Empresas

Algo bueno del COVID: se ‘esfuma’ una cuarta parte de las ventas de cigarros en 2020

En un año, los fumadores pasaron de consumir 3.8 cajetillas semanales a 2.8, para evitar mayores riesgos a la salud.

Los productores de cigarros perdieron una cuarta parte de sus ventas en México, debido a mayores preocupaciones por la salud relacionadas con la emergencia sanitaria de coronavirus, que cobró la vida de más de 144 mil personas, además de acumular 1.7 millones de contagiados en el país.

A noviembre del año pasado, en México se dejaron de vender 658.2 millones de cajetillas de cigarros, una caída del 25 por ciento anual, con respecto a los primeros 11 meses del 2019, de acuerdo con datos del INEGI.

En México, Marlboro concentra 30 por ciento de la preferencia de mercado, seguido de Benson & Hedges y Pall Mall con 15 por ciento de participación cada una y Camel con 10 por ciento, en tanto que el 30 por ciento restante opta por otras marcas, según datos de Statista.


Las poco más de 2 mil millones de cajetillas que se vendieron en los primeros 11 meses del año pasado, es el menor volumen comercializado en seis años y la peor caída de la que se tenga registro.

Lo anterior significó que los cerca de 15 millones de fumadores que se calcula que hay en México pasaron de consumir 3.8 cajetillas semanales a 2.8 durante los 11 meses transcurridos el año pasado, frente al mismo lapso de 2019.

"En países como México, donde predominan las ventas de cigarrillos, ha sido difícil recuperarse. Hemos sido muy afectados por el COVID-19", reconoció en su última conferencia telefónica con analistas Tadeu Marroco, director de administración y finanzas de British American Tobacco (BAT), dueña de marcas como Pall Mall y Lucky Strike.

Por su parte, Philip Morris México tiene en la mira abandonar la venta de cigarros para el 2030, a fin de enfocarse en su dispositivo alternativo que calienta el tabaco, IQOS.

En México, se estima que aproximadamente 8.6 por ciento de los fumadores es usuario mixto de vaporizadores y cigarrillos tradicionales, sólo 1.5 por ciento sólo consume cigarros electrónicos y apenas 0.2 por ciento utiliza calentadores de tabaco, de acuerdo con datos de ProVapeo, Ensanut y Philip Morris.

Migran al vapeo, pese a prohibición

Roberta Salazar, de 40 años, comenzó a tener ataques de asma hace cinco años y para dejar de fumar comenzó a usar un vapeador, que es un dispositivo electrónico que calienta y vaporiza una solución líquida, cuya importación y comercialización en México se encuentra prohibida, debido a que no se ha determinado si los químicos que se inhalan, que no siempre son derivados del tabaco, dañan a la salud.

Pese a la falta de regulación, Salazar es uno de los 1.3 millones de vapeadores que se calcula hay en México y que optaron por utilizar este método para dejar el cigarrillo.

"La mayoría de los usuarios somos exfumadores o fumadores y con esta prohibición de venta nos deja como consumidores en la ilegalidad y nos criminaliza", pronunció Roberto Sussman, presidente de ProVapeo.

A finales de noviembre de 2020, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) negó el amparo a Sanborns para importar vapeadores, pero le permitió vender dispositivos que usen tabaco como el IQOS que calienta ese material.

"Esperamos que esta resolución sea un primer paso para que las distintas instancias del Estado mexicano permanezcan abiertas al diálogo. En México, ya son cerca de 30 mil usuarios de IQOS", contestó vía correo electrónico Catalina Betancourt, vicepresidenta de Asuntos Corporativos de Philip Morris México.

Explicó que IQOS calienta el tabaco, en lugar de quemarlo y genera un aerosol que contiene nicotina, reduciendo drásticamente los niveles de sustancias tóxicas del humo de los cigarros convencionales.

En tanto, los cigarros electrónicos o vapeadores usan cartuchos líquidos que se vaporizan al encender el aparato, mismos que pueden o no tener nicotina y que se venden en 'sabores' de manzana, vainilla, berry, cítricos, café y miel entre otros,

El mercado de productos de tabaco en México rondará en 2021 los 4 mil 531 millones de dólares, un alza anual del 0.2 por ciento, según Statista.

"La mayoría del crecimiento en el sector es atribuible a nuevos productos de riesgo reducido que pueden clasificarse en términos generales como productos de vapeo o cigarros electrónicos", señaló el análisis de la consultora.

ProVapeo calcula que de 2016 a la fecha en México se han sumado 300 mil nuevos consumidores a la tendencia 'vaper', un estimado de 75 mil personas al año.

"Es un producto robusto que ha sufrido desinformación, en otros países de Europa está regulado y es legal, lo utilizan los ministerios de salud como herramienta contra el tabaquismo", dijo Sussman.

Según ProVapeo, el dispositivo sólo causa el 5 por ciento del daño que hace el tabaco. El costo de 'vapear' ronda los 500 a 600 pesos por el dispositivo, y una botella de 30 mililitros que rinde hasta cinco días vale 200 pesos.