Elecciones EU 2020

Jueces de Michigan y Georgia 'batean' demandas de Trump para detener conteo de votos

Por falta de evidencias y porque las peticiones ya no resultaban una opción disponible en los procesos de estos estados, los jueces desestimaron los recursos.

El presidente, Donald Trump, no logró detener el escrutinio en Michigan, ya que una jueza de un tribunal estatal dictaminó que el proceso efectivamente había terminado.

"En este punto, la esencia del conteo se ha completado y la pausa no es una opción disponible", dijo el jueves la jueza Cynthia Stephens en una audiencia por video.

A parte, un juez de Georgia desestimó otra demanda de la campaña del presidente Donald Trump que alegaba que decenas de boletas tardías se mezclaron con boletas puntuales, lo que asestó el último golpe a los republicanos en un estado todavía indeciso.

"El tribunal determina que no hay evidencia de que las boletas a las que se hace referencia en la petición se hayan recibido después de las 7 pm el día de las elecciones, lo que invalida esas boletas", dijo el juez James Bass en un fallo el jueves en Savannah, Georgia.

Solo 13 mil 539 votos separan a los dos candidatos en Georgia, con Trump por delante. La última vez que este estado envió a un demócrata a la Casa Blanca fue en 1992 cuando Bill Clinton ganó con el 43.47 por ciento de los votos. Georgia tiene 16 votos en el colegio electoral.

Con el candidato demócrata Joe Biden acercándose a los 270 votos electorales necesarios para ganar la Casa Blanca, la campaña de Trump presentó una serie de demanda el miércoles y solicitó al tribunal que detuviera el conteo de los votos hasta que un inspector electoral de cada partido estuviera presente para observar el proceso.

Un abogado de Trump afirmó que todo conteo de votos debería haberse detenido hasta que los contendientes republicanos tuvieran la oportunidad de revisar el video de seguridad de cada uno de los cientos de buzones establecidos para recibir las papeletas electorales.

Así, el republicano implementó la estrategia legal que tanto pregonó durante semanas: atacar la integridad del proceso de votaciones en los estados en los que el resultado pudiera llevar a su derrota.

Donald Trump se ha llevado hasta esta tarde: Texas, Florida, Iowa, Ohio, Utah, Idaho, Misuri, Montana, Wyoming, Dakota del Norte y del Sur, Nebraska (con 4 votos de los 5 que se disputan), Luisiana, Arkansas, Oklahoma, Alabama, Tennessee, Misisipi, Indiana, Kentucky, Virginia Occidental, Carolina del Sur, Kansas y un voto electoral de Maine, según proyecciones de AP y CNN.

Por su parte, Joe Biden, candidato demócrata, venció en Michigan, Wisconsin, Hawái, Minnesota, Nuevo Hampshire, Oregon, Washington, California, Nueva York, Nuevo México, Vermont, Virginia, Illinois, Massachusetts, Rhode Island, Connecticut, Nueva Jersey, Delaware, Maryland, el Distrito de Columbia, Colorado, uno de los votos de Arkansas, tres de los 4 que otorga Maine y además logró un sorpresivo triunfo en Arizona, de acuerdo con dichos medios.

También lee: