El Preguntario

Te explicamos qué son la homofobia, lesbofobia, bifobia y transfobia

Todos estos actos de discriminación surgen a partir de la idea de que lo ‘normal’ y ‘natural’ es la heterosexualidad. Te contamos.

En este Día Internacional contra la Homofobia, Transfobia y Bifobia, es importante comprender que todas las personas que pertenecen a la diversidad sexual son merecedoras de respeto sin importar su orientación e identidad de género. No obstante, en el mundo, hay todavía legislaciones que les criminalizan y discursos en la sociedad que les discriminan.

Por esto, te contamos a qué se refieren los términos homofobia, lesbofobia, bifobia y transfobia. Antes que nada, te explicamos un poco sobre la diversidad sexual, de acuedo con el Glosario del Consejo Nacional Para Prevenir la Discriminación (Conapred).

La bisexualidad es la capacidad de una persona de sentir atracción erótico-afectiva por personas de un género diferente al suyo y de su mismo género; la homosexualidad se refiere a los hombres que se sienten atraídos por otros hombres; las lesbianas son mujeres que se sienten atraídas por mujeres.


En tanto, las personas intersexuales son aquellas que viven situaciones en las que su anatomía o su fisiología no se ajustan completamente a los sexos que se han definido culturalmente (hombre/mujer). Entonces, las características sexuales innatas de las personas intersexuales varían según cada individuo y pueden corresponder en diferente grado a ambos sexos.

En cuanto a la identidad trans, este es un término paraguas que se usa para nombrar a las personas transgénero, transexuales y travestis. Las primeras dos identidades comparten que su identidad de género y sexual no coincide con la asignada al nacer, mientras que las personas travestis gustan de cambiar su apariencia a la del sexo opuesto, ya sea de manera transitoria o duradera.

La fobia a la diversidad sexual

La bifobia es el rechazo, discriminación, invisibilización, burla y violencia basada en prejuicios y estigmas contra las personas bisexuales.

Este rechazo supone que todas las personas deben limitar la atracción que sienten exclusivamente a hombres o a mujeres, es decir, a un solo género. De no ser así, son personas catalogadas como “confundidas” o “indecisas”.


La homofobia es la discriminación, rechazo y otros tipos de violencia en contra de las personas homosexuales, con base en prejuicios y estereotipos hacia las personas con esta orientación sexual.

La intersexfobia es también la invisibilización y violencia en contra de las personas de esta comunidad, bajo la idea de que sus características sexuales diversas transgreden el binarismo sobre cómo deben ser los cuerpos de hombres y mujeres.

Estas personas suelen experimentar tratamientos o cirugías médicas sin su consentimiento informado para encajar, y suelen ser procedimientos irreversibles e innecesarios.

La lesbofobia se argumenta desde prejuicios, estereotipos y estigmas hacia las prácticas sociales de las mujeres lesbianas.

“Se diferencia de la homofobia pues las formas de violencia y opresión son muy específicas en función del componente de género, como en los casos de las ‘violaciones correctivas’ a las mujeres lesbianas, generalmente practicadas por familiares y amistades de sus familias”, señala el Conapred.

La transfobia, por último, es el rechazo, discriminación y violencia en contra de las personas por el no reconocimiento de su identidad y expresión de género, debido a los estereotipos en los que las personas se ven orilladas a encajar.

Todo esto surge a partir de la heteronormatividad, la cual es la expectativa basada en estereotipos de que todas las personas son y deben ser heterosexuales pues es una “condición única, natural, normal o aceptable”.

En lo que va de 2021, ha habido un total de 17 asesinatos en contra de personas por su orientación sexual en México, así como a 31 personas por su identidad de género, según el Observatorio Nacional de Crímenes de Odio contra las Personas LGBT dela Fundación Arcoiris.

Con información de Conapred.