¿Cómo me quito el hipo?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Cómo me quito el hipo?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Cómo me quito el hipo?

bulletLa contracción involuntaria del diafragma produce el característico sonido de 'hip, hip', que todos hemos padecido alguna vez, pero estos tips te podrán ayudar.

Redacción
26/01/2020
El hipo es un trastorno benigno y transitorio.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

De acuerdo con la Real Academia Española (RAE), el hipo es un movimiento convulsivo del diafragma que produce una respiración ininterrumpida y violenta y causa algún ruido. Lo que es un hecho es que a muchos les irrita esa molestia.

Lo que uno siente en realidad es que en cada contracción involuntaria del diafragma le sigue un cierre repentino de las cuerdas vocales, esto es lo que produce el característico sonido de ‘hip, hip’ que todos hemos padecido alguna vez.

Según la Sociedad Americana contra el Cáncer, el hipo puede deberse a la irritación del nervio que controla el diafragma. Algunas de las causas de estas irritaciones son comer de manera abundante, deprisa o en exceso.

Otros factores que lo facilitan son tener irritado el estómago o la garganta, estar nervioso o padecer enfermedades que irritan estos nervios como la neumonía o la pleuresía. También puede producirse por ciertos problemas de esófago.

De acuerdo con Omar Luja, médico cirujano y homeópata de la Escuela Nacional de Medicina y Homeopatía del Instituto Politécnico Nacional (IPN), los tipos de hipo más comunes que se conocen son:

Común: que dura solo unos minutos y desaparece espontáneamente o después de realizar algunos remedios caseros.

Persistente: aparece como un ataque prolongado o ataques recurrentes, que persisten más de 48 horas, pero en un tiempo menor a dos meses.

Intratable: es el más complejo, pues permanece de manera continua durante más de dos meses. Esto no suele ser muy frecuente y, normalmente, es signo de otro problema de salud.

El especialista del IPN recomienda que en hipos comunes lo que conviene es "aguantar la respiración o respirar en una bolsa de papel, para ayudar con esto a aumentar el CO2 de nuestra sangre. Beber agua fría repetidamente ayuda a que la glotis recupere su movimiento habitual".

El doctor Omar Luja dice que en el caso de los bebés no se recomienda usar estos remedios. En caso de que dure más de tres horas o si el pequeño se nota inquieto o tiene fiebre, lo mejor es acudir con un médico pediatra.

En el caso del hipo persistente e intratable, la opción es acudir a una consulta médica para indagar correctamente cuál es el origen del hipo.

Si tienes hipo crónico, los cambios en el estilo de vida pueden ser útiles como evitar los refrescos y los alimentos que producen gases.

Aunque el hipo es un trastorno benigno y transitorio que no tiene ninguna repercusión en la salud, en determinados casos se prolonga en el tiempo afectando de manera importante a la calidad de vida del paciente .

El estadounidense Charles Osborne de Anthon ostenta el curioso récord Guinness de hipo. Vivió 68 años con este padecimiento. Ningún médico logró remediar o aliviar su aflicción y tuvo que aprender a convivir con ella.

Según el Guinness World Records, fue el caso más prolongado de que se tenga noticia. Osborne nació en 1894 y comenzó a tener hipo en 1922. El padecimiento no lo abandonó hasta 1990, un año antes de su fallecimiento.