Trump tiene un 'as' bajo la manga para las elecciones presidenciales: los aranceles a China
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Trump tiene un 'as' bajo la manga para las elecciones presidenciales: los aranceles a China

COMPARTIR

···
menu-trigger

Trump tiene un 'as' bajo la manga para las elecciones presidenciales: los aranceles a China

bulletDe acuerdo con personas que conocen del asunto, el Gobierno de EU planea que los gravámenes a la nación asiática no puedan ser reducidos hasta noviembre próximo.

Bloomberg / Jenny Leonard, Saleha Mohsin y Shawn Donnan
14/01/2020
Actualización 14/01/2020 - 15:00
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Los aranceles existentes sobre miles de millones de dólares de productos chinos que ingresan a Estados Unidos se mantendrán hasta después de las elecciones presidenciales en ese país, dijeron personas con conocimiento del asunto.

Cualquier medida para reducirlos dependerá del cumplimiento de Beijing de las condiciones del acuerdo comercial fase uno con EU.

Las dos partes tienen un entendimiento de que, a más tardar 10 meses después de la firma del acuerdo en la Casa Blanca el próximo miércoles, EU revisará el progreso del mismo y posiblemente considerará recortes adicionales en los aranceles que afectan a 360 mil millones de dólares de importaciones procedentes de China, dijeron las personas, quienes pidieron no ser identificadas.

El periodo de revisión, que se prevé no esté especificado en el texto del acuerdo, le daría a la administración de Donald Trump tiempo para verificar la adherencia del gigante asiático a los términos del pacto.

Las autoridades han dicho que publicarán el texto del acuerdo de 86 páginas cuando este sea firmado y negaron que haya un plan para recortar aún más los aranceles.

"El único componente no público del acuerdo es un anexo confidencial con montos de compra detallados, que se ha descrito anteriormente", dijo el Representante de Comercio de EU, Robert Lighthizer, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, en una respuesta conjunta por correo electrónico a las preguntas.

"No existen otros acuerdos orales o escritos entre EU y China sobre estos asuntos, y no hay acuerdo para una futura reducción de aranceles", remarcaron.

La noticia eliminó las ganancias en las acciones estadounidenses, donde los principales puntos de referencia habían alcanzado nuevos récords. Los rendimientos del Tesoro cayeron y el dólar cayó frente al yen.

EU acordó no seguir adelante con un nuevo paquete de aranceles en diciembre pasado y reducir los gravámenes vigentes sobre alrededor de 120 mil millones de dólares de productos chino como parte del entendimiento. No obstante, el destino de los aranceles restantes no ha sido claro, y los economistas dicen que es probable que sigan siendo un lastre para ambas economías.

La intriga que rodea el acuerdo es alta porque la Casa Blanca ha hecho todo lo posible para evitar el escrutinio público de los términos antes de su promulgación. Al personal del Congreso se le pidió que leyera el acuerdo en instalaciones seguras en el Capitolio y no se les proporcionaron copias, y durante más de un mes los funcionarios de EU han dicho que todavía estaban trabajando en traducir los términos al chino.

El cronograma permitiría al presidente Donald Trump mantener los aranceles existentes hasta que los votantes decidan si debería obtener un segundo mandato, evitando un problema que podría ser aprovechado por sus principales partidarios. Trump ha reclamado los gravámenes sobre China como uno de sus mayores logros económicos, etiquetándose a sí mismo como "el hombre arancel".

El alivio de los aranceles también es un tema delicado para los mercados financieros, que se han visto afectados con cualquier 'giro' en la disputa comercial de dos años que ha generado incertidumbre sobre las perspectivas de la economía global.

Después de que el acuerdo fase uno entre en vigencia, EU mantendrá aranceles de 25 por ciento sobre las importaciones chinas con un valor de 250 mil millones de dólares y un gravamen de 7.5 por ciento sobre bienes que valen 120 mil millones de dólares. China no se comprometió a reducciones arancelarias específicas en virtud del acuerdo, sino que prometió eximir a ciertos productos estadounidenses de sus aranceles para cumplir con los objetivos de compra establecidos en el acuerdo.

La nación asiática también se ha comprometido a aumentar las compras de productos agrícolas estadounidenses, como la soja y la carne de cerdo, y a asumir nuevos compromisos sobre propiedad intelectual, transferencia forzada de tecnología y moneda.