Empresas

¡Benditas vacunas! Pfizer ganan 4,900 mdd en el primer trimestre

La farmacéutica crece drásticamente su pronóstico de utilidades para todo 2021 gracias a la fuerte demanda de su vacuna COVID-19.

La venta de vacunas durante una pandemia ha impulsado los resultados de Pfizer y ha demostrado que una estrategia en la que se embarcó hace más de una década ahora está dando buenos resultados.

El gigante farmacéutico con sede en Nueva York reportó este martes ganancias por 4,900 millones de dólares en los primeros tres meses del año.

Además, elevó drásticamente su pronóstico de utilidades para todo 2021 gracias a la fuerte demanda de su vacuna COVID-19.


La compañía y su socio alemán BioNTech anticipan fuertes ingresos por la vacuna y las inyecciones de refuerzo durante los próximos tres años.

Tras ser el precursor de tratamientos de gran éxito como Viagra y Lipitor, Pfizer se ha transformado en una potencia para la entrega de medicamentos que tratan el cáncer, enfermedades raras y vacunas.

Pfizer casi duplicó sus proyecciones de ventas para la vacuna COVID-19 este año, de 15 mil millones a aproximadamente 26 mil millones de dólares.

Los socios esperan poder administrar alrededor de 2,500 millones de dosis de vacunas este año, incluidas 300 millones de dosis para los Estados Unidos, mientras se preparan para las inyecciones de refuerzo anuales.


Pfizer entró en el campo de las vacunas de bajo perfil y bajo beneficio en 2009 cuando adquirió Wyeth y su vacuna antineumocócica experimental en ese momento. Esa vacuna, Prevnar, que protege contra el oído, el torrente sanguíneo y otras infecciones neumocócicas, fue aprobada por Estados Unidos al año siguiente. Se convirtió en la vacuna más lucrativa del mundo con ventas anuales de alrededor de 5 mil millones de dólares, algo nunca antes visto.

“Los inversores se mostraron escépticos sobre la adquisición de Wyeth porque las vacunas eran un área adormecida con mucho riesgo y raras veces se tenían suficientes ganancias para justificar su inversión en ellas. Pfizer demostró que estaban equivocados “, dijo Erik Gordon, profesor de negocios en la Universidad de Michigan.

Pfizer comenzó a desarrollar más vacunas y a adquirir experiencia. Luego, en 2018, comenzó una asociación con BioNTech enfocada en crear una vacuna contra la gripe con una tecnología entonces nueva llamada mRNA para abreviar. Este tipo de vacuna utiliza material genético en lugar de un virus inactivado para enseñar al sistema inmunológico a producir anticuerpos si el virus real infecta a alguien.

Pero mientras la vacuna contra la gripe todavía estaba en prueba, el coronavirus golpeó y las empresas hicieron todo lo posible para usar la tecnología para obtener una vacuna.

Su vacuna ha demostrado tener una eficacia superior al 90% y ha obtenido rápidamente la aprobación de emergencia en un país tras otro, evitando los retrasos en la fabricación y las cuestiones de seguridad que molestan a algunos rivales.

“La asociación con BioNTech fue un golpe de genialidad o de buena suerte”, dijo Gordon.

Ahora los socios están probando una posible vacuna de refuerzo y continúan probando la inyección de dos dosis en nuevos grupos de pacientes, incluidas mujeres embarazadas, de 12 a 15 años y niños de seis meses a 11 años. También están trabajando en nuevas formulaciones de vacunas con una vida útil más larga y requisitos menos estrictos para la ultracongelación.

De igual modo, la farmacéutica también está probando una pastilla y un medicamento diferente que se inyecta como tratamientos contra el COVID-19.

Algunos grupos de defensa de los pacientes y de consumidores ahora acusan a los fabricantes de la vacuna COVID-19 de lucrar, ya que solo se han comprometido a ceñirse a los precios de las organizaciones sin fines de lucro hasta que termine la emergencia pandémica. Algunos quieren que se suspendan las patentes para que los países pobres puedan obtener antes vacunas más baratas.