Economía

Unión Europea y China aprueban acuerdo de inversión para la apertura del mercado

Para la UE, el acuerdo corre el riesgo de irritar a la administración estadounidense entrante, que ha instado a los europeos a consultar con ellos sobre las prácticas económicas de China.

La Unión Europea y China anunciaron la aprobación política de un acuerdo para abrir aún más el mercado chino a los inversores de la UE, lo que marca un paso importante en las conversaciones que comenzaron en 2013.

El avance en las negociaciones sobre un acuerdo de inversión entre la UE y China indica la determinación del bloque de centrarse en las oportunidades económicas en Asia, incluso en medio de críticas al historial de Beijing en materia de derechos humanos. El acuerdo podría entrar en vigor a principios de 2022.

Para la UE, el acuerdo corre el riesgo de irritar a la administración estadounidense entrante, que ha instado a los europeos a consultar con ellos sobre las prácticas económicas de China. El fracaso de Estados Unidos y la UE para forjar una posición común le daría a Beijing una ventaja a medida que los líderes occidentales reevalúan las relaciones geopolíticas tras la presidencia de Donald Trump.


"Este acuerdo es de gran importancia económica", dijeron los líderes de las dos principales instituciones del bloque, Charles Michel y Ursula von der Leyen, en un comunicado el miércoles después de una videoconferencia con el presidente chino, Xi Jinping. "China se ha comprometido con un nivel sin precedentes de acceso al mercado para los inversores de la UE, lo que brinda a las empresas europeas certeza y previsibilidad para sus operaciones".

Acceso al mercado

Para los 27 países de la UE, el pacto amplía el acceso al mercado chino para inversores extranjeros en industrias que van desde automóviles hasta telecomunicaciones. Además, el acuerdo aborda las políticas chinas subyacentes que Europa y Estados Unidos. Consideran que distorsionan el mercado: subsidios industriales, control estatal de empresas y transferencias tecnológicas forzadas.

Para China, el acuerdo refuerza la afirmación del país de ser una fuerza geopolítica dominante y puede limitar los riesgos resultantes de una postura más dura de la UE sobre las inversiones chinas en Europa. También refuerza el antiguo llamamiento de Beijing para el inicio de negociaciones sobre un pacto de libre comercio con la UE, que ha insistido primero en un acuerdo de inversión.


China se ubicó como el segundo socio comercial más grande de la UE en 2019 (detrás de Estados Unidos),con el comercio de bienes en dos direcciones valorado en más de mil millones de euros (1.2 mil millones de dólares) por día.

El acuerdo de inversión "demuestra la determinación y la confianza de China en promover un alto nivel de apertura al mundo exterior y proporcionará un mayor acceso al mercado para la inversión mutua China-UE, un entorno empresarial de mayor calidad, garantías institucionales más sólidas y perspectivas de cooperación más brillantes", Xi dijo, según medios estatales.

El anuncio del miércoles representa una bendición política de alto nivel para el pacto de inversión, que también cubrirá la sostenibilidad ambiental. Ambas partes planean darle los toques finales en los próximos meses.

"Un acuerdo sólido sería una declaración poderosa para demostrar que el compromiso constructivo puede producir resultados", dijo Joerg Wuttke, presidente de la Cámara de Comercio de la UE en China, en un comunicado enviado por correo electrónico.

Derechos humanos

Una vez finalizado, el acuerdo necesitará la aprobación del Parlamento Europeo, donde algunas voces han expresado objeciones como resultado de presuntas violaciones de derechos humanos en China. El acuerdo incluye compromisos chinos sobre normas laborales destinadas a abordar tales preocupaciones, incluso en relación con la ratificación de convenciones relacionadas respaldadas por las Naciones Unidas, según funcionarios de la UE, que pidieron no ser identificados debido a los continuos preparativos.

"No es un hecho que el Parlamento de la UE dará su consentimiento", dijo Reinhard Buetikofer , un miembro verde alemán de la asamblea, a Bloomberg Television el martes. "Le daremos un escrutinio riguroso".

La administración entrante de Estados Unidos también ha manifestado reservas, al menos sobre el momento del acuerdo. Jake Sullivan, asesor de seguridad nacional del presidente electo Joe Biden, instó el 22 de diciembre a "consultas tempranas con nuestros socios europeos sobre nuestras preocupaciones comunes sobre las prácticas económicas de China".

Los acontecimientos destacan las corrientes cruzadas globales después de que Trump sacudió el sistema de posguerra durante los últimos cuatro años al marginar a la Organización Mundial del Comercio, iniciar una guerra arancelaria contra China y golpear o amenazar a los aliados de Estados Unidos en Europa con controvertidos aranceles de importación.

Cuando la administración Trump en enero de 2020 llegó a un acuerdo comercial de primera fase con China que alivió su lucha económicamente perjudicial, la UE criticó el acuerdo como un "resultado comercial administrado" que podría violar las reglas de la OMC y merecer un desafío legal.