Salario Solidario, la vacuna contra el desempleo: Coparmex
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Salario Solidario, la vacuna contra el desempleo: Coparmex

COMPARTIR

···
menu-trigger

Salario Solidario, la vacuna contra el desempleo: Coparmex

bulletGustavo De Hoyos Walther, presidente de dicho órgano, aseguró que la pérdida de empleo en México puede llegar a 1.3 millones de plazas al cierre de junio.

Leticia Hernández
20/05/2020
Actualización 20/05/2020 - 18:52
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La pérdida de empleo en México puede llegar a 1.3 millones de plazas al cierre de junio, desde los 686 mil empleos perdidos entre abril y marzo, mientras que la vacuna para frenar la pandemia del desempleo es el Salario Solidario, para lo que el Gobierno tendría que destinar 95.2 millones de pesos por mes, equivalentes al 0.4 por ciento del PIB o al 1.2 por ciento en tres meses, señaló Gustavo De Hoyos Walther, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

“Se están perdiendo ocho empleos cada minuto en el país, de tal manera que cada hora, cada día que se demore la toma de decisión del Gobierno federal va a significar que cientos de empleos se sigan perdiendo, muchos de ellos sin poderse reconstituir, prácticamente se van a duplicar a junio el número de desempleo de los datos de abril”, alertó el líder empresarial.

Este miércoles, la Coparmex llevó a cabo la presentación de “la vacuna contra el desempleo”, que es el salario solidario como un mecanismo tripartita, en donde falta la participación del Estado, ya que las empresas han sacado sus ahorros para mantener el mayor número de empleos posibles y el trabajador ha puesto de su parte con convenios y horarios flexibles.

Tres alcancías de igual tamaño, una de empresas, otra de trabajadores y una más de Gobierno, fueron la representación que la Coparmex hizo este medio día para escenificar que empresas y trabajadores “han roto su alcancía” y ahora es tiempo de que el gobierno también lo haga.

“Tanto trabajadores como empleadores, ya rompimos la alcancía, ya sacamos nuestros ahorros; sin embargo, el gobierno, no obstante de esta emergencia, permanece inmóvil, como si no hubiera llegado el momento de aplicar los recursos”, dijo Gustavo De Hoyos Walther.

Además, el sindicato patronal estableció contadores de desempleo, los cuales cada día irán marcando la pérdida de empleos por falta de acción.

Se trata de mantener el ingreso de manera íntegra; es un salario menor o igual al salario con el que cuenta cada trabajador. El Gobierno pagará una proporción del salario del trabajador formal que dependerá del nivel salarial del trabajador. El apoyo será mayor para trabajadores de menores ingresos.

El universo son 19.9 millones de trabajadores formales que quedan.  La propuesta es que se apoye a 13.5 millones de trabajadores que ganan de 1 a 3 salarios mínimos, lo que implica un gasto del gobierno de 44.6 millones de pesos mensuales, el 47 por ciento de la inversión que tendría que dirigir el gobierno para este proyecto de Salario Solidarios. Para los 5.3 millones de trabajadores de 4 a 10 salarios mínimos, el gasto gubernamental sería de 38.3 millones de pesos mensuales.

El Gobierno tiene que invertir el 1.2 por ciento del PIB para el Salario Solidario y hay dos caminos: la adquisición de deuda púbica o la reorientación del gasto público de obras no esenciales como el Aeropuerto de Santa Lucía, el Tren Maya o la refinería de Dos Bocas.

“Está validado por expertos, es absolutamente viable para el Gobierno federal llevarlo a cabo y sería redituable en mantener los empleos que ya existen. El llamado que hacemos los empleadores y los trabajadores que saben que están en riesgo sus empleos, a que no desaparezcan sus empleos, serían 1.3 millones de empleos perdidos al final de junio en caso de que no se tome esta medida”, alertó el presidente de la Coparmex.

“Ahórrate el desempleo y si ya los trabajadores están poniendo de su parte, si las empresas están invirtiendo hasta el límite de sus ahorros, la pregunta es: ¿cuándo le toca al gobierno?”, apuntó.