Recesión en México hace que se demande más efectivo
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Recesión en México hace que se demande más efectivo

COMPARTIR

···
menu-trigger

Recesión en México hace que se demande más efectivo

bulletEl monto de billetes y monedas en circulación aumentó 5 por ciento, a un billón 782 mil millones de pesos, lo que representa el primer incremento desde 1989.

Cristian Téllez
04/05/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La crisis económica en el país ocasionada por las medidas para contener la propagación del coronavirus ha elevado la demanda de dinero en efectivo, y en lo que va del año registra un crecimiento, un hecho sin precedente desde que hay registros disponibles, aunque esto no se ha reflejado en un mayor consumo.

El monto de billetes y monedas en circulación promedió un billón 782 mil millones de pesos en abril, un 5 por ciento más, en términos reales, al monto promedio reportado en diciembre pasado. Es decir, actualmente hay más dinero en poder de la población que en diciembre pasado, lo que resulta inusual.

Este es el primer incremento al menos desde 1989, para un periodo similar según los registros del Banco de México. En el mismo lapso del año anterior se reportó una contracción de 3.9 por ciento en términos reales.

A tasa anual este indicador aumentó 10.8 por ciento en términos reales, y este fue su mayor avance en poco más de tres años, desde diciembre de 2016.

Los billetes y monedas en circulación incluyen los que están en poder del público más los que están en la caja de los bancos.

Los datos revelan que las personas y las empresas están demandando liquidez en la actual crisis ocasionada por el COVID-19. Sin embargo, aun cuando hay más dinero en circulación y las personas y empresas disponen de más recursos para adquirir bienes, el consumo y la inversión se han estancado debido a la crisis sanitaria.

De acuerdo con analistas, en tiempos de crisis las personas son más conservadoras en el consumo y no es por preferencia, sino porque la gente ha perdido su trabajo, o tienen temor a perderlo, por lo que reducen su gasto y prefirieren tener recursos disponibles para hacer frente a eventualidades.

Así, según el último reporte de la ANTAD, las ventas mismas tiendas reportaron en marzo, la última cifra disponible, un incremento nominal de 1.1 por ciento anual, el menor en 12 meses, lo que revela cautela por parte de los consumidores.

El incremento en la masa monetaria es reflejo de que “la gente está tratando de quedarse con el efectivo y no pagar muchas de sus obligaciones, como son el pago en los créditos e hipotecas, entre otros”, señaló Miguel González, catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Indicó que “un segundo factor tiene que ver con el desempleo, por lo que la población está recurriendo a medidas como retirar dinero, los que tienen, de las Afores y las demás personas a otras cosas para hacerse de efectivo y deshaciéndose de algunos valores”.

José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), indicó que al estar paradas algunas de las actividades económicas, la personas están haciendo más transacciones en efectivo, y además han dejado de solicitar créditos y han dejado de comprar en algunas tiendas por el cierre, afectando al consumo.

En marzo, el crédito al consumo registró un nulo crecimiento, la cifra más baja desde noviembre de 2010, y en tarjetas de crédito reportó una caída de 1.2 por ciento real y se prevé un mayor deterioro en los siguientes meses.

Para los especialistas, el mayor dinero en circulación también tiene que ver con las medidas implementadas por el banco central, de proveer más liquidez a los mercados financieros.

El Banco de México “ha generado una política de flexibilización de su política monetaria, y parte de esto ha sido algunos de sus instrumentos que ha aplicado para intervenir en los mercados cambiarios, buscando dar la liquidez en la economía, lo que ha implicado un incremento a su base monetaria”, agregó De la Cruz.

Las medidas tomadas por las autoridades, como el confinamiento, pueden impulsar los pagos digitales y con tarjeta, lo que llevaría a incrementar los depósitos bancarios en cuenta corriente en los próximos meses y disminuir el dinero en efectivo.

“La demanda de dinero y billetes disminuirá debido al confinamiento y el dinero que se encuentra en la cuenta corriente aumentará”, consideró Raymundo Tenorio, profesor emérito del Tec de Monterrey (ITESM).

Sin embargo, en tiempos de pandemia el dinero “al ser manipulado por muchas personas varias veces en el día, el contagio de coronavirus puede aumentar, por tal motivo, el uso de la tarjeta puede aumentar hacia adelante”, indicó el catedrático.