Economía

Los tacos al pastor y bistec no faltarán en tu plato durante la cuarentena por coronavirus

La Confederación Nacional de Organizaciones Ganaderas aseguró que existen los recursos y la logística para que la industria de la carne en el país se mantenga a flote.

Oswaldo Cházaro Montalvo, presidente de la Confederación Nacional de Organizaciones Ganaderas (CNOG), señaló que la industria de la carne en México cuenta con los recursos suficientes y con la coordinación logística necesaria para mantener el abasto de productos cárnicos durante la amenaza del coronavirus.

Casi 7 millones de familias en México dependen económicamente de la industria de la carne, y a su vez las empresas afiliadas a la CNOG abastecen la mayor parte de la carne que demandan los 126 millones de mexicanos que residen en el país.

Cházaro Montalvo apuntó que es necesario hacer un llamado a la población para realizar compras responsables, sin acaparar productos.

"Estas conductas pueden afectar negativamente a las personas que tienen necesidades urgentes o recursos limitados", dijo.

Al comprar alimentos cárnicos, el presidente de la CNOG recomendó que el consumidor deberá asegurarse de mantener refrigerados estos productos, sobre todo si se harán compras adelantadas para no salir de casa.

"La carne se debe mantener en refrigeración o congelación, es recomendable seguir las indicaciones de las etiquetas para su correcto manejo. Es muy importante que los productos que se compren cuenten preferentemente con el sello TIF que garantiza sanidad e inocuidad", añadió.

El especialista en productos cárnicos agregó que el consumo de proteína cárnica es esencial en una dieta mixta y equilibrada, ya que la carne que los mexicanos consumen en un taco al pastor, de bistec, de suadero o de costilla contiene nueve aminoácidos esenciales y son una fuente de vitamina B12 y minerales como hierro, zinc y selenio, componentes que contribuyen a mantener un sistema inmunológico fuerte y sano.

"Las empresas y organizaciones de la cadena de valor de la carne mantendremos contacto permanente con las autoridades federales y estatales, para implementar las medidas pertinentes que permitan el buen funcionamiento del sector en beneficio de toda la población mexicana", señaló.

Para el cierre del 2019, el sector de la carne en México produjo más de 22 millones de toneladas de bienes como carne de bovino, porcino, ave, miel y litros de leche, siendo esta cifra casi 3 por ciento superior a lo observado en 2018.

Tampoco te faltarán frijoles refritos y molletes

La contingencia sanitaria del COVID-19 ha generado incertidumbre entre productores, consumidores y comerciantes, lo que ha provocado compras de pánico y acaparamiento de ciertos productos, como el frijol, informó la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Al respecto, Luis Manuel Serrano Covarrubias, investigador de la Universidad Autónoma de Chapingo (UACH), afirmó que el abasto de frijol en el país está garantizado, por el lado de la producción, aunque habrá que estar atento con el comportamiento de los intermediarios.

"Hay que vigilar el comportamiento de los comercializadores en las centrales de abasto, porque desabasto no hay; hay especulación y eso lo hacen allá. El agricultor es la persona más honesta, él tiene producto, lo oferta y lo vende. Allá es donde los acumulan y hacen esos enjuagues", dijo.

El especialista afirmó que, desafortunadamente, los productores de frijol en México no le pueden dar mucho valor agregado al producto, por lo que dependen de las comercializadoras.

"El productor vende su frijol a un acopiador pequeño que, a su vez, lo comercializa con un concentrador mayor, éste lo manda a Guadalajara, Monterrey o Ciudad de México. Hasta este momento, el producto ya ha pasado por 'dos manos', luego de ahí se distribuye el de mejor calidad a tiendas departamentales como Soriana, Chedraui, Walmart, City Market o Sams; y lo de menor calidad se va a los tianguis o a comedores grandes", indicó el investigador.

En México, ningún productor tiene un proceso completo para darle valor agregado a su cosecha de frijol, ya que disponer de diez o 20 hectáreas (Ha) representa que no cuentan con los recursos suficientes para comprar maquinaria.

Ernesto Perea, especialista del portal Imagen Agropecuaria, detalló que Zacatecas es el principal productor de esta leguminosa en el país, ya que tradicionalmente siembran alrededor de 700 mil hectáreas, unque el año pasado, por falta de lluvias, en el ciclo primavera-verano, sembraron 650 mil Ha, por lo que se obtuvo una producción muy pobre. "La cosecha no rebasó 400 kilos por Ha, un año atípico porque en condiciones normales se logran 700 kilos", dijo.

Aunque en el consumo per cápita el frijol ha pasado de 12 kilos a nueve kilos al año en las últimas tres décadas, los consumidores mexicanos están buscando granos o alimentos que puedan conservar por más tiempo, sobre todo ante la incertidumbre generada por la contingencia sanitaria del COVID-19, agregó Perea.

A su vez, Víctor Villalobos Arámbula, secretario de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), puntualizó en una entrevista previa que uno de los motivos por los que el consumo per cápita de frijol en México ha disminuido en los últimos años es porque hay productos como las sopas instantáneas que han sustituido el laborioso proceso que conlleva cocinar una olla de frijoles.

De acuerdo con información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el frijol registró un incremento de precio de 15.3 por ciento a tasa anual durante la primera quincena de marzo, lo que representó su mayor nivel desde julio de 2017.

En contraste, el frijol procesado solo presentó un incremento de 2.9 por ciento anual, mientras que las sopas instantáneas hicieron lo propio en 4.5 por ciento.