¿Después del acuerdo viene la calma? Estos son los desafíos en el gasoducto Sur de Texas-Tuxpan
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Después del acuerdo viene la calma? Estos son los desafíos en el gasoducto Sur de Texas-Tuxpan

COMPARTIR

···

¿Después del acuerdo viene la calma? Estos son los desafíos en el gasoducto Sur de Texas-Tuxpan

El proyecto, construido por IEnova y TC Energy, presenta retos de cara a su entrada en operación, como el número de plantas generadoras de energía que deberá abastecer.

Bloomberg / Amy Stillman
29/08/2019
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Después de que el Gobierno de México llegó el martes a un acuerdo que puso fin a una disputa de varios meses con algunos constructores de gasoductos en el país, la unidad de Sempra Energy en México, IEnova, y TC Energy tienen libertad para seguir adelante con su proyecto de gas natural Sur de Texas-Tuxpan de 2 mil 500 millones de dólares. Ahora comienza la parte difícil.

El canal se completó en junio y se espera que esté en servicio dentro de una semana. Sin embargo, los cuellos de botella en los gasoductos de México amenazan con limitar los flujos en la línea, que se supone envía gas desde Texas a las plantas de generación de energía de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en Tamaulipas y Veracruz.

Bajo su capacidad total de 2 mil 600 millones de pies cúbicos por día, la obra aumentaría la capacidad de importación de México en casi 40 por ciento.

Sin embargo, es probable que los flujos alcancen solo 500 millones de pies cúbicos por día en septiembre y mil 200 millones en el primer trimestre de 2020, señaló Tudor Pickering Holt en una nota de investigación el martes.

La empresa proyectó que las importaciones de gas natural de EU se reducirán a partir de 2021 debido a la disminución de la demanda.

Ricardo Falcon, analista de gas de Genscape, estima que los flujos de septiembre serán aún más bajos, no más de 200 millones a 300 millones de pies cúbicos por día, dependiendo de si la CFE decide mantener tres cargas de gas natural licuado que ordenó a Royal Dutch Shell para el próximo mes. Las cargas podrían crear una gran cantidad de suministro, dijo.

El Sur de Texas-Tuxpan también enfrenta el desafío de atender múltiples puntos en todo el país, compitiendo con otros gasoductos, así como con el GNL que llega al puerto de Altamira, según Falcon.

Aunque la capacidad de la línea es considerable, es posible que no pueda aumentar rápidamente. "En nuestra evaluación, habrá un proceso incremental para alcanzar flujos de gas más significativos", apuntó.

La demanda también es un problema: la CFE ha dicho que 14 plantas de generación de energía recibirán gas de la línea, pero hasta ahora solo cinco han sido confirmadas para su desarrollo, enfatizó Falcon. El cumplimiento de sus objetivos será difícil antes del final del mandato del Gobierno en 2024.

"¿Cuánta capacidad puede entrar en operación antes del final del actual Gobierno? Aún es una pregunta que CFE debe responder", agregó.