Empresas

Deficiencias energéticas pegan a los ocupantes de naves industriales y malls

Advierten que la incertidumbre en el abasto de gas natural y electricidad ahuyenta inversiones de empresas en México.

Los cortes de energía eléctrica y el desabasto de gas natural en el norte y centro del país, ocasionaron que hasta 80 por ciento de los inquilinos de parques industriales y centros comerciales de firmas como Finsa, Fibra Uno, Prologis, Fibra Mty y Planigrupo detuvieran sus operaciones la semana pasada en las zonas afectadas, lo que muestra la falta de capacidad y confiabilidad de la infraestructura energética de México, advirtieron expertos.

"Nos preocupa que la oferta de energía eléctrica no cumpla con los tiempos que exigen las empresas para operar, ya que puede ser un factor determinante para una inversión a largo plazo en México. La falta de capacidad y confiabilidad de la infraestructura inhibe la capacidad productiva de las empresas", aseveró Sergio Argüelles, CEO de la desarrolladora de naves industriales Finsa.

En el caso de Finsa, el apagón y el desabasto de gas natural afectó a 17 de los 22 parques industriales que opera en el norte del país, desde Chihuahua hasta Tamaulipas.


"Estamos hablando que casi el 80 por ciento de la operación que tenemos en México sufrió o sigue sufriendo afectaciones en su producción. El embate más fuerte ha sido para las empresas que se dedican a la inyección de plásticos, termoformados y el sector automotriz que requiere mucha energía para la manufactura", dijo el CEO de Finsa.

Agregó que en total son más de 220 plantas afectadas, de las cuales cerca del 35 por ciento son autoparteras como Carrier, Daimay, Seohan, Inteva, Autoliv, entre otras.

Opinó que se debería facilitar la generación de energía en sitio para dar continuidad a las operaciones dentro los parques industriales.

Jorge Pigeon, vicepresidente de Mercados de Capital y Relación con Inversionistas de Fibra Uno (FUNO), que desarrolla inmuebles de uso industrial, comercial y de oficinas, informó que 'el apagón' de la semana pasada afectó a 23 de sus 144 clientes en el norte, en Matamoros, Reynosa, Laredo, Saltillo, Juárez, Chihuahua y Monterrey, sin embargo, a la fecha el problema del suministro eléctrico quedó casi resuelto.

"El tema más complicado es el del gas, por ejemplo, en Ciudad Juárez tenemos gas al 0 por ciento, y ya está llegando la afectación a lugares como Querétaro y Aguascalientes en el Bajío, donde no hay presión suficiente de gas", dijo.

La dependencia de México con Estados Unidos, particularmente hacia Texas, para el suministro de gas natural asfixió a las automotrices KIA, Audi, Honda, Ford, Nissan, BMW, Toyota, GM, Volkswagen, Mazda y Vitro, así como a productores de componentes médicos, aeronáuticos, electrónicos, metales mecánicos, alimentos y bebidas y de la construcción ante la falta de gas natural.

"Si el país no hubiera dependido en un 40 por ciento de generación con gas natural, se podría haber mitigado la afectación de suministro de energía eléctrica con una cartera diversificada", comentó Juan Carlos García de la Cadena, CEO de Beetmann, firma de soluciones energéticas.

Destacó que sólo hoy un 5 por ciento de empresas con operaciones en México han aprovechado la reciente apertura del mercado derivada de la reforma energética para lograr un suministro eléctrico sostenible.

Claudia Ávila Connelly, directora general de la Asociación Mexicana de Parques Industriales (AMPIP) detalló que el apagón eléctrico paralizó por dos días a más de mil 100 empresas de 147 parques industriales que representa la organización, casi la tercera parte del total de inquilinos.

Agregó que la incertidumbre para las empresas en crisis como esta podría afectar a la llegada de nuevas inversiones en México.

"Eventualmente esto afecta la competitividad porque genera incertidumbre y si habría plantas o empresas que estuvieran pensando en venir a México a operar aquí, pueden disminuir e irse a otras regiones del mundo", dijo.

Comercios en penumbras

Los centros y plazas comerciales de las principales ciudades del norte quedaron en penumbras por entre tres y hasta 20 horas durante los primeros dos días del apagón, afectando el proceso de autoservicio obligado por la pandemia.

"Es cierto que esto nos generó un costo adicional, el impacto fue desde tener que cerrar su local por cerca de 48 horas, y otros solo un par de horas. No importa si eran grandes o pequeños, la falta de previsión fue un golpe fuerte y no estaban preparados", dijo Karime Garza. directora de operaciones de Planigrupo.

La empresa reportó afectaciones en 13 de sus 36 plazas comerciales que tuvieron que bajar la cortina en Coahuila, Estado de México, Tamaulipas, Nuevo León y Chihuahua por la situación.

"Actualmente estamos trabajando de manera normal y sin mayor complicación con excepción de Chihuahua en donde el corte de gas ha sido importante, no solo con los pequeños inquilinos sino con las anclas y subanclas", aseguró.