Tasa Tobin de UE plantea riesgos de fuga de capitales
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Tasa Tobin de UE plantea riesgos de fuga de capitales

COMPARTIR

···
Economía

Tasa Tobin de UE plantea riesgos de fuga de capitales

05/02/2013
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

 
Bloomberg
 
Transcurrido medio siglo desde que una tasa estadounidense sobre las compras de bonos generó un mercado de Eurobonos que mueve 3.7 billones de dólares anuales, el proyecto europeo de imponer un gravamen a las transacciones financieras corre el riesgo de desencadenar una fuga similar.
 
Sin tener en cuenta las objeciones planteadas por países entre los que figuran el Reino Unido y Luxemburgo, los ministros de Finanzas de la Unión Europea acordaron el 22 de enero que los Estados miembros interesados podrían diseñar un impuesto de base amplia que cubriría las operaciones en acciones, bonos, instrumentos derivados y otros títulos y valores. La UE estima que la propuesta permitiría a Francia, Alemania y otros 9 países recaudar hasta 47,000 millones de dólares anuales.
 
“Lo que sucederá es lo que siempre ha sucedido”, dijo Jim Kean, fundador de la firma consultora en inversiones Bayesic Asset Management Ltd. de Londres, que comenzó como operador de bonos en 1986, un año antes de que la desregulación “Big Bang” del Reino Unido implementada por Margaret Thatcher diera lugar a los mercados financieros liberalizados. “Si es posible negociar sin costos sobre las transacciones, se hará. Habrá un mercado en Singapur o en otra parte”.
 
A los planes de Europa se los ha apodado tasa Tobin por el economista estadounidense James Tobin, quien en 1972 sugirió establecer una reducción en las operaciones cambiarias para limitar la especulación con divisas. La historia está sembrada de intentos gubernamentales por obtener ingresos de las transacciones financieras, de los cuales no todos fueron exitosos y la mayoría tuvo consecuencias no previstas.
 
El mercado de Eurobonos, que es en la actualidad el foro más grande para las transacciones corporativas de renta fija, nació cuando el presidente John F. Kennedy impuso el llamado impuesto de nivelación del interés en 1963 para que invertir en títulos extranjeros resultara menos atractivo para los inversionistas estadounidenses y para aliviar el déficit de la balanza de pagos.
 
Primera oferta
 
La italiana Autostrade per l’Italia SpA emitió el primer Eurobono en julio de 1963, una emisión por 15 millones de dólares manejada por S.G. Warburg, según 'The Eurobond Diaries', una historia del mercado publicada en 1994. La medida estadounidense trasladó las operaciones de bonos a Londres, donde surgió un mercado no regulado. Los llamados dentistas belgas, un código para designar a los empresarios ricos cuyos clientes pagaban en efectivo, compraban deuda corporativa y tomaban el “tren de los cupones” a Luxemburgo para cobrar el interés, según el agente de bonos Bill Blain de Mint Partners Ltd., que se incorporó a Morgan Stanley en 1985.
 
“Todo fue movido por el impuesto”, dijo. “¿Quién habría pensado que Europa sería tan estúpida como para hacer esto ahora?”
 
En contraste con la propuesta de Tobin, el “principio básico” que impulsa el plan de la UE es generar ingresos, según Andreas Johnson, economista de SEB AB con sede en Estocolmo.
 
La experiencia de Suecia con el gravamen sobre las transacciones financieras aplicado desde 1984 hasta 1991 –primero sobre los títulos y luego sobre los bonos– demostró que es difícil lograr que el dinero quede en el país.
 
“Sencillamente, las transacciones se fueron al exterior”, dijo Johnson. “Los ingresos fiscales fueron mucho más bajos de lo esperado”.