Economía

Elección sindical en Pemex fue irregular, indican trabajadores

Urnas inseguras y la toma de sedes por grupos porriles son algunas incidencias registradas en la elección del líder sindical de la sección 44.

A pesar de que se prometieron elecciones "democráticas", los allegados de Romero Deschamps, de nueva cuenta tomaron el control de las secciones del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) que operan en Tabasco y Veracruz, señalaron trabajadores de Pemex.

La inscripción de "planillas únicas", procesos que duraron sólo uno o tres días, la intimidación a la base trabajadora, la toma de las sedes estatales por grupos de "porros" y el voto en urnas que carecían de seguridad, fueron algunas de las irregularidades denunciadas a El Financiero en las secciones 44, 48 y 14, 50, 29 y 26 en Tabasco.

"Rechazamos el modo tan perverso, caciquil y doloso con el que el comité ejecutivo nacional y local, condujeron el proceso de elección para elegir al líder sindical de la sección 44. Reprobamos y desconocemos el proceso debido a lo sucio del mismo y les decimos que acudiremos a las instancias legales correspondientes", señaló Julio César López, aspirante de la sección 44 en Villahermosa.

En tanto, en Veracruz, las planillas oficiales volvieron a quedar al frente de las diferentes secciones del STPRM.

En la sección 10 de Minatitlán, Francisco Javier Ibarra, integrante de la anterior administración y cercano al líder, Jorge Wade, ganó la elección.

En la sección 26 de Las Choapas, Carlos Jiménez fue reelegido con mil 983 votos; en la 30 de Poza Rica, sólo hubo un registro y por lo tanto, ganador: Juan José Soni.

Julio César Maranto, del grupo Movimiento Regeneración Nacional Obrero Sindical (Morenos), se propuso como aspirante de la sección 30, pero su registro no llegó a tiempo.

"Confiamos en que nuestro presidente electo, López Obrador, atenderá este asunto", dijo Maranto en entrevista.

En la sección 31 de Coatzacoalcos, Luis Castro, aspirante a dirigirla, denunció que no se le aceptó el registro tras varios días de espera; mientras que a la planilla verde, es decir la oficialista, le tomó sólo una hora.