Economía

Superávit en la cuenta corriente demuestra contracción en la inversión: BofA

La institución financiera considera que que la razón principal es que el país tiene pocas oportunidades para los inversionistas.

México ha registrado un superávit en la cuenta corriente en tres de los últimos cuatro trimestres, por lo que Bank of America (BofA) considera que esto es reflejo de una contracción en la inversión y es probable que se mantenga esta tendencia con volatilidad en los siguientes trimestres.

De acuerdo con la institución, el 1.4 por ciento del superávit como porcentaje del PIB en el 1T 2020 es el más grande registrado en épocas recientes, aunque parte de eso podría deberse al ajuste estacional, además de que consideran que la razón principal es que el país tiene pocas oportunidades de inversión y, por lo tanto, se está desinvirtiendo.

"Hay muchos factores determinantes de las cuentas corrientes, pero es útil considerarlo como la diferencia entre el ahorro de un país y su inversión. Un país con buenas oportunidades de inversión puede generar un buen superávit en cuenta corriente si el país tiene tantos ahorros que está financiando sus oportunidades de inversión e incluso invirtiendo en el extranjero", expuso BofA.

"Del mismo modo, un país con pocas oportunidades de inversión puede generar un superávit de cuenta corriente que es malo si los locales deciden usar sus ahorros para invertir en mejores oportunidades en el extranjero", agregó.

Es por esto que el banco considera que el superávit en cuenta corriente en México no es el resultado de un mayor ahorro que financia una mayor inversión nacional y del extranjero (la razón correcta para tener un excedente de a cuenta corriente), sin embargo, es el resultado de menos oportunidades de inversión y la reducción del consumo (en particular, por la austeridad del gobierno), por lo que esta es una razón equivocada para tener un excedente en la cuenta corriente.

"La inversión en México se ha reducido drásticamente desde la cancelación del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México en octubre de 2018 y después, las políticas económicas que no han incentivado la inversión (como cambiar las reglas del juego en el sector energético o reducir la capacidad del sector público al recortar el presupuesto y los salarios)", subrayaron.