Regresa el apetito por bonos de Pemex
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Regresa el apetito por bonos de Pemex

COMPARTIR

···

Regresa el apetito por bonos de Pemex

El precio de estos instrumentos con vencimiento en 2028, los preferidos por Morgan Stanley, acumula una ganancia de 2 por ciento, para cotizar en un nivel de 91.24 dólares, ante las promesas del secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, de un apoyo adicional a la empresa en dificultades.

Redacción
14/03/2019
Los bonos de Pemex te dan más o menos dos puntos más que los bonos del gobierno: experto.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Los bonos emitidos por Petróleos Mexicanos (Pemex), la petrolera más endeudada del mundo, suben por las expectativas de un apoyo económico del gobierno, que han llevado a Morgan Stanley a recomendar una compra.

Los bonos de Pemex con vencimiento en 2028, los preferidos por Morgan Stanley, se han apreciado casi todos los días de este mes ante el goteo de noticias positivas, entre ellas, las promesas del secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, de un apoyo adicional a la empresa en dificultades. Ahora cotizan a su nivel más alto en casi cinco meses.

En el mes, el precio de estos bonos acumula una ganancia de 2 por ciento, para cotizar en un nivel de 91.24 dólares.

Morgan Stanley señaló que las nuevas medidas para apoyar a Pemex están “probablemente en curso” y podrían provenir del fondo de estabilización de petróleo de 15 mil 500 millones de dólares de México. Esto mitigaría el impacto fiscal para el gobierno y, al cubrir las necesidades de financiación de la compañía durante más de 12 meses, evitaría que tenga que recurrir a los mercados de deuda internacional en ese periodo.

La medida de respaldo a Pemex, si se confirma, sería neutral desde el punto de vista del balance del sector público, ya que utilizaría activos del gobierno federal para pagar la deuda en vencimiento de Pemex, escribieron los analistas Luis Arcentales, Simon Waever y Nikolaj Lippmann, en un informe a los clientes.

Gonzalo Monroy, director de GMEC, sostuvo que mientras el gobierno mantenga su apoyo hacia la empresa productiva del Estado, la garantía implícita existirá.

“El nivel de descuento de los bonos, especialmente los de vencimiento de 2028, son de los más atractivos. Su relación riesgo-recompensa lo hacen una compra muy buena”, explicó en entrevista.

Damian Fraser, director general de Miranda Partners, consideró que la recomendación de Morgan Stanley hace sentido en dos vertientes.

Los bonos de Pemex te dan más o menos dos puntos más que los bonos del gobierno y si estás comprando el mismo riesgo, te conviene comprar los de Pemex, adicionalmente, el gobierno va a apoyar a la petrolera y eso es ya una garantía”, explicó el directivo.

La recomendación obedece a las expectativas de que en los próximos días se anuncien las medidas adicionales para “rescatar” a la petrolera nacional, las cuales podrían mover favorablemente los bonos de la empresa, dijo Adrian Duhalt, investigador del Instituto Baker, de la Universidad de Rice en Houston.

Por otra parte, Mario Campa, cofundador de la consultora Latam PM, señaló que urge frenar el declive en producción derivado de los años de desinversión en Exploración y Producción.

“El escenario catastrófico ya estaba medio ‘priced in’ (reflejado en el precio de los bonos) por el Presupuesto 2019, pero estos apoyos extemporáneos no, por ello, hay margen de ‘sorpresa positiva’ para Morgan Stanley”, dijo el especialista.

En su opinión, el gobierno federal tiene opciones para transferir recursos, ya sea con parte de los subejercicios, parte del excedente de IEPS, o incluso, con arte del superávit primario para cubrir las necesidades de Pemex.

No todos están convencidos de que sea el mejor momento para comprar deuda. “A menos que el apoyo sea significativo y a largo plazo, no creo que reduzca el riesgo de un alto rendimiento”, dijo Shamaila Khan, directora de deuda de mercados emergentes de AllianceBernstein.

Los analistas de Morgan Stanley reconocieron que es posible que una inyección de efectivo no resuelva los problemas fundamentales de Pemex. No obstante, eliminaría los riesgos de caja a corto plazo y pondría fin al escepticismo sobre el compromiso del gobierno de respaldar a la compañía, que contendría el riesgo de una baja en la calificación.

Con información de Bloomberg, D. Loredo, J. Valdelamar y R. Rivera