Expertos ven fallas en los créditos para autoconstrucción de viviendas
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Expertos ven fallas en los créditos para autoconstrucción de viviendas

COMPARTIR

···
menu-trigger

Expertos ven fallas en los créditos para autoconstrucción de viviendas

bulletSe muestran preocupados por la informalidad y vulnerabilidad que se promovería con esas edificaciones; advierten que la falta de experiencia provocaría que una obra tome varios años.

Fernando Navarrete
04/05/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El otorgamiento de créditos directos para la autoconstrucción de vivienda, anunciado por el Infonavit y el Fovissste, corre el riesgo de generar problemas, debido a que los derechohabientes carecen de conocimientos de arquitectura, plomería, ingeniería y electricidad, lo cual puede incrementar la vulnerabilidad de los inmuebles, fomentar la informalidad, además de que una persona tardaría años antes de terminar de edificar, advirtieron expertos.

Por lo que hace a las constructoras, si bien la mayoría se enfocan más al segmento residencial que al social, es un hecho que las desarrolladoras atraviesan un momento complicado por la suspensión de actividades no esenciales y la decisión de las familias de postergar la compra de una vivienda por la incertidumbre económica.

Carlos de la Garza, presidente de Comisión Nacional de Vivienda Económica, Social y Sustentable (Convives), explicó que el plan para atender al segmento de la población más vulnerable es bueno, sin embargo, requiere de asistencia técnica de profesionales para “no sembrar” una tragedia como la ocurrida con los sismos y huracanes de años anteriores.

“Si bien el programa dota de recursos a las familias mexicanas, lo cual es positivo, nos preocupa que en ese afán de construir vivienda se haga de forma inapropiada, sin ningún tipo de asesoría técnica o la llamada autoconstrucción”, afirmó.

Especialistas coinciden en que el costo para la construcción de una vivienda de manera propia es casi el mismo que el de una unidad hecha por desarrolladoras, salvo por el valor del terreno varía en cada región.

“La gran diferencia está en el suelo, los precios son muy parecidos con los costos de tramitología, evaluación del proyecto, estudios de impacto ambiental, pero hay que reconocer el valor del suelo es distinto en zonas urbanas y comunidades”, aseveró Garza.

Añadió que si el beneficiario no cuenta con asistencia técnica podría tardar de 12 a 16 años en construir su casa.

Hace unos días el Infonavit y el Fovissste anunciaron la creación de créditos por hasta 500 mil pesos para la autoproducción de vivienda, usando como garantía hipotecaria el saldo de la subcuenta de vivienda del trabajador.

Cabe destacar que los créditos anunciados no consideran el valor del terreno, que puede representar hasta 30 por ciento del costo de la vivienda autoconstruida.

Convives calcula que cerca de 1 millón 200 mil familias en México cuentan con un terreno propio o en posibilidad de escriturarlo y podrían ser beneficiados con dichos productos institucionales, ya que el beneficiario tendrá que contar con un espacio, para poder usar el préstamo para autoconstrucción.

Convives estimó que en México existe un déficit aproximado de 10 millones de viviendas, de los cuales alrededor de 60 por ciento se trata de familias que no tienen seguridad social o acceso a financiamiento para adquirir una casa, por lo que la autoconstrucción podría contribuir a aliviar este problema.

Ricardo Trejo Nava, director general de Forescatim, agregó que la medida para impulsar la autoconstrucción es eficaz, pero no suficiente, ya que está fuertemente ligada a la informalidad.

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi) Gonzalo Méndez Dávalos, que representa a más de mil empresas del país, rechazó la aseveración del presidente Andrés Manuel López Obrador, de que los desarrolladores son intermediarios que se quedan con 50 por ciento de los montos de los créditos de Infonavit.

“No somos meros intermediarios que lucramos con enormes márgenes de intermediación, somos, por el contrario, empresas que producimos un insumo fundamental”, detalló.

Afirmó que, durante la compra de casas nuevas, las desarrolladoras afiliadas a la organización no reciben recursos de estos organismos para financiarse.

“Nuestras empresas no reciben recursos del Infonavit o del Fovissste para financiar su producción”, aseveró Méndez Dávalos.

Afirmó que la propuesta del gobierno de promover créditos para la autoconstrucción no representa un riesgo a las inmobiliarias, a pesar de que la búsqueda de casas nuevas en sitios ha caído hasta 40 por ciento en el primer trimestre.

“No vemos ningún riesgo para las desarrolladoras, lo vemos con muy buenos ojos. No nos parece que sea una amenaza, nos parece más bien bueno para que los derechohabientes del Infonavit (y Fovissste) pidan cómo y a quién comprarle”, dijo el presidente de Canadevi.

Cabe destacar que en el Infonavit ya contaba con un producto para construir vivienda en terreno propio, el cual se denominaba “Tu Propia Obra”.