menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Presupuesto 2020 es electoral, demagógico y sin contribución al crecimiento económico: CEESP

COMPARTIR

···
menu-trigger

Presupuesto 2020 es electoral, demagógico y sin contribución al crecimiento económico: CEESP

bulletEl Centro de Estudios Económicos del Sector Privado consideró que El elevado contenido electoral del presupuesto, podría ser un pesado lastre para el cumplimiento de los objetivos propuestos por el gobierno.

Leticia Hernández
25/11/2019
Pesos
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El Presupuesto de Egresos 2020 refleja las prioridades políticas del gobierno privilegiando el gasto en programas asistenciales de dudoso impacto social en el largo plazo, mientras que la inversión productiva será inferior a la del año anterior. Esto destaca la relevancia del acuerdo entre gobierno y el sector privado para facilitar, permitir y alentar la inversión de éste último en infraestructura, señala el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

“El elevado contenido electoral y aparentemente demagógico del presupuesto 2020, podría ser un pesado lastre para el cumplimiento de los objetivos propuestos por el gobierno. Solucionar los problemas financieros del país y mejorar la distribución de la riqueza requiere recursos claramente productivos”, indica en su comentario semanal.

La reducción permanente de la pobreza requiere de la creación de empleos formales y para ello se necesita un gasto dirigido a la inversión productiva en infraestructura, el mejoramiento de los servicios que eleven al capital humano de la población, en salud y educación principalmente, así como el abatimiento de la inseguridad pública.

“Lamentablemente, ni el uso de esos recursos adicionales ni las reasignaciones parecen haberse dirigido a rubros que contribuyan a la reactivación del crecimiento económico”, indica.

La inversión física sigue siendo uno de los renglones de ajuste del gasto público. Si bien hasta el momento no se ha publicado la clasificación económica del gasto aprobado, se puede intuir que los recursos destinados a inversión física se mantuvieron sin cambio, lo que significaría una nueva caída de alrededor de 5 o 6 por ciento real respecto al presupuesto 2019.

Los 6 billones 107 mil 732 millones 400 mil pesos de los que dispone el gobierno en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) no fueron suficientes para cumplir los objetivos sociales y por eso, además de los recursos adicionales, hubo necesidad de realizar reasignaciones entre ramos presupuestarios. Se distribuyó un total de 23.9 mil millones de pesos (mmp), proveniente del aumento de los ingresos presupuestales (11.4 mmp) y de una reasignación entre diversos ramos de gasto por 12.5 mmp.

Comparado con el año anterior, la historia es diferente. Al comparar con el Presupuesto de Egresos 2019 aun con los recortes que sufrió el gasto de Ramos Autónomos, su presupuesto crece 17.9 por ciento en términos reales. Por el contrario, los ramos administrativos, a pesar de haberse beneficiado de la reasignación final, tendrán un gasto inferior en 2.5 por ciento real comparado con lo aprobado para 2019.

De estos, resaltan las reducciones de 29.8 por ciento en el gasto en Agricultura y Desarrollo Rural, de 21.1 por ciento en Comunicaciones y Transportes, de 35.6 por ciento en Trabajo y Previsión Social, 43.7 por ciento en Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano y de 44.7 por ciento en Turismo.

Entre los beneficiados sobresale la secretaría del Bienestar, que integra varios de los programas asistenciales prioritarios para el gobierno, y que recibió recursos adicionales al proyecto de PEF, con lo que su asignación finalmente supera en 16.3 por ciento real el gasto aprobado para 2019.

“Mientras que no cuenten con reglas de operación, padrones y objetivos claros y transparentes que los hagan evaluables, es poco probable que dichos programas asistenciales tengan un efecto permanente o duradero en el bienestar social. Más allá de lo que puedan elevar el consumo de la población, esos programas no parecen tener ningún efecto sobre la productividad, la inversión o el crecimiento”, advierte el CEESP.

La misma preocupación con los programas sociales asistenciales no evaluables, se tiene con los proyectos de inversión como la refinería de Dos Bocas, el aeropuerto de Santa Lucia y el Tren Maya.

“Mientras no cuenten con estudios de rentabilidad social -como lo manda la ley de presupuesto- no hay nada que indique que estimularán el crecimiento”, puntualiza.