Empresas

Huelguistas de Interjet acusan que el AICM los busca expulsar del aeropuerto

Autoridades del aeropuerto capitalino han instalado placas metálicas alrededor de los 25 mostradores de Interjet. El Financiero consultó al AICM, quien declinó hacer comentarios.

El Aeropuerto de la Ciudad de México (AICM) ha realizado un 'encapsulamiento' de los mostradores de Interjet, en donde trabajadores de la aerolínea se encuentran desde el 8 de enero, fecha en la que estalló la huelga de la empresa aérea.

Miembros de la sección 15 de la CTM, que representa a más de 4 mil 800 trabajadores, denunciaron que las autoridades del aeropuerto capitalino han instalado placas metálicas alrededor de los 25 mostradores de Interjet, los cuales se encuentran a la altura de la puerta 4 del aeropuerto capitalino.

La intención, comentó una fuente ligada al sindicato que pidió el anonimato, es expulsar a los trabajadores que mantienen el resguardo de los aparadores en donde Interjet recibía a los pasajeros.


El AICM es administrado y operado por el propio Gobierno federal, por lo que las acciones, calificadas por los huelguistas como 'acoso', corresponden al propio aeropuerto capitalino, que dirige Jesús Rosano.

El Financiero tuvo acceso a grabaciones que muestran cómo trabajadores del AICM colocan con soldadura una serie de mamparas metálicas en el perímetro de las instalaciones de Interjet.

"No pueden sacarnos, el derecho a huelga es un derecho de los trabajadores. Cuando la autoridad resuelva y termine el proceso, entonces se liberarán esos espacios, porque son del aeropuerto capitalino", dijo la fuente sindical a este diario.

El Financiero consultó al AICM sobre las acciones que realiza con respecto a los huelguistas, sin embargo declinó hacer comentarios al respecto.


La huelga de trabajadores estalló debido a que la empresa aérea, fundada por la familia Alemán, dejó de pagar 8 quincenas consecutivas a sus trabajadores, sin prestaciones y tras el alto de operaciones desde la segunda semana de diciembre.

Interjet buscó derribar el movimiento huelguista, al argumentar que la mayoría de los empleados no estaba de acuerdo con el paro de labores; sin embargo, las autoridades laborales están a la espera de la realización de una segunda votación para validar o echar atrás la huelga.