Empresas

Foxconn, el mayor ensamblador de iPhones, le 'echa el ojo' a México para su primera planta de autos eléctricos

El fabricante taiwanés ya cuenta con operaciones en el país y podría utilizar sus estructuras existentes, afirmó Young Liu, presidente de la unidad insignia de Foxconn.

Foxconn Technology Group decidirá este año entre México y Wisconsin para instalar su primera planta de vehículos eléctricos, en una gran apuesta por el naciente negocio en un momento en que gigantes tecnológicos, como su principal cliente Apple, buscan expandirse a los automóviles.

El fabricante taiwanés ya cuenta con operaciones en el país latinoamericano y el estado central de Estados Unidos, y podría utilizar sus estructuras existentes, dijo este martes Young Liu, presidente de Hon Hai Precision Industry, la unidad insignia de Foxconn, en una rueda de prensa en Taipéi.

La disponibilidad y la asequibilidad de mano de obra calificada y talento de ingeniería serán algunos de los factores decisivos, sostuvo.


Foxconn, el mayor ensamblador de iPhones del mundo, espera replicar el éxito de sus teléfonos inteligentes construyendo los vehículos eléctricos de los clientes desde el chasis en adelante. En medio de informes de que el proyecto de automóviles de Apple está cobrando impulso, Foxconn ha aumentado sus capacidades automotrices, con el objetivo de convertirse en un competidor en la carrera por fabricar vehículos para el gigante estadounidense.

"Foxconn es el 'chico nuevo' en la ciudad", dijo el presidente a la prensa. "Vamos a desarrollar nuestra capacidad, para que nuestros potenciales clientes se sientan cómodos y nos den productos para fabricar".

Liu señaló que la compañía está trabajando para finalizar un acuerdo de empresa conjunta con Fiat Chrysler Automobiles, ahora parte de Stellantis. Se negó a comentar sobre Apple, y solo dijo que el proyecto automovilístico divulgado era "un rumor".

Foxconn está en conversaciones con compañías estadounidenses de automóviles eléctricos con las que aún no ha anunciado acuerdos, detalló Liu. Reiteró que el fabricante apunta a una participación de mercado de 10 por ciento en autos eléctricos y señaló que la compañía podría lanzar una batería de estado sólido antes de su meta establecida originalmente en 2024.


En octubre, la compañía presentó su primer chasis para vehículos eléctricos y una plataforma de software destinada a ayudar a los fabricantes de automóviles a lanzar modelos al mercado más rápidamente. El mes pasado, Liu comentó que dos vehículos ligeros basados en la plataforma se darán a conocer en el cuarto trimestre, y Foxconn también planea ayudar a lanzar un autobús eléctrico al mismo tiempo.

Foxconn está dando un giro hacia los vehículos a medida que se estanca el crecimiento de los teléfonos inteligentes. El volumen de producción global de dispositivos móviles, un negocio central para Foxconn, ha caído durante tres años a partir de 2018, aunque se prevé un repunte para este año a medida que la demanda se recupere tras la pandemia de coronavirus, según la firma de investigación taiwanesa TrendForce.

En contraste, la industria de vehículos eléctricos está creciendo rápidamente. Las ventas globales de automóviles de esa clase probablemente alcanzaron casi 2.5 millones en 2020, y se prevé que aumenten alrededor de 70 por ciento en 2021, según proyectó IHS Markit en enero. En 2025, las ventas globales superarán los 12.2 millones, lo que indica un crecimiento anual compuesto de casi 52 por ciento, señaló la firma de investigación en un pronóstico de diciembre.

En enero, Foxconn firmó un acuerdo de fabricación con la empresa china de vehículos eléctricos Byton con el objetivo de comenzar la producción en masa del Byton M-Byte en el primer trimestre de 2022. Una semana después, Foxconn y Zhejiang Geely Holding Group declararon que se unirían para proporcionar servicios de producción y consultoría a empresas automotrices mundiales.

El mes pasado, Foxconn firmó otro acuerdo con la startup estadounidense de vehículos eléctricos Fisker para un automóvil que será fabricado por el socio de Apple y se dirigirá a múltiples mercados, incluidos Norteamérica, Europa, China e India. La producción del vehículo, que se venderá bajo la marca Fisker, comenzará en el cuarto trimestre de 2023.