Aceptan negociar con CFE contratos de gasoductos
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Aceptan negociar con CFE contratos de gasoductos

COMPARTIR

···
menu-trigger

Aceptan negociar con CFE contratos de gasoductos

bulletCFE demanda que se le reembolsen casi 3 mil millones de dólares a las empresas constructoras y operadoras de cinco de los siete gasoductos.

Diana Nava Mariana León
02/07/2019
Actualización 03/07/2019 - 4:50
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) demanda que se le reembolsen casi 3 mil millones de dólares a las empresas constructoras y operadoras de cinco de los siete gasoductos por los que actualmente enfrenta un proceso de arbitraje internacional.

Según información proporcionada por la empresa, la CFE pide casi 403 millones de dólares a Carso Energy por el gasoducto Samalayuca-Sásabe; 899 millones a IEnova y TC Energy por el gasoducto marino Sur de Texas-Tuxpan, cuya construcción recién fue concluida el 11 de junio pasado.

También demanda a IEnova 842 millones de dólares por el gasoducto Guaymas-El Oro; mientras que a TransCanada y Fermaca pide un reembolso de 848 milllones por el tramo del gasoducto Tula-Villa de Reyes-Aguascalientes.

El propósito del gobierno es renegociar contratos; buscar contratos equitativos".
Manuel Bartlett, director de la CFE.

En conferencia de prensa, Bartlett explicó que durante el sexenio pasado las compañías reclamaron sin otorgar el servicio de transportación de gas natural a la CFE.

“Cuando nosotros llegamos a hacernos cargo de la empresa se había pagado ya 600 millones de dólares sin haber recibido una molécula de gas”, dijo.

Dentro de las negociaciones, CFE busca modificar principalmente las cláusulas que se refieren a cargo fijo, a los eventos de fuerza mayor y “a los efectos que tendrían la aplicación de estas categorías sobre el resto del contrato, es ahí donde está el núcleo del problema porque afecta directamente a las finanzas de la compañía y tendría efectos también con la tarifa”, explicó Rafael Serrano, de la Unidad de Arbitrajes y Propiedad Intelectual de la CFE.

IEnova, una de las constructoras del ducto marino, reconoció sostener un arbitraje por el gasoducto Guaymas-El Oro, pero que inició durante la administración pasada.

Por su parte, el embajador de Canadá, Pierre Alarie, negó que TC Energy haya iniciado un proceso de arbitraje, como aseguró Bartlett en la conferencia de prensa.

“Yo pienso que la CFE está usando solo parte y no toda la información”, dijo el diplomático.

Previmanete, Bartlett había expresado que “no nos hemos negado a la negociación, hicimos exactamente lo mismo que ellos hicieron antes, esto debe de quedar claro en la opinión pública”.

En este contexto, la CFE informó que ya se reunió con Fermaca; mientras que con TC Energy, IEnova y Grupo Carso acordó reunirse el 4, 5 y 8 de julio, respectivamente.

El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y el Gobierno federal abrieron una mesa de diálogo para revisar los contratos de los gasoductos, indicó este martes el presidente del organismo, Carlos Salazar Lomelín.

El empresario, junto con Antonio del Valle, presidente del Consejo Mexicano de Negocios, se reunieron con el presidente Andrés Manuel López Obrador para tratar el tema.

“Fue una reunión cordial. Concluimos que vamos a privilegiar el diálogo, se va a estar hablando y se va a formar una mesa de conciliación tratando de separarnos del problema legal e intentando llegar a una solución que nos beneficie a todos”, indicó Salazar.

Sin embargo, no aclararon si dichas mesas se llevarán a cabo de forma paralela a la negociación.

La CFE solicitó días atrás la nulidad de ciertas cláusulas de varios contratos de gasoductos a una sociedad entre IEnova -filial de la estadounidense Sempra Energy- y la canadiense TC Energy; a una filial del local Grupo Carso, del magnate Carlos Slim, y a Fermaca, donde el fondo suizo Partners Group tiene la mayoría accionaria.

La medida encendió las alertas sobre si el gobierno de Andrés Manuel López Obrador respetará contratos firmados en anteriores administraciones o si, por el contrario, abrirá varios frentes de batalla con empresas privadas que podrían poner en riesgo inversiones en sectores clave.

López Obrador defendió la semana pasada las solicitudes de arbitraje tras señalar que muchos de los contratos fueron "abusivos" y en condiciones desventajosas para México.

El mandatario acusó a principios del año a siete empresas de haber cobrado sumas millonarias por contratos firmados en gobiernos anteriores por gasoductos que no se habían terminado o no prestan el servicio. Entre ellas incluyó a IEnova, TC Energy y Carso Energy, filial del Grupo Carso.

Entonces, dijo que su Gobierno respetaría los contratos entre las empresas privadas y la CFE, tras anunciar que serían revisados, pero aseguró que las firmas no serían vetadas salvo que se determinara alguna omisión en la construcción de las obras.

 Con información de Axel Sánchez, Daniel Blanco y Mariana León*