Coronavirus tira 98.8% la producción y 90% la exportación automotriz
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Coronavirus tira 98.8% la producción y 90% la exportación automotriz

COMPARTIR

···
menu-trigger

Coronavirus tira 98.8% la producción y 90% la exportación automotriz

bulletEs el volumen más bajo de armado para cualquier mes desde que hay registro; el país envió al extranjero 27 mil 889 unidades, el menor volumen desde 1993.

Axel Sánchez
11/05/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

En abril de 2020 se armaron en México 3 mil 722 automóviles, un desplome de 98.8 por ciento comparado con lo registrado en igual periodo del año pasado, informó el INEGI. Además, se trata del volumen más bajo de producción del país para cualquier mes desde que se tiene registro.

Por lo que hace a la exportación, el INEGI detalló que se enviaron al exterior en el cuarto mes del año, 27 mil 889 unidades, una caída de 90.2 por ciento frente a lo reportado en abril de 2019, siendo el número de vehículos más bajo que manda México al extranjero desde enero de 1993.

Ambos indicadores se vieron afectados por la pandemia de coronavirus COVID-19 en el país, que ocasionó que el gobierno federal suspendiera desde el 31 de marzo todas las actividades no esenciales para evitar el contagio, entre ellas la operación de las armadoras de la industria automotriz.

Actualmente estas compañías están en pláticas con los gobiernos de México, Estados Unidos y Canadá para su pronta reactivación, debido a que son consideradas importantes para reanimar la economía de la región de Norteamérica tras la crisis de salud.

“Será muy importante continuar colaborando con el gobierno de México para que se pueda reiniciar la economía en el contexto de que nuestra industria es esencial para la reactivación de la economía y la conservación de la planta productiva. La industria automotriz es un motor de México y nuestro compromiso es continuar siendo protagonistas activos en la siguiente etapa posterior al COVID-19”, dijo en entrevista a El Financiero Fausto Cuevas, director general de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

KIA y Ford fueron las únicas empresas que armaron algunos vehículos en México durante abril, pues cerraron operaciones en los primeros días del mes, a diferencia del resto de las compañías que habían tomado esta decisión desde marzo.

Ford solo armó 18 unidades, mientras que KIA en Nuevo León ensambló 3 mil 704.

Brais Alvarez, Automotive Account Manager de la consultora J.D. Power México, señaló que algunas firmas lograron exportar autos en abril porque guardan vehículos ensamblados meses antes en inventario para ser enviados al extranjero más adelante; sólo Toyota exportó cero unidades el mes pasado.

“No es que produzcan para ver si sale comprador, ya tienen un destino, pero bajo los tiempos de la industria, son pedidos que les hacen con anticipación”, explicó.

En cifras acumuladas entre enero y abril de 2020, se armaron en México 912 mil 115 autos, 29.5 por ciento debajo de lo registrado en el mismo lapso del año pasado. Este es el volumen más bajo de autos hechos en el país para los primeros cuatro meses desde 2011.

Mientras que en el primer cuatrimestre del año se enviaron al extranjero 807 mil 183 autos, 28 por ciento inferior a lo reportado en igual periodo de 2019, el volumen más bajo desde 2013.

Entre enero y abril de 2020 se vendieron al menudeo en México 8 mil 44 camiones pesados, 41.9 por ciento inferior a lo registrado en el mismo mes del año pasado, informó la Asociación Nacional de Productores de Camiones y Tractocamiones (ANPACT).

Esto refieren que es por una caída de 72.1 por ciento en la venta de camiones en abril, causada por la pandemia de coronavirus COVID-19 en el país.

“A pesar del desafío que representa esta pronunciada caída en las ventas, los fabricantes de vehículos para el autotransporte, estamos listos para la reactivación gradual, ordenada y cauta en el instante en que las autoridades nos den el banderazo”, aseveró Miguel Elizalde, presidente de ANPACT.

Destacó que los vehículos pesados son un bien indispensable que tiene un efecto multiplicador en diversas industrias y sectores de la economía.

“Hay que buscar un balance positivo, entre nuestra prioridad, que es mantener la salud de nuestros colaboradores implementando protocolos de salubridad, y mantener los empleos que dependen de la integración comercial con los Estados Unidos,” comentó.

Los sindicatos automotrices aseguran que cuentan con los protocolos necesarios para regresar a operar en condiciones seguras, aunque todavía no hay certeza de que la reapertura de actividades para el sector sea el 18 de mayo, como en Estados Unidos, o a partir del 1 de junio, cuando termine en México la jornada de sana distancia.

Javier Villarreal, secretario general de la CTM en Sonora, dijo que, por ejemplo, la planta de Ford en Hermosillo, Sonora, es fundamental para proveer a la industria norteamericana, por lo que la empresa en conjunto con el sindicato ya tiene listo el protocolo a seguir en el reinicio de operaciones.

“Ford ya está preparada, ya tienen listo este protocolo, eso da confianza, lo que vamos a ver como sindicatos es verificar que esas medidas se cumplan y pedir acompañamiento de autoridades de salud y trabajo para que haya plena seguridad”, comentó.

Indicó que el protocolo está enfocado a prevenir nuevos contagios, por lo que las medidas van desde usar camiones para el traslado de los trabajadores de su domicilio a la planta y dentro de la empresa, a los empleados se les practicarán chequeos de control de temperatura y en los comedores se colocarán acrílicos para separar a comensales.

Por su parte, José Juan Hernández, secretario general del Sindicato de Volkswagen, aseguró que se mantiene comunicación con la empresa hacia la reanudación de actividades de producción en su planta de vehículos Puebla, “el regreso de actividades se llevará a cabo derivado del pronunciamiento del gobierno y con las medidas preventivas necesarias”.

El pasado 4 de mayo, la Secretaría del Trabajo cerró la planta del fabricante estadounidense Industrial Automation ubicada en Santiago en Querétaro, pese a que la compañía reclamaba ser empresa esencial para seguir operando.

Industrial Automation había informado el 5 de abril que estaba autorizada a permanecer abierta para proporcionar suministros a la planta principal y ayudar a construir respiradores. Una semana antes, la firma había dado a unos 100 empleados la opción de seguir trabajando si las actividades se consideraban esenciales, diciendo que tenía un proyecto con General Motors de fabricar respiradores.

GM dijo que nunca tuvo un acuerdo de compra para las piezas de respiradores de Industrial Automation, y tres trabajadores dijeron a Bloomberg News que la planta seguía produciendo componentes automotrices. La dependencia cerró la planta después de no encontrar “evidencia” de que fabricara piezas de respirador, según un comunicado.

La ST dijo que miles de auditorías se centraron en inspeccionar los lugares de trabajo con actividades esenciales para verificar las medidas de seguridad.

Con información de Zenyazen Flores y de Bloomberg