IP ve 3 riesgos con ‘el adiós’ al doble remolque
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

IP ve 3 riesgos con ‘el adiós’ al doble remolque

COMPARTIR

···

IP ve 3 riesgos con ‘el adiós’ al doble remolque

Representantes del sector privado prevén que con ello aumente el parque vehicular, haya más accidentes y suban los costos para usuarios y transportistas.

Aldo Munguía
05/04/2019
Actualización 05/04/2019 - 19:47
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La bancada de Morena en la Cámara de Diputados impulsa una iniciativa para prohibir la circulación de tráileres con doble remolque, conocidos como fulles, en todas las autopistas y carreteras federales de México.

Para ‘borrar’ de las vías de comunicación al transporte doblemente articulado, el diputado morenista Francisco Javier Borrego propuso la modificación al artículo 50 de la Ley de Caminos, Puentes y Autotransporte Federal, que se ha discutido en la Comisión de Comunicaciones y Transportes, aunque todavía no tiene fecha para presentarse en el pleno.

Según los expertos, ante la eventual prohibición de los fulles en el país, las empresas con mayor impacto serán las conocidas como ‘hombre camión’, que tienen de 1 a 5 unidades de transporte de carga y que el año anterior representaron 80.7 por ciento del total de compañías del ramo, según la SCT.

Los beneficios del doble remolque no son para la gran industria, son para las Pymes”, aseguró David Reyna Cantú, presidente de la comisión de Transporte de Cámara de la Industria de la Transformación (CAINTRA).

En ese sentido, representantes de autotransportistas y organismos empresariales estimaron que la salida de estas unidades de las carreteras del país implica tres riesgos que deben considerarse: un aumento del parque vehicular, más accidentes, y alza en costos para usuarios y transportistas.

La prohibición de los tráileres con doble remolque elevará hasta 80 por ciento el número de viajes que una empresa realiza para movilizar mercancías, lo que se traducirá en mayores costos para los usuarios, de acuerdo con expertos.

“Según nuestras estimaciones, una empresa que deje de utilizar los fulles tendrá que aumentar entre 70 y 80 por ciento el número de sus viajes, por lo que sus costos en transporte aumentarían”, consideró Alfonso Solís, director de la división de transportes de Coparmex.

Durante 2018, el doble remolque trasladó 35.5 por ciento del total de mercancías producidas en México, de acuerdo con datos del Instituto Mexicano del Transporte (IMT).

Ante esto, la movilización de mercancías sin el uso de este tipo de unidades implicaría una menor eficiencia en su traslado, así como una merma en la capacidad operativa de las empresas del sector transporte.

El full a nivel operativo y a nivel eficiencia es 26 por ciento más eficaz que el sencillo”, afirmó Felipe Dueñas, presidente de la Comisión de Transporte de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).

Además, los transportistas de carga se verían afectados con la eliminación de los vehículos doblemente articulados.

En este contexto, la Cámara Nacional de Autotransporte de Carga (Canacar) afirmó que la conversión de fulles a unidades sencillas costaría aproximadamente de 151 mil 427 millones de pesos, debido a que los transportistas tendrían que adquirir alrededor de 40 mil tractocamiones, y la misma cantidad de semirremolques para sólo tener unidades sencillas.

Otro de los riesgos que se prevé provoque la prohibición de este transporte en carreteras y autopistas del país es la duplicación del número de tractocamiones sencillos.

Según datos de la Canacar, con la eliminación de los fulles se necesitarán 1.73 unidades de remolque único por cada full en circulación.

En 2018 alrededor de 53 mil 750 unidades doblemente articuladas recorrieron las carreteras federales del país.

El incremento en el número de vehículos se debe a que, mientras el tractocamión sencillo puede movilizar hasta 30 toneladas, el doblemente articulado permite la carga útil de 52 toneladas de mercancías.

La eliminación de los fulles produciría una mayor saturación en las carreteras y una mayor cantidad de contaminantes”, dijo Enrique González, presidente de la Canacar.

Uno de los argumentos para ‘borrar’ de las carreteras a los dobles remolques son los accidentes mortales que han ocasionado. Sin embargo, representantes del empresariado advierten que su prohibición traería un mayor número de incidentes.

“La prohibición va a derivar en un incremento en la posibilidad de accidentes porque habrá un mayor número de vehículos transitando las carreteras”, consideró Solís.

En ese sentido, datos del IMT indican que el índice de accidentes de tractocamiones unitarios o sencillos es mayor al registrado por los doblemente articulados.

En 2017, último dato disponible y con el cual se analiza la legislación, el 5.2 por ciento de accidentes estuvo directamente relacionado con la operación de los fulles, ocasionando la muerte de 318 personas.

En contraparte, los camiones unitarios representaron el 8.6 por ciento de los accidentes carreteros y provocaron 706 muertes, es decir provocaron más daño.