra, ruido, vibraciones y riesgos en materia de protección civil.

Del 3 de julio de 2018 al 14 de marzo de 2019, cuatro ciudadanos que pidieron reservar su nombre presentaron denuncias ante la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial (PAOT) de la CDMX.

Como costa en los oficios PAOT-2018-2596-SOT-1093, PAOT-2018-4025-SOT-1746, PAOT-2018-5107-SOT-2199 y PAOT-2019-996-SOT-405, las denuncias fueron presentadas por las obras de la plaza Encuentro Oceanía que realiza Pulso Inmobiliario.

La PAOT resolvió estas demandas y concluyó que Pulso Inmobiliario cumplió con los documentos necesarios para realizar la obra, y solo pidió a la Dirección General de Prevención de la Secretaría de Protección de la CDMX informar sobre las acciones que se llevaron a cabo después de un derrumbe ocurrido en el predio ubicado en avenida del Peñón 355 (donde se construye Encuentro Oceanía).

La Torre Manacar fue inaugurada en septiembre de 2017, y es una de las construcciones más recientes y modernas de la Ciudad de México.

La memoria descriptiva del proyecto Manacar detalla que la construcción consta de una torre de 30 niveles: 22 de oficinas y ocho de locales comerciales; además, 13 subterráneos, 11 para estacionamientos y dos para comercios.

Para llevar a cabo esta construcción, que se encuentra en Insurgentes Sur 1457, la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) de la CDMX certificó el 25 de octubre de 2013 el predio en esta ubicación, el cual pertenecía a Banca Mifel S.A. Fideicomiso No. 1412/2012 y a la compañía Terrenos Continental.

En un inicio se había autorizado la construcción de Manacar en una superficie de terreno de 8 mil 328.23 metros cuadrados (m2). El 50 por ciento de esta área debía tener la construcción y el otro 50 tenía que ser libre. En otras palabras, 4 mil 164.115 m2 de área y 4 mil 164.115 m2 de área de desplante.

Sin embargo, en octubre de 2014 la Seduvi certificó el Sistema Transferencia de Potencialidades de Desarrollo Urbano para el predio propiedad de Terrenos Continental, en el cual Pulso Inmobiliario edificaría posteriormente la Torre Manacar.

Tanto Terrenos Continental como Pulso Inmobiliario se encuentran relacionadas: el empresario Salomón Kamkhaji Ambe es el presidente de estas firmas, de acuerdo con Bloomberg y el libro ‘19 edificios como 19 heridas’.

La transferencia de potencialidades permitió que el área de construcción aumentara de 4 mil 164.115 m2 a 6 mil 884.71 m2.

Estas obras, además de haber recibido denuncias ante la PAOT por probables incumplimientos en materia de desarrollo urbano y construcción, fueron auditadas en 2016 por el Sistema de la Controlaría General de la CDMX y se encontraron irregularidades.

Según la auditoría ‘08 - I’, aplicada por la Dirección General de Desarrollo Urbano de la Seduvi, se encontraron algunas anomalías luego de la autorización de la transferencia de potencialidades, entre las que destacan las siguientes:

-El estudio técnico de Manacar no presentó planos de proyecto cuantificable.

-Se constató que las alturas de los locales no correspondían con las especificadas por la Norma Técnica Complementaria para el Proyecto Arquitectónico.

-En el expediente del proyecto no se acreditó documentalmente el pago correspondiente a la Aplicación del Sistema de Transferencia de Potencialidades de Desarrollo Urbano, el cual ascendió a la cantidad de 10 millones 924 mil 534.71 pesos, según data la Gaceta Oficial de la Ciudad de México con fecha del 11 de septiembre de 2014.

-Los encargados del proyecto presentaron el documento ‘Propuesta de Declaración de Valor Catastral y Pago de Impuesto Predial’ sin estar debidamente firmada y sellada por el contribuyente y la tesorería, tal como lo indicaba el formato al pie de la hoja.

-También se observaron deficiencias en la integración del expediente del proyecto.

La Contraloría concluyó su auditoría con el siguiente mensaje: “En base (sic) a las observaciones detectadas, se constató el cumplimiento de la presentación de algunos de los requisitos para el trámite de autorización del cambio del uso de suelo; deficiencias en la actuación de los Peritos en Diseño Urbano; e irregularidad en la integración de expedientes”.