El escándalo en Nissan tiene un solo ganador: Hiroto Saikawa
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El escándalo en Nissan tiene un solo ganador: Hiroto Saikawa

COMPARTIR

···

El escándalo en Nissan tiene un solo ganador: Hiroto Saikawa

Quien es hasta ahora el máximo ejecutivo de la empresa japonesa tiene una posición muy clara con respecto a la alianza con Renault: la relación no es de iguales.

Bloomberg / Matthew Campbell, Lisa Du, Ma Jie y Kae Inoue
24/11/2018
Hiroto Saikawa, máximo directivo de Nissan
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Mucho antes de la caída en desgracia de su mentor Carlos Ghosn, el máximo ejecutivo de Nissan, Hiroto Saikawa, había presionado para darle más poder a la automotriz japonesa en una tensa alianza con Renault. Ahora tiene el camino libre para conseguirlo.

Saikawa, de 65 años, surgió como el principal beneficiario del inesperado arresto de Ghosn, el presidente de Nissan, efectuado el lunes por sospechas de delitos financieros.

La detención posiciona a Saikawa para reequilibrar lo que él y otros en la empresa japonesa consideran una sociedad cada vez más desigual. No está claro cómo planean hacer eso, pero la idea de una fusión directa entre Renault y Nissan —defendida por Ghosn frente a la oposición de Saikawa y otros— está prácticamente muerta.

“Fue un golpe, se terminó la era de Ghosn”, aseguró Tatsuo Yoshida, analista de Sawakami Asset Management y exempleado de Nissan. “Saikawa puede representar los ánimos contra Ghosn que llevan años acumulándose en Nissan”.

Saikawa, un veterano que pasó toda su vida en Nissan y fue ascendido a máximo ejecutivo cuando Ghosn dejó el cargo en 2017, tiene la reputación de defensor acérrimo de los intereses de Nissan en sus tratos con Renault.

Las empresas son socias desde hace casi 20 años y están unidas por una compleja red de participaciones cruzadas y plataformas manufactureras conjuntas, pero sobre todo por Ghosn, un trotamundos carismático al que, hasta esta semana, se calificaba frecuentemente como el ejecutivo extranjero más exitoso de la historia de Japón.

Sin embargo, no bien la policía japonesa arrestó a Ghosn el lunes, Saikawa intervino rápidamente para mostrar que tenía el control.

Apareció solo en una conferencia de prensa por la noche a pocas horas del arresto y no hizo la profunda reverencia de disculpas que acostumbran hacer las empresas japonesas cuando admiten mala conducta.

En vez de eso, inició una condena sin rodeos contra el supuesto comportamiento de Ghosn, que tildó del “lado oscuro del extenso reinado de Ghosn”, y lamentó que “tanto poder se concentrase en las manos de un individuo”.

Con Saikawa, Nissan se enfrentó mucho más decisivamente a Ghosn que Renault, donde este era presidente y máximo ejecutivo.

En una reunión el jueves por la noche en Yokohama, el consejo de la compañía japonesa acordó por unanimidad despedir a Ghosn del puesto de presidente, pese a los pedidos de los líderes de Renault de esperar a recibir más información, de acuerdo con personas al tanto del tema.

La rápida expulsión de Ghosn por parte de Nissan alimentó preguntas sobre el papel de Saikawa en la caída de su jefe.

En la conferencia de prensa del lunes, cuando le preguntaron directamente si se estaba llevando a cabo un “golpe” en Nissan, respondió: “No lo entiendo así. No expliqué eso y creo que no deberían pensarlo así”.

Christopher Richter, analista de la correduría CLSA Japan, señaló en una entrevista que la idea de que Ghosn fuera víctima de un ataque deliberado de Saikawa y otros sigue siendo una “especulación”, pero la situación parece indicarlo.

Incluso, agregó que el tratamiento dispensado por Saikawa a su antiguo mentor recordaba a uno de los más famosos asesinatos de la literatura.

“Al oírlo hablar sobre un exceso de poder concentrado en las manos de un solo hombre, creí estar escuchando a Bruto en Julio César”, comparó Richter.