Economía

Sector agroalimentario, el único que se mantuvo en pie durante 'tormenta' pandémica

El campo mexicano nunca se detuvo, pues la industria fue considerada esencial.

La pandemia del COVID-19 azotó la actividad económica del país en 2020. A pesar de ello, el sector primario de la economía (agricultura, cría y explotación de animales, aprovechamiento forestal, pesca y caza) fue el único que se mantuvo en pie, ya que entre enero y septiembre creció 0.8 por ciento a tasa anual, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Esta cifra, aunque pequeña, fue superior a las contracciones que se observaron en la industria (-12.2 por ciento) y servicios (-8.6 por ciento).

Lo bueno


La industria alimentaria fue catalogada como esencial por las autoridades mexicanas durante la contingencia sanitaria, por lo que el campo mexicano no se detuvo.

Según estimaciones de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) se espera que al cierre del año haya un superávit en la balanza comercial agropecuaria superior a los 10 mil millones de dólares, lo que significa que México exporta al mundo más alimentos de los que compra.

En este sentido, Víctor Villalobos Arámbula, secretario de la Sader, resaltó que el reconocido status sanitario del sector agroalimentario mexicano le ha abierto las puertas de 182 naciones, aunque durante 2020, se lograron firmar importantes acuerdos en Asia, lo que potenciará y fortalecerá el mercador exportador nacional.

Durante mayo de 2019 concluyeron las acciones de seguimiento para abrir el mercado chino a la exportación de plátano mexicano, mientras que en octubre de 2020 se firmó un protocolo sanitario para la exportación de sorgo de México a China.


A su vez, en junio de 2020, se lograron enviar ocho cargamentos con más de 125 toneladas de diferentes variedades de uva de mesa a Corea del Sur, provenientes principalmente del estado de Sonora.

Lo malo

A pesar de ello, Bosco de la Vega, presidente del Consejo Nacional Agropecuario (CNA) declaró que lamenta que el presupuesto para la Sader haya disminuido 50 por ciento en los últimos 15 años, lo que demuestra que el sector agroalimentario no es prioritario.

Puntualizó que en 2005, la Sader tenía un presupuesto, en términos reales, de 48 mil 396 millones de pesos, mientras que en 2020, la dependencia tuvo que 'arreglárselas' con 24 mil 307 millones de pesos.

El representante del sector apuntó que la participación de la Sader en el gasto neto del país es marginal, y su tendencia a la baja continúa agudizándose.

Lo feo

"El 80 por ciento del trabajo del CNA es dedicado a contener daños, ya que en vez de pensar en cómo mejorar la productividad del sector o atraer nuevas inversiones, tenemos que dedicar la mayor parte de nuestro tiempo en contener daños", reclamó Bosco de la Vega.

Entre los 'golpes' más fuertes que se han recibido se encuentran la prohibición de importación del glifosato, retrasos importantes en devoluciones de IVA, la aplicación de la NOM-051 respecto a los etiquetados de alimentos, la prohibición a menores de edad el consumo de alimentos altos en calorías y la intención de imponer impuestos al agua.

Acusó que en el actual Gobierno hay miembros del gabinete y de las dependencias de la Sadery de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) con 'fuertes cargas ideológicas' que tienen como objetivo desmantelar la agricultura comercial.

Comercio exterior impulsa recuperación de la economía; inversión se desploma

El segundo año de Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador fue atípico, ya que la pandemia global debilitó la actividad de todos los sectores de la economía.

Las medidas de confinamiento y sus consecuencias provocaron que el promedio del Producto Interno Bruto (PIB) de los primeros 21 meses de Gobierno de López Obrador arrojaran un retroceso de 4.3 por ciento, lo que significó el arranque sexenal más bajo de las últimas seis administraciones presidenciales.

Al respecto, Jorge Sánchez, director de Investigación Aplicada de la Fundación de Estudios Financieros (Fundef), señaló que no se puede comparar el arranque sexenal de López Obrador con el de anteriores administraciones, ya que México sufrió la mayor pandemia de salud en 100 años y no es culpa de este Gobierno; sin embargo la meta de crecer 4 por ciento durante el sexenio ya se ve imposible de alcanzar.

Lo bueno

La contracción económica afectó de diferentes formas a los sectores productivos del país, por una parte, el comercio exterior vivió sus momentos más duros entre abril y mayo, ya que las exportaciones presentaron caídas históricas de 39 y 23 por ciento a tasa mensual, respectivamente, mientras que las importaciones cayeron 24.4 por ciento y 18.4 por ciento, en cada caso.

Sin embargo, la recuperación del comercio exterior fue en forma de 'V', ya que con las reaperturas de actividades esenciales se logró que las ventas y, en menor medida, las compras de mercancías, retomen los niveles prepandemia, sobre todo al mercado de Estados Unidos, principal socio comercial del país.

Tan solo en octubre, las exportaciones mexicanas registraron su mayor nivel en la historia, con 41 mil 945 millones de dólares.

Para Ricardo Aguilar, analista económico de Invex, los flujos de comercio exterior son cruciales para la recuperación económica de México, pues la demanda interna ha mostrado cierta debilidad.

"En caso de un freno en la actividad global, ya sea por la insuficiencia de estímulos o por la demora de una vacuna contra el COVID-19, el PIB de México sería de los más afectados", dijo.

Lo malo

La Inversión Extranjera Directa (IED) fue de los indicadores más afectados durante el año, ya que al cierre de septiembre se registró un descenso anual de 9.9 por ciento, su mayor caída desde 2014.

Al mismo tiempo, los niveles de inversión pública acumularon 19 meses de contracciones a tasa anual, destacando que, a partir de febrero, las caídas han sido de doble dígito.

"El discurso polarizante del Gobierno ha ocasionado incertidumbre para la inversión y creación de empleos formales. Será en el 2021 cuando se verá el impacto de lo que se hizo y se dejó de hacer este 2020. Puede ser un sexenio perdido en cuanto a crecimiento si no se respetan los derechos de propiedad y no se incentiva a las empresas a invertir", indicó Jorge Sánchez.

Lo feo

A pesar de que la Secretaría de Economía brindó más de 1 millón de microcréditos para apoyar a los pequeños negocios afectados por la pandemia, el especialista del Fundef consideró que el apoyo gubernamental a las Pymes ha sido insuficiente.

"Faltan incentivos para ayudarlas a sobrevivir, México es de los países que menos estímulos fiscales han dado durante la pandemia", puntualizó.

Te podría interesar