6 diferencias entre una persona física y una moral
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

6 diferencias entre una persona física y una moral

COMPARTIR

···

6 diferencias entre una persona física y una moral

Un notario te puede ayudar a decidir cuál es la mejor opción según tu giro de negocio.

Redacción
27/07/2018
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Todo emprendedor tiene que destinar tiempo a desarrollar un plan de negocio que le permita conocer la viabilidad del proyecto que está por iniciar, conseguir el financiamiento que requiere para echarlo a andar y analizar los trámites legales y fiscales que debe llevar a cabo.

La legislación en México contempla dos formas fundamentales para establecer un negocio que satisfacen diferentes necesidades: persona física comerciante o empresario y la persona moral.

¿Cuáles son sus principales diferencias?

El Colegio Nacional del Notariado Mexicano lo explica:

Persona física empresario: Emprende solo.

Persona moral: Emprende con socios. Aunque desde 2016 ya se pueden crear sociedades unipersonales mediante la Sociedad por Acciones Simplificadas (SAS).

Persona física empresario: Sólo hay que darse de alta en el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Persona moral: Lo más común es crear una sociedad mercantil, ya sea una Sociedad Anónima o una Sociedad de Responsabilidad Limitada.

Persona física empresario: No hay trámites adicionales desde el punto de vista legal, aunque es posible que desee crear una marca comercial y registrarla ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI).

Persona moral: Hay que ir con un notario, para la redacción de la escritura constitutiva. En una SAS es posible hacerla en el sitio que la Secretaría de Economía creó para ello, pero siempre hay que pedir la asesoría de un notario para saber cuál es la figura societaria más apropiada para el negocio. Además, se analizarán temas como:

¿A qué se dedicará la empresa, cuál será su objeto social?

¿Quién o quienes dirigirán la sociedad?

¿Cuánto capital invertirá cada socio?

¿Es posible que ingresen nuevos socios en el futuro?

El trámite ante notario para la constitución de una sociedad tarda entre 2 o 3 días y es accesible.

Persona física empresario: Se es propietario único del negocio, lo que permite tomar decisiones con rapidez.

Los ingresos de la empresa son gravados como personales y el propietario conserva las utilidades; pero también es responsable por las deudas o juicios legales que se tengan con motivo de la empresa.

Los activos personales (casa, automóvil, cuenta de ahorros, inversiones) pueden ser reclamados por los acreedores.

Persona moral: La constitución de una sociedad permite separar el patrimonio personal del societario, de esta forma quienes tienen varios negocios, pueden encomendar cada uno a una diferente sociedad, con la finalidad de no contaminar los resultados de unas con las de otras. En los casos de la Sociedad Anónima y la Sociedad de Responsabilidad Limitada, los socios no responden por las deudas que la sociedad contraiga, por lo que se limita el riesgo.

Persona física empresario: Se pueden suspender las actividades de la empresa a voluntad con un aviso al SAT. No hay restricciones para convertirse en persona moral, si decides asociarte con alguien o bien, tener varios negocios.

Persona moral: En principio es necesario disolver y liquidar la sociedad ante notario.

Persona física empresario: La cantidad de capital de inversión disponible para la empresa se limita al dinero que se tiene o se obtiene por préstamos personales. A diferencia de las sociedades que pueden obtener normalmente recursos de otras fuentes.

Persona moral: Ayuda a calificar como sujeto de crédito, dar una imagen de seriedad, emitir comprobantes fiscales a nombre de la sociedad y relacionarse de manera diversa con otras empresas y clientes. Permite contratar empleados con todos los requisitos que marca la ley.