Empresas

Casi tenemos un restaurante cerrado por un muerto por COVID-19: Canirac exhorta a equilibrar economía

El presidente de Cadenas de Restaurantes de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera dijo que la industria ha perdido 400 mil empleos y que si no se acercan a vender un 50 a 60% de lo que vendían quebrarán.

Los restaurantes de la Ciudad de México y el Estado de México rompen el semáforo rojo de la pandemia del coronavirus y darán servicio en el lugar y no solo para llevar a domicilio.

"Las curvas no van a bajar y los hospitales van a seguir saturados, pero no una semana, seguirá los próximos tres meses, la petición atenta es aprendamos a equilibrar la economía con las muertes, van 133 mil muertos en el país pero han cerrado 120 mil restaurantes, casi tenemos un restaurante cerrado por un muerto", declaró en entrevista Germán González, presidente de Cadenas de Restaurantes de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera (Canirac).

Detalló que la industria ha perdido 400 mil empleos, y que los apoyos de 2 mil 200 pesos que ha otorgado el Gobierno de la Ciudad de México a empleados no es suficiente.


Lo anterior porque el apoyo es para aquellos que radiquen en la Ciudad de México, y hay otro 50 por ciento de los empleados que suelen ser del Estado de México, quienes se quedan sin ese apoyo.

González apuntó que de acuerdo con datos de un estudio en Nueva York, el riesgo de contagio en un restaurante es del 1.4 por ciento, siendo el mayor riesgo las reuniones que se hacen en casa.

"El 70 por ciento de los contagios son por reuniones, donde la gente se olvida de mantener los cuidados, con el delivery lo que están haciendo es que la gente se reúna en privado en sus casas, a diferencia de sentarte al aire libre en una zona ventilada con mesas con ocupación delimitada, con condiciones muy acotadas, donde los contagios son mucho menores", expuso el presidente de Canirac.

El servicio a domicilio representa actualmente solo el 15 por ciento de los ingresos para los restauranteros.


La industria cerró su servicio en mesa durante abril, mayo y junio del año pasado, por la pandemia, en julio retomó operaciones y para octubre y noviembre había logrado recuperar el 60 por ciento de los ingresos.

"Si no nos acercamos a vender un 50 a 60 por ciento de lo que vendíamos quebramos, y es lo podemos hace por periodos cortos de tiempo, tres semanas, eso nos dijeron en abril y regresamos hasta julio. Hoy ya no son las mismas condiciones, ya no hay reservas de efectivo, líneas de crédito, después de 10 meses pusimos todo lo que podíamos. Todo mundo piensa que somos los restauranteros ricos y poderosos, pero no", dijo González.

Concluyó que solicitan una fecha para regresar a operar en forma, mientras que será hasta el cierre del día cuando tengan el balance de cuantos restaurantes rompieron el semáforo rojo este lunes 11 de enero.