Sindicatos independientes y priistas urgen reunión con AMLO por T-MEC
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Sindicatos independientes y priistas urgen reunión con AMLO por T-MEC

COMPARTIR

···
menu-trigger

Sindicatos independientes y priistas urgen reunión con AMLO por T-MEC

bulletEl gremio sindical solicitó al mandatario mexicano una reunión para abordar el tema de las inspecciones laborales que pretende realizar EU, en el marco del T-MEC.

Zenyazen Flores / Diana Nava
04/12/2019
Actualización 04/12/2019 - 15:36
La UNT y centrales obreras como la CTM, CROM, CROC, CTC y COCEM, celebraron una reunión este miércoles.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La Unión Nacional de Trabajadores (UNT) y centrales obreras afines al PRI, se unen en bloque unitario con el fin de urgir al presidente Andrés Manuel Lopez Obrador a una reunión con los gremios, con la finalidad de abordar el tema de las inspecciones laborales que pretende realizar Estados Unidos, en el marco del T-MEC.

Sindicatos agrupados en la UNT y centrales obreras como la CTM, CROM, CROC, CTC y COCEM, celebraron este miércoles una reunión en el Estado de México, en la que por primera vez se les vio juntos a dirigentes de diversas corrientes sindicales para demostrar que pese a sus diferencias, no se quedarán "cruzados de brazos" frente a la injerencia que pretende tener Estados Unidos en el país.

En la reunión realizada en Tlalnepantla, los sindicatos pidieron que la titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), Luisa María Alcalde, agilice la reunión de las centrales obreras con López Obrador para abordar la agenda laboral que incluye T-MEC, implementación de la reforma laboral y regulación de outsourcing.

"Urge una reunión con el presidente porque siento que él tiene una percepción distinta en cuanto a la voluntad del movimiento obrero con la reforma laboral, como de que hay quienes se oponen y no es así. Todo mundo está de acuerdo que el cambio es irreversible y que hay que apoyar (pero) la secretaria nos dijo que está tramitando la reunión, pero ha tardado mucho", sostuvo Francisco Hernández Juárez, presidente colegiado de la UNT.

El también líder del sindicato de Telmex, señaló que el movimiento obrero no puede quedarse cruzado de brazos viendo cómo Estados Unidos quiere intervenir en la vida laboral de México cuando ese país no ha ratificado los convenios fundamentales de la OIT.

"Si el gobierno siente presiones de Estados Unidos puede ocurrir que admitan una circunstancia como las inspecciones, y si nosotros no presionamos para que vean que no estamos dispuestos a permitir eso, lo van a hacer. De modo que debemos ser capaces de mostrar fuerza o nos van a pasar por encima", advirtió.

Gerardo Cortés, secretario de Bienestar Social de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) y líder del Sindicato de Bimbo, señaló que "solamente la unidad nos permitirá salir adelante, tenemos que prepararnos para cualquier escenario, las empresas deben entender que por muy valioso que sea el capital, necesitan de los trabajadores".

Consideró que una reunión con López Obrador "es muy urgente para que el presidente nos conozca u sepa que habemos muchos sindicatos que trabajamos por la gente, la educación y la salud, se tiene que comprender a la clase trabajadoras, entonces es urgente que el señor presidente nos reciba y sepa qué pensamos y qué hacemos, y que nos diga el rumbo y por ahí caminaremos".

Oscar Moreno, secretario general de la Confederación de Obreros, Campesinos y Empleados de México (COCEM), aseguró que "el sector de los trabajadores organizados no estamos callados, hemos sido institucionales y hemos estados dialogando, pero ante la coyuntura actual sabemos que somos no podremos enfrentar los retos, por eso debemos fortalecer la unidad".

Isaías González, secretario general de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC), subrayó que "los asuntos de los mexicanos los resolvemos los mexicanos, quieren ahora venir a inspeccionar a México, lo rechazamos categóricamente porque la autoridad laboral mexicana sí puede inspeccionar".

Abel Domínguez Azuz, idee de la Confederación de Trabajadores y Campesinos (CTC), dijo que "hemos sido institucionales apoyando los cambios sindicales pero ser institucionales no significa estar pasivos, queremos dejar un mensaje claro para el presidente: en el sector obrero organizado todos caben, todos aquellos que quieran sumar".

El sector empresarial confía en que Jesús Seade, subsecretario para América del Norte, logre llegar a un acuerdo con los negociadores estadounidenses en cuanto a las propuestas que el país vecino ha demandado a México para ratificar el T-MEC, y así el acuerdo logre ser ratificado antes de que concluya el año.

“Dejemos que el subsecretario Seade, que en este momento está en Washington y yo me supongo que en este momento físicamente está enfrente de los negociadores, (realice las negociaciones), dijo este miércoles Carlos Salazar Lomelín, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

"Me parece que es muy importante darle el espacio y sobre todo el apoyo (para) que el negocie en el interés de México, el interés empresarial y evidentemente del sector obrero”, aseguró el líder empresarial.

El martes, Moisés Kalach, coordinador de la estrategia bilateral México-Estados Unidos del CCE, reconoció que es difícil el acuerdo sea ratificado en lo que resta del año, por lo que lo más probable es que este proceso se dé en enero próximo.

Salazar Lomelín, aseguró que, si bien es más probable que el T-MEC sea ratificado en el primer mes del año próximo, aún existe una “pequeña ventana” para que el acuerdo sea aprobado por las cámaras estadounidenses en este 2019, pues éstas ampliaron su periodo de trabajo del 12 al 20 de diciembre.

De llegar a un acuerdo en los próximos días, a finales de esta semana deberían de ser redactados los nuevos textos para que estos sean turnados a los legisladores y se prosiga a su votación.

“Esperamos que las negociaciones del subsecretario Seade durante estos días sean muy exitosas. Si así lo fueran, creemos que tenemos una pequeña ventana de que el T-MEC pase durante estos días”, aseguró.

Los demócratas de EU han puesto sobre la mesa cambios en temas laborales -en donde exigen que inspectores de su país supervisen al sector empresarial mexicano-, farmacéuticos y en cuanto a resolución de controversias. El presidente del CCE se negó a decir cuáles son los temas en los que México está dispuesto a negociar.

“Les voy a suplicar no entrar en el detalle de qué es lo que nos preocupa, lo tenemos clarísimo nosotros, pero no quiero que haya una interpretación adicional a algo que está sobre la mesa en este momento negociándose, y que un comentario inadecuado de mi parte pueda ser un elemento de disminución en la capacidad del margen que puede tener nuestro subsecretario en la negociación”, comentó.

No obstante, dijo, el sector empresarial mexicano no está dispuesto a ceder a las demandas laborales de Estados Unidos: “No necesitamos que lo venga a defender el sector obrero norteamericano. Nosotros tenemos nuestras propias instituciones en México para lo mismo y que el sector empresarial ha apoyado una reforma laboral enormemente importante y enormemente avanzada”.

Sin entrar en detalles, explicó que son entre cuatro y cinco temas los que Seade actualmente negocia con los legisladores estadounidenses.

Por otra parte, Salazar Lomelín pidió a los legisladores no criminalizar el ‘outsourcing’, esto después de que ayer martes estuvo a punto de ser aprobada una iniciativa del morenista Napoleón Gómez Urrutia que busca marcar como ilegal este esquema de contratación.