La magia vuelve: Disneyland Shanghái reabre sus puertas tras restricciones por COVID-19
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La magia vuelve: Disneyland Shanghái reabre sus puertas tras restricciones por COVID-19

COMPARTIR

···
menu-trigger

La magia vuelve: Disneyland Shanghái reabre sus puertas tras restricciones por COVID-19

bulletEl parque de diversiones toma precauciones sanitarias para que sus visitantes puedan tener una agradable estancia y, a su vez, estar protegidos del coronavirus.

Bloomberg news
11/05/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Cuando Disneyland Shanghái abrió este lunes por primera vez desde finales de enero, la canción de éxito de Walt Disney, A Whole New World, sonó de fondo.

Y era un mundo muy diferente para los huéspedes que debían permanecer separados 2 metros en las filas, usar máscaras y subir a bordo de los medios de transporte medio vacíos para proporcionar el espacio necesario para evitar la posible propagación del coronavirus.

"El personal está haciendo un esfuerzo por mantener a las personas alejadas entre sí", dijo Zhu Hui, una ama de casa de 33 años en el parque. "Ves desinfectantes para las manos en todas partes y no mucha gente".

La reapertura es uno de los casos de prueba más grandes hasta ahora de si las reuniones masivas pueden tener lugar de manera segura en medio de la pandemia del virus. Mientras una banda de música daba la bienvenida a los visitantes al parque de Shanghái, las autoridades de todo el mundo enfrentaban una creciente presión para poner fin a los bloqueos y revivir las economías golpeadas por el brote global.

Disney está luchando por recuperar ganancias en sus negocios de parques temáticos y películas golpeados por la crisis del virus, mientras que el Gobierno de China está lidiando con los desafíos de una reapertura gradual del país.

Los parques, fábricas y restaurantes en ciudades y países de todo el mundo están abriendo de nuevo bajo reglas para mantener a los clientes y trabajadores separados en medio de la amenaza de segundas oleadas y brotes del virus.

Para llegar a las puertas de Disneyland Shanghái , los invitados tuvieron que pasar por controles de temperatura corporal y demostrar que su estado de salud ha sido confirmado usando una aplicación de teléfono inteligente para rastrear personas infectadas. Las máscaras eran obligatorias, a pesar del clima húmedo de 23 grados centígrados.

Yao Yao, una maestra de jardín de niños de 37 años que llevaba un disfraz de Minnie Mouse, llegó a las 8:30 horas y se encontraba entre las personas que esperaban la entrada.

"Simplemente caminar en el parque me hará olvidar cualquier cosa infeliz", dijo Yao, quien tiene un pase anual.

Disney informó que está limitando el acceso al parque de Shanghai el lunes a una quinta parte de la capacidad normal, por debajo del 30 por ciento ordenado por el gobierno, durante la fase inicial de reapertura.

Las entradas para el 11 de mayo se agotaron en minutos, una señal de que los consumidores están preparados para gastar y mezclarse en público mientras China se mueve con cautela más allá del virus.

Según la Comisión Nacional de Salud, los nuevos casos en el país donde surgió el patógeno por primera vez han disminuido, y China no ha reportado muertes desde el 14 de abril.

Los visitantes del parque temático de 5 mil 500 millones de dólares tuvieron esperas relativamente cortas para los paseos. La atracción Seven Dwarfs Mine Train, por ejemplo, tenía un máximo de cinco minutos haciendo cola a media mañana, según una aplicación que rastrea las esperas en el parque. La línea más larga para un viaje en ese momento era de 20 minutos, según la aplicación.

Bloomberg

Por la tarde, algunas líneas comenzaron a estirarse hasta 30 minutos, como máximo.

En un día típico de primavera en condiciones normales, los visitantes pueden esperar más de una hora para las atracciones más populares.

La tienda de Disney World, que vende juguetes y camisetas, requería el uso de desinfectante de manos para entrar, y tenía pocos compradores. Los puestos de palomitas de maíz y alitas de pollo estaban abiertos, aunque menos que en un día normal.

Los espectáculos de teatro en vivo, las áreas donde los niños entrarían en contacto cercano, como los lugares para jugar en el agua, y los desfiles han sido suspendidos durante la reapertura inicial para evitar riesgos de infección.

"La verdadera prueba vendrá a medida que esos límites de capacidad se alivien y el calendario pase a lo que suele ser la temporada alta crítica de verano", comentó Ron Merriman, director gerente de los consultores de parques temáticos MR ProFun China. "Pero soy muy optimista sobre las perspectivas del parque para pasar esa prueba".

Disneyland Shanghái fue el primer centro de entretenimiento en cerrar el 25 de enero cuando el coronavirus comenzó a extenderse desde la ciudad china de Wuhan, 840 kilómetros al oeste de la capital comercial del país.

Disney culpó a la pandemia de reducir mil 400 millones de dólares de ganancias el último trimestre, en gran parte obligándola a cerrar centros turísticos en todo el mundo. Mientras Disney mantiene cerrados sus parques de EU, Hong Kong y París, la compañía señaló la semana pasada que abriría un número limitado de tiendas y restaurantes en su centro comercial Disney Springs fuera de sus resorts en Orlando, Florida, el 20 de mayo.

Los boletos para Shanghai Disneyland durante la fase de reapertura inicial son 399 yuanes (56 dólares) para los días regulares y 499 yuanes para los fines de semana.

La división de parques temáticos de Disney contribuyó con aproximadamente el 46% de los ingresos operativos en los 12 meses terminados en septiembre de 2019, más del doble de las ganancias de su negocio de entretenimiento de estudio, según datos recopilados por Bloomberg.