Empresas

COVID-19 y retrasos para emplacar meten ‘reversa’ en venta de camiones

La comercialización se desplomó 38% anual en los 11 meses transcurridos de este 2020, una caída récord en 11 años.

La decisión de Volvo Trucks de descontinuar todo su portafolio de camiones que vendía en México no fue casualidad, debido a que este segmento registró a noviembre su mayor 'reversa' en ventas en los últimos 11 años.

En los primeros once meses de 2020 se comercializaron al mayoreo en el mercado interno 18 mil 701 unidades de este tipo, una reducción de 37.8 por ciento en comparación con lo registrado en igual periodo del año pasado, muestran datos del INEGI.

Solo si se cuentan camiones de carga que no son tractocamiones se compraron 9 mil 355 vehículos, una reducción de 31.5 por ciento frente a lo registrado entre enero y noviembre de 2019. Se trata del volumen más bajo que reporta la industria desde que se tiene registro.

Representantes del sector advierten que el comportamiento a la baja en la demanda derivó del impacto económico que generó la pandemia de coronavirus en México, pero también debido a retrasos en la documentación para emplacar nuevas unidades a nivel federal ante la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), lo que frenó aún más la renovación de flotas y la intención de compra de las empresas.

"Reconocemos la labor de la SCT en las últimas semanas en avanzar con el rezago que se tiene en el emplacamiento, principalmente en la Ciudad de México. La semana pasada abrieron nuevas fechas para matricular vehículos en la ciudad, esto ayuda a la recuperación", reconoció Miguel Elizalde, presidente de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT).

Dijo que los trámites tardaban antes de la emergencia sanitaria hasta dos semanas, pero con la contingencia, la reducción del presupuesto asignado para la dependencia y la burocracia, ahora demoran hasta tres meses.

Guillermo Rosales, director general adjunto de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), reconoció la labor del gobierno federal para mejorar los trámites, pero remarcó que se necesita una solución electrónica porque con la pandemia está el riesgo de volver a cerrar las oficinas por contingencia sanitaria.

"Es importante crear una herramienta digital que permita acelerar los trámites y que reduzca el riesgo de contagio y que se vuelva a suspender los trámites en oficina", comentó.

Entre enero y noviembre de 2020, solo si se considera los tractocamiones, se vendieron en México 9 mil 346 unidades, una cifra 43 por ciento inferior a lo reportado en igual lapso del año pasado, siendo la mayor reversa desde 2009 y el volumen más bajo en una década.

En cuanto a marcas, Mack Trucks fue la que reportó la caída más grande en volumen de ventas, con una reducción de 80.9 por ciento, le sigue Man con una baja de 75.9 por ciento, Hino de 72.4 y Volkswagen Camiones y vehículos comerciales de 58.3 por ciento.

Volvo, la empresa que dejará de vender tractocamiones en México reportó una reducción de 55.6 por ciento.

Miguel Elizalde estima que para el siguiente año se vendan en México 24 mil 585 unidades de camiones de carga, lo cual sería un aumento de 7.6 por ciento mayor a como se prevé cerrar este 2020; sin embargo, esta cifra es muy inferior a las 30 mil 62 unidades que se tuvieron en 2019.

"Esperemos tener un mejor año que 2020, pero queremos ser más realistas, el cual sigue estando muy lejos de nuevos mejor nivel de ventas que tuvimos en 2007", comentó el presidente de ANPACT.

Freno a convenios en autobuses

Entre enero y noviembre de 2020 se vendieron en México al mayoreo mil 931 autobuses, 63.1 por ciento menor comparado con lo reportado en el mismo lapso del año pasado, siendo el volumen más bajo desde que se tiene registro, muestran datos de AMDA.

Esta reducción responde a la suspensión de convenios por parte de empresas de transporte de pasajeros con fabricantes porque ante un menor movimiento de turistas tuvieron que reducir sus inversiones.

"Se detuvieron convenios de renovación de autobuses lo cual está estrechamente ligado al movimiento de personas, te puedo decir que bajó hasta 50 por ciento el aforo de autobuses urbanos, que es lo que vemos en pasaje, lo mismo pasa en foráneos, donde algunos informaron que disminuyó hasta 90 por ciento. Hay una afectación real contundente", comentó Miguel Elizalde, presidente de ANPACT.

Agregó que, si bien se informó de un aumento en la demanda de autobuses para transportar trabajadores a centros de manufactura cuidando la "sana distancia", dijo que "muchos de este mercado se están cubriendo con importados usados, lo cual es un peligro para el mercado".