Empresas

El Chapo 701, marca de ropa de la hija de Guzmán Loera, reparte despensas por COVID-19

La marca de ropa distribuyó cajas con papel higiénico, pasta y aceite vegetal a personas de la tercera edad y enfermos.

¿'El Chapo' al rescate? El capo puede estar en una prisión de súper máxima seguridad a cientos de kilómetros de México, pero su imagen está estampada en máscaras faciales y paquetes de atención gratuitos que se distribuyen en todo Guadalajara.

El Chapo 701, la compañía fundada por la hija del narcotraficante, Alejandrina Guzmán, está detrás de ello. El número 701 se refiere a su clasificación de 2009 en la lista de las personas más ricas del mundo de la revista Forbes.

Al mezclar la caridad con el comercio, está sacando una página del libro de jugadas de su padre. Decenas de miles de mexicanos fueron asesinados en los años que le tomó a Joaquín 'El Chapo' Guzmán consolidar su control sobre las rutas del narcotráfico, pero también construyó un culto como un héroe popular que daba a los pobres. Los músicos escribieron docenas de baladas glorificando sus hazañas, y el presidente Andrés Manuel López Obrador incluso conversó con su madre en un reciente viaje a Badiraguato, su ciudad natal.

En un video publicado esta semana en Facebook, trabajadores de El Chapo 701 armaban cajas que incluían papel higiénico, pasta y aceite vegetal.

"Estamos trabajando para ustedes", decía uno de ellos. Media docena de fotos muestran a ancianos y enfermos recibiendo los productos.

El CEO de El Chapo 701, Julio Campos, mencionó en entrevista con El Financiero que con estas acciones, además de brindar ayuda a quienes más lo necesitan, se busca reducir presión sobre la marca y su vinculación a la delincuencia organizada.

"Sale a través de un asunto social con el que va dirigida nuestra marca, y es que estamos armando la fundación Alejandrina Guzmán, quien nos dio los derechos de marca para la explotación de nuestros productos, y en un tema muy social, y responsable, regalarles parte de nuestras utilidades brutas a la gente más necesitada", comentó.

El Chapo 701 vende productos de consumo, desde chaquetas de bombardero de 80 dólares (aproximadamente mil 920 pesos) hasta botellas de tequila con una ilustración de la pistola del jefe del crimen en la etiqueta.

Mientras se dice que el hijo del 'Chapo' ha asumido el control de algunas operaciones criminales, no hay indicios de que El Chapo 701 esté involucrada en actividades ilegales. Las llamadas a la compañía en busca de comentarios no fueron respondidas, y su página de Facebook fue restringida el viernes.

Aun así, el impulso filantrópico se da en el contexto de una tendencia preocupante, única en América Latina, en la que las pandillas que ya dirigen vastas franjas de territorio afianzan el control a medida que disminuye la presencia policial. Grupos criminales están haciendo cumplir las cuarentenas gubernamentales en El Salvador y Colombia y distribuyendo alimentos en Brasil, como autonombrados 'guardianes' de responsabilidad cívica.

Están "siendo muy públicos al respecto", advirtió Maureen Meyer, directora de México en Washington Office on Latin America, un centro de estudios. El movimiento "sugiere que estas organizaciones tienen poca preocupación por las represalias del Gobierno federal".

México está muy por detrás de otros países en términos de ayuda durante la crisis del COVID-19. López Obrador conocido popularmente como AMLO, prometió gastar 60 mil millones de pesos en mayo en esfuerzos de recuperación para inversiones en infraestructura. No obstante, se ha resistido firmemente a quienes piden más que eso. El resultado está golpeando fuertemente a los mexicanos y Bank of America predice que la economía podría caer hasta 8 por ciento este año.

Por ahora, El Chapo 701 solo está distribuyendo cajas de ayuda en Guadalajara, pero planea expandirse a otras ciudades de México, según lo expuesto en su página de Facebook.

"Cuídense", se escucha a un hombre decir en el video de las redes sociales. "Recuerden: siempre hay una salida, como diría el buen 'Chapo' Guzmán".

Con información de Juan Carlos Huerta*