En la agenda del SAT del 2020 se decarta una reforma fiscal: Raquel Buenrostro
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

En la agenda del SAT del 2020 se decarta una reforma fiscal: Raquel Buenrostro

COMPARTIR

···
menu-trigger

En la agenda del SAT del 2020 se decarta una reforma fiscal: Raquel Buenrostro

bulletLa próxima titular del órgano dijo que 'no hay la necesidad ni el objetivo de implementar ninguna reforma fiscal'.

Zenyazen Flores
14/01/2020
Actualización 14/01/2020 - 19:37
Raquel Buenrostro, próxima jefa del SAT.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El Servicio de Administración Tributaria (SAT) no ve necesaria una reforma fiscal en 2020, ya que aumentará la recaudación mediante la eficiencia, disminución de la evasión y elusión fiscal, y el combate a la corrupción, dijo Raquel Buenrostro, titular de la dependencia.

La próxima jefa del SAT sostuvo que no habrá nuevos impuestos de ningún tipo, como lo prometió el presidente Andrés Manuel López Obrador, al comparecer esta tarde ante la Tercera Comisión de la Comisión Permanente, con motivo de su ratificación como titular del órgano.

"En este momento, no hay en la agenda del SAT la necesidad ni el objetivo de implementar ninguna reforma fiscal. Antes de pensar en una reforma, tendremos que ser más eficientes en el marco de la legislación actual", afirmó.

Aseguró que antes de una reforma fiscal, lo primero que se debe de hacer es que los ciudadanos estén seguros de que el dinero que pagan no va a parar en los bolsillos de la corrupción, la cuestión que más ha lastimado a México en las últimas décadas.

Indicó que México es el país con menor ingreso fiscal dentro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y uno de los países con peor recaudación en Latinoamérica.

Y refirió que sí se toman en cuenta los impuestos subnacionales, las contribuciones a la seguridad social, el porcentaje de ingresos tributarios como proporción del PIB es solamente del 16 por ciento, mientras que en Chile es del 20 por ciento, en Argentina, Brasil y Uruguay de alrededor del 30 por ciento, y el promedio de los países de la OCDE es del 34 por ciento.

"Es decir, hay suficiente espacio de mejora en la recaudación sin la necesidad de hacer una reforma fiscal en este momento.

El solo hecho de aumentar la recaudación a un porcentaje similar al de Chile, significaría un crecimiento en los ingresos tributarios del 4 por ciento del PIB de México, es decir un 25 por ciento más de lo que se recauda actualmente", expuso.

Además, sostuvo que no será con 'terrorismo fiscal' ni atormentado o presionando al contribuyente de siempre como se aumentará la recaudación, sino a través de 3 líneas que llamará el ABC: A) Aumentar la eficiencia recaudatoria, B) Bajar la evasión y elusión fiscal y C) Combatir la corrupción.

También subrayó que el SAT es una institución que está para atender a la ciudadanía, no para perseguirla, por lo que "no es nuestra intención que el ciudadano de a pie, el profesionista o los pequeños comerciantes y empresarios nos perciban como enemigos".

Y enfatizó: "desde aquí decimos que el SAT no promueve ni promoverá jamás lo que llaman terrorismo fiscal. No somos inquisidores y menos de las clases medias y populares, ya que la clase media por años han sido los ciudadanos que han contribuido cautivamente al sistema tributario de este país".

La próxima jefa del SAT prometió que no se le cargará la mano al contribuyente que siempre ha aportado a través del IVA y el ISR, ni tampoco al empresario que paga los impuestos que le corresponden y que, con ello, además de generar empleos, contribuye al sostenimiento de las arcas nacionales.

"A todos ellos les decimos gracias y que no teman un ambiente de terrorismo fiscal o persecución que no habrá", finalizó.