Economía

Sube la tensión entre aliados árabes de la OPEP, que 'deja en el aire' extender recorte a la producción

Los Emiratos Árabes Unidos afirman que están a favor de no subir la producción en enero próximo, pero están tratando de imponer condiciones imposibles de cumplir, según delegados.

Las conversaciones de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados (OPEP+) se retrasaron dos días para dar a los ministros más tiempo para llegar a un acuerdo, luego de que una reunión larga y tensa sobre la producción de petróleo fracasara sin un pacto.

La medida, establecida en una carta vista por Bloomberg, fue la señal más dramática hasta ahora de la profunda división dentro del grupo después de que horas de conversaciones el lunes no arrojaran resultado.

Los precios del petróleo, que se han recuperado gracias a las esperanzas de las vacunas contra el COVID-19, así como a las expectativas de que la OPEP mantendrá sus actuales restricciones de producción, cayeron con la noticia.

A las 8:00 horas, tiempo del Centro de México, la mezcla WTI retrocede 0.68 por ciento, a los 45.03 dólares, mientras que la mezcla Brent cae 0.44 por ciento, a los 47.67 dólares.

Los ministros de la organización se reunieron el lunes y tenían programado hablar con sus socios fuera de la OPEP este martes. En un momento dado, parecía haber un consenso entre los ministros ayer, pero la reunión se volvió inusualmente tensa. El ministro de energía de Arabia Saudita, en lo que pareció ser un gesto de frustración, dijo a otros que podría renunciar como copresidente de un panel clave de la OPEP +.

Lo que está en juego es la credibilidad del grupo cuyas acciones han apuntalado al mercado desde la espectacular caída del petróleo a principios de este año. En el período previo a la reunión, surgieron nuevas grietas en la relación entre los Emiratos Árabes Unidos, una parte central del grupo, y otros miembros. La estrategia nacional a largo plazo de EAU para aumentar la producción está chocando con las restricciones actuales.

"El mercado está subestimando un poco lo serio que es esto: este es uno de los mayores aliados de Arabia Saudita", dijo a Bloomberg Television Amrita Sen, cofundadora de la consultora Energy Aspects. No predice un resultado complicado esta semana, pero ve que las tensiones persistirán hasta el próximo año. "A pesar de las disputas, superarán esta".

Se espera que las conversaciones informales continúen por teléfono antes de la reunión de la OPEP + el próximo jueves. Los ministros están discutiendo si aumentar la producción en enero según lo planeado o mantener los recortes del nivel actual durante otros tres meses.

Te puede interesar: AIE recorta pronósticos de demanda de petróleo ante las restricciones por el COVID-19

Algunos miembros piensan que el mercado aún es demasiado frágil para aceptar más barriles, mientras que otros quieren aprovechar al máximo los precios en aumento para aumentar la producción y aumentar los ingresos.

Los Emiratos Árabes Unidos no se oponen abiertamente a una extensión de los recortes de producción actuales, pero están bloqueando efectivamente un acuerdo al tratar de imponer condiciones a una renovación que son casi imposibles de cumplir, según los delegados. La nación está pidiendo a quienes hayan violado previamente sus cuotas que se comprometan a cumplir plenamente antes de llegar a un acuerdo.

En otra señal de la creciente tensión, se le ofreció a los Emiratos Árabes Unidos el puesto de copresidente del comité de seguimiento de la OPEP + al que los saudíes pueden renunciar, pero lo rechazaron, según una persona familiarizada con la situación.

"Tendrán que hacerse algunas concesiones a los EAU y a otros productores que estén preocupados por esta carga de cumplimiento", dijo a Bloomberg Television Bob McNally, presidente de Rapidan Energy Advisors. Eso podría significar una breve extensión y luego un aumento gradual en la producción, un cambio en los límites de producción o un mecanismo de cumplimiento más fuerte.

Fue a principios de este año cuando surgieron las fricciones entre EAU y los saudíes, socios tradicionalmente incondicionales. Abu Dhabi estaba impaciente por utilizar su nueva capacidad de producción, mientras que también planeaba lanzar un contrato de referencia petrolera regional que sería ayudado por un gran mercado líquido.

"Necesitan liquidez antes de eso", comentó Sen sobre el llamado contrato de futuros de Murban. "Eso es un gran impulsor".

En el verano, EAU dejó de lado su habitual obediencia a la disciplina del grupo y comenzó a bombear más crudo de lo que permitía su cuota. Los saudíes estaban furiosos y convocaron al ministro de Energía, Suhail Al-Mazrouei, a Riad para una reprimenda pública.

EAU pronto se alineó, pero el resentimiento permaneció. El país piensa que su cuota es injusta y está dispuesto a aprovechar al máximo las inversiones masivas en capacidad de producción. Esas ambiciones se ven frenadas por las reglas de la OPEP.

Te recomendamos: Caída en la producción de crudo de México se prolongará hasta 2021: OPEP

La frustración de los emiratíes estalló hace dos semanas, cuando los funcionarios señalaron en privado que no estaban satisfechos con la cuota que les asignó la organización y que incluso estaban contemplando dejarla a largo plazo.

La reunión de esta semana, y las decisiones sobre la producción, son un seguimiento de los grandes recortes de producción realizados durante la profundidad de la pandemia. La alianza había planeado aliviar algunas de esas restricciones a principios de 2021, en previsión de una recuperación económica mundial.

En las últimas semanas, figuras destacadas de la alianza, como el ministro de Energía de Arabia Saudita, el príncipe Abdulaziz bin Salman, y el viceprimer ministro ruso, Alexander Novak, han manifestado su apoyo al cambio del plan actual porque el mercado aún es frágil.

Si bien un gran avance en las vacunas para hacer frente al nuevo coronavirus impulsó los precios del petróleo a un máximo de ocho meses, un resurgimiento de las infecciones ha desencadenado una nueva ola de bloqueos e infligido un nuevo golpe al consumo de combustible. El grupo y la industria en general han rebajado sus perspectivas para 2021, con un panorama que está marcadamente polarizado entre la recuperación en Asia y el estancamiento en Europa.

La OPEP no es ajena a las reuniones difíciles. La reunión de abril que resultó en el actual acuerdo de producción se prolongó durante varios días mientras México regateaba su contribución, pero eso no es nada comparado con algunas de las reuniones que el cartel celebró en la década de los ochenta, cuando el grupo nuevamente luchaba por recortar la producción. Una ronda de conversaciones en Ginebra duró 17 días en 1986 y fue seguida rápidamente por un maratón de 10 días.