UE fija plazo de 90 días para que EU la exima de aranceles al acero y aluminio
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

UE fija plazo de 90 días para que EU la exima de aranceles al acero y aluminio

COMPARTIR

···
menu-trigger

UE fija plazo de 90 días para que EU la exima de aranceles al acero y aluminio

bulletLas 28 naciones agrupadas en la Unión reclama las mismas condiciones de exención que el presidente Trump otorgó para México y Canadá.

bulletEl grupo comparte las preocupaciones de EU sobre el exceso de capacidad en el sector siderúrgico, pero no creen que los aranceles sean la solución.

Reuters
09/03/2018
Actualización 09/03/2018 - 9:39
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

BRUSELAS.- La Unión Europea espera ser excluida de los aranceles sobre el acero y el aluminio de Estados Unidos, pero recurrirá a la Organización Mundial del Comercio para imponer sus propias medidas si Washington sigue adelante, informó este viernes la comisaria de Comercio de la UE, Cecilia Malmstrom.

Ayer jueves el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, estableció aranceles de 25 y 10 por ciento a la importación de acero y aluminio, pero eximió a Canadá y México y ofreció la posibilidad de excluir a otros aliados, dando marcha atrás desde una postura previa "sin excepciones".

La comisaria Malmstrom, quien coordina la política para el mayor bloque comercial del mundo, dijo que compartía las preocupaciones de Estados Unidos sobre el exceso de capacidad en el sector siderúrgico pero que no creía en que los aranceles fueran una forma de resolver el problema.

"Europa no es desde luego una amenaza para la seguridad interna de Estados Unidos, por lo que esperamos ser excluidos", dijo Malmstrom a periodistas antes de hablar en una conferencia en Bruselas.

Al ser consultada en la conferencia si estaba preparada para reaccionar si la UE de 28 países era incluida en los aranceles de Estados Unidos, Malmstrom dijo que estaba dispuesta a ir a la OMC, el árbitro internacional del comercio, para imponer las propias salvaguardas del bloque en un plazo de 90 días.

"Hemos sido muy claros respecto a que (la decisión de Estados Unidos) no cumple con la OMC, por lo que acudiremos a la OMC, posiblemente con otros amigos. Tendremos que proteger nuestra industria con medidas de reequilibrio, salvaguardas", dijo.

Asociaciones de la industria europea pidieron a Malmstrom que respondiera si la UE era sometida a los aranceles, diciendo que afectarían duramente al sector del acero y el aluminio.

"La pérdida de exportaciones a EU, junto con un esperado aumento masivo de importaciones en la UE, podría costar decenas de miles de empleos en la industria siderúrgica de la UE y sectores relacionados", dijo Axel Eggert, director de la asociación siderúrgica Eurofer.

Otros países buscan quedar también exentos de estos aranceles, y los productores chinos exigen al su gobierno que tome represalias por la decisión de Donald Trump, quien cree que el ingreso de productor chinos a bajo costo son "un asalto para nuestro país".

Trump dijo que los "verdaderos amigos" de Estados Unidos podrían eximirse de las medidas, como concedió a Canadá y México, socios en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Japón y Bruselas rechazaron cualquier sugerencia de que sus envíos amenacen la seguridad estadounidense, argumento de Trump para la medida, pese a las advertencias en el propio Estados Unidos de que podrían llevar a una guerra comercial en el mundo.

Por su parte, los industriales de China instaron a las autoridades a que tomen represalias contra el carbón estadounidense, sector clave para la base política del presidente republicano y el centro de su promesa de restaurar los empleos y las industrias de Estados Unidos.

La tensión entre Pekín y Washington se agravó desde que Trump llegó a la Casa Blanca. China representa una pequeña fracción de las importaciones siderúrgicas estadounidenses pero su gran expansión industrial ha acentuado un exceso global de oferta de acero que generó una baja en los precios.

Brasil anunció que buscará una exención pero advirtió que podría tomar medidas más enérgicas para proteger su industria si fracasan las gestiones. Argentina hizo declaraciones en la misma línea, mientras que Corea del Sur dijo que buscaría eximirse.

La asociación acerera de Japón, el principal aliado económico y militar de Estados Unidos en Asia, manifestó su preocupación por las medidas. El secretario jefe del Gabinete, Yoshihide Suga, dijo que los envíos de acero y aluminio de su país contribuyen en gran medida al empleo e industria de Estados.