China estudia reducir aranceles a los autos de EU en plena guerra comercial
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

China estudia reducir aranceles a los autos de EU en plena guerra comercial

COMPARTIR

···
menu-trigger

China estudia reducir aranceles a los autos de EU en plena guerra comercial

bulletFuentes consultadas por Bloomberg mencionaron que se envió una propuesta al gabinete chino de bajar los gravámenes a 15%, desde el 40% actual.

Bloomberg
11/12/2018
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

China está avanzando hacia la reducción de los aranceles implementados en medio de la guerra comercial a los autos importados fabricados en Estados Unidos, una medida que el presidente Donald Trump ya calificó como una concesión obtenida durante las negociaciones comerciales en Argentina.

Una propuesta para reducir los aranceles a los automóviles fabricados en Estados Unidos a 15 por ciento, desde el 40 por ciento actual, fue presentada al Gabinete de China para su revisión en los próximos días, según personas familiarizadas con el tema.

La medida no se ha finalizado y todavía podría cambiar. Las principales autoridades comerciales de China y EU hablaron por teléfono este martes por la mañana, hora de Beijing, una señal de que el diálogo entre las dos naciones continúa al menos sobre temas comerciales a pesar de una disputa diplomática sobre la detención de una empresaria china de alto nivel.

El Ministerio de Finanzas no respondió de inmediato a la solicitud de comentarios enviada por fax fuera del horario laboral.

En julio, China aumentó el arancel a los automóviles fabricados en territorio estadounidense al 40 por ciento, como parte de las medidas de represalia contra EU.

Tras una cumbre sobre comercio celebrara en Buenos Aires a principios de este mes, Trump sacudió las acciones mundiales de empresas automotrices cuando dijo en Twitter que China había acordado "reducir y eliminar" los aranceles a los automóviles importados fabricados en EU algo que China no confirmó en ese momento.

El tuit de Trump se publicó poco después de que acordara con Xi una tregua en la guerra comercial durante una reunión en la cumbre del Grupo de los 20 en Argentina.

La guerra comercial ha afectado a las compañías automotrices que fabrican en Estados Unidos, mientras que los fabricantes de Mercedes-Benz y su rival BMW advierten de menores ganancias este año, ya que los aranceles los obligaron a subir los precios en China.

Las ventas de automóviles en la segunda economía más grande del mundo disminuyeron por sexto mes consecutivo en noviembre, lo que acercó al mercado a su primera caída anual en al menos dos décadas. Ello ha aumentado la presión sobre las compañías automotrices que han confiado en el país para crecer en medio de la disminución de las ventas de automóviles en territorio estadounidense.

La reducción arancelaria beneficia a Daimler y BMW más que a los fabricantes de automóviles estadounidenses como General Motors o Ford. Ello se debe a que las marcas de lujo alemanas dominan la lista de las 10 principales importaciones de vehículos en China.

A más largo plazo, China tiene mucho que ganar con el libre comercio de automóviles, ya que fabricantes chinos como Guangzhou Automobile y Geely Automobile buscan expandirse al extranjero. Estados Unidos actualmente cobra un impuesto del 27.5 por ciento a los automóviles importados de China.

De los 51 mil millones de dólares en vehículos importadas por China en 2017, aproximadamente 13 mil 500 millones de dólares provinieron de América del Norte, incluidas las ventas de modelos producidos en el país por fabricantes no estadounidenses como BMW.

Desde Estados Unidos, China importó 280 mil 208 vehículos, o el 10 por ciento del total de automóviles importados el año pasado, según la Asociación de Automóviles de Pasajeros de China.

Las exportaciones estadounidenses de automóviles y camionetas a China alcanzaron un valor de 9 mil 500 millones de dólares en 2017 y han disminuido significativamente desde que China impuso sus aranceles de represalia durante el verano, lo que dio a los exportadores de Europa y Japón una ventaja significativa.